3 tips para consumir cerveza sin que afecte tu evolución en el gym

Es sabido que la cerveza no es precisamente una bebida saludable. Ahora bien, ¿es posible consumirla sin perjudicar la evolución física lograda hasta el momento?
3 tips para consumir cerveza sin que afecte tu evolución en el gym
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 25 octubre, 2021.

Última actualización: 25 octubre, 2021

Consumir cerveza no es lo más recomendable, sobre todo si eres deportista. Esta bebida no solo afecta negativamente a la salud por su contenido de alcohol, sino que también perjudica el rendimiento deportivo. Ahora bien, existen una serie de estrategias que se pueden poner en marcha para minimizar los daños, y más si no eres deportista de élite.

Antes de comenzar, hemos de remarcar que cuanta menos cerveza consumas, mejor. Esta bebida contiene sustancias tóxicas y una cantidad significativa de carbohidratos de alto índice glucémico. Estos elementos provocan una elevación grande del azúcar en sangre, lo que a medio plazo puede traducirse en un mayor riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas.

¿Cómo consumir cerveza sin que afecte a tu evolución en el gym?

Vamos a contarte los principales tips que deberías tener en cuenta si eres consumidor de cerveza para evitar que la ingesta de esa bebida lastre tu progreso. Estate atento.

1. Nunca la consumas después de entrenar

El alcohol condiciona para mal la síntesis proteica endógena y, con ello, las adaptaciones musculares, según evidencia una investigación publicada en la revista Free Radical Biology & Medicine. Si este mecanismo se ve afectado, se imposibilitará la hipertrofia muscular y también se experimentará una peor recuperación, lo que afectará al riesgo de lesión en sesiones posteriores.

Justo después de la sesión de entreno, hay que asegurar el aporte de nutrientes de calidad. Lo mejor en estos casos es una porción proteica acompañada de carbohidratos de bajo índice glucémico.

La ingesta de vegetales, sobre todo los de color rojo, también será determinante. Asimismo, conviene asegurar un buen estado de hidratación. Para ello, lo mejor es beber agua.

Mujer llenando vaso de agua con el grifo.

2. Tampoco la consumas antes de hacer ejercicio

Sobra decir que la ingesta de alcohol reduce el rendimiento deportivo si se realiza de forma previa a este. El alcohol es capaz de afectar al desempeño cognitivo, según un estudio publicado en la revista Pharmacopsychiatry.

Del mismo modo, repercutiría negativamente sobre los valores de fuerza y la toma de decisiones. En tanto, el equilibrio hormonal también se verá alterado.

3. Resérvala para el día de descanso

Si no puedes vivir sin cerveza en la pauta dietética, a pesar de ser deportista, lo mejor es que consumas esta bebida solamente en el día de descanso. De este modo, no se comprometerá el rendimiento durante la sesión en el gimnasio y tampoco la recuperación debería verse afectada.

En este caso, el alcohol impactará negativamente sobre el estado de salud, pero no lastrará de manera significativa los progresos entrenando.

Hay que tener en cuenta que el consumo de alcohol no perjudica la resíntesis de glucógeno. Por lo tanto, en el día de descanso se puede seguir llevando a cabo este proceso importante a pesar de la ingesta de cerveza.

Ahora bien, será determinante que la dieta esté bien planteada, asegurando un aporte de nutrientes esenciales diario. Por otro lado, vuelve a ser determinante consumir agua en este día libre para mantener una buena hidratación.

Disminuye progresivamente el consumo de cerveza

Como puedes comprobar, no es beneficioso consumir cerveza, mucho menos si haces deporte con frecuencia. Esta bebida podría lastrar los avances y generar una situación de estancamiento.

Por ello, un buen consejo es que reduzcas progresivamente su presencia en la dieta. Puedes probar a sustituir esta bebida por agua con gas.

El agua con gas es una buena opción para hidratarse en verano.

Incluso cambiarla por vino podría ser buena opción. El vino cuenta con menos calorías y suele ingerirse en menor cantidad, por lo que el cómputo global de alcohol consumido será también inferior.

Es posible consumir cerveza sin que afecte en gran medida al rendimiento

Con los tips que te hemos dado, podrás incluir cerveza en la pauta sin que esto afecte de manera significativa al avance en el gimnasio. Ahora bien, si lo que quieres es rendir al más alto nivel, deberías plantearte si continuar ingiriendo esta bebida. Cuanto menor sea la presencia de alcohol en la dieta, mejor.

Por último, ten en cuenta que existen algunas variedades de cerveza sin alcohol que cuentan con menos efectos secundarios que la tradicional. Su impacto sobre las glucemias sigue siendo significativo, pero esto no resulta tan preocupante si se realiza ejercicio de fuerza de manera regular. El suprimir el contenido en alcohol es una gran ventaja en estos casos.

Te podría interesar...
Antioxidantes en el deporte: ¿qué tan importantes son?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Antioxidantes en el deporte: ¿qué tan importantes son?

Los antioxidantes son sustancias importantes a la hora de luchar contra el envejecimiento. Te enseñamos las implicaciones de su consumo en el depor...



  • Kumar, A., Davuluri, G., Welch, N., Kim, A., Gangadhariah, M., Allawy, A., Priyadarshini, A., McMullen, M. R., Sandlers, Y., Willard, B., Hoppel, C. L., Nagy, L. E., & Dasarathy, S. (2019). Oxidative stress mediates ethanol-induced skeletal muscle mitochondrial dysfunction and dysregulated protein synthesis and autophagy. Free Radical Biology & Medicine, 145, 284–299. https://doi.org/10.1016/j.freeradbiomed.2019.09.031
  • Gutwinski, S., Schreiter, S., Priller, J., Henssler, J., Wiers, C. E., & Heinz, A. (2018). Drink and Think: Impact of Alcohol on Cognitive Functions and Dementia - Evidence of Dose-Related Effects. Pharmacopsychiatry, 51(4), 136–143. https://doi.org/10.1055/s-0043-118664