¿En qué consiste la cronodieta?

08 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Comer y cenar temprano se ha asociado con un menor riesgo de desarrollar obesidad y diabetes. Esta es una de las bases de la conocida como «cronodieta».

La cronodieta es un método de alimentación muy novedoso que apuesta por comer a unas determinadas horas del día para estimular la pérdida de peso y el buen funcionamiento del organismo. Cuenta con bastantes evidencias a nivel científico, por lo que cada vez coge más fuerza.

Recientemente, se ha descubierto que el impacto de los nutrientes en el organismo no es el mismo según el momento en el que se ingieran. Esto se debe, entre otras cosas, a que la secreción de las hormonas responde a unos ritmos circadianos modulados por la exposición a la luz solar, además de otros factores.

Bases de la cronodieta

Una de las bases de la cronodieta es la necesidad de comer y cenar temprano. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nutrients, consumir alimentos antes de que se ponga el sol resulta beneficioso para su metabolismo, dado que el cuerpo está más preparado para utilizar correctamente los azúcares durante las horas de luz solar.

De hecho, se asocia el hecho de comer antes de las 2 de la tarde con un mejor estado de composición corporal. También cenar antes de la puesta de sol trae beneficios en este aspecto, y ayuda a reducir también la incidencia de patologías crónicas como la diabetes.

Ahora bien, es importante cuidar los alimentos que se introducen en la pauta. Respetar los ritmos circadianos no quiere decir que se pueden ingerir cualquier tipo de comestibles a las horas indicadas. Es aconsejable priorizar el consumo de alimentos frescos frente al de ultraprocesados industriales.

Hombre que mira su reloj para cumplir con la cronodieta.

¿Qué dice la cronodieta acerca de comer durante la noche?

Otro aspecto fundamental de la cronodieta es el consejo de evitar los picoteos o las ingestas de alimentos durante la noche, sobre todo de carbohidratos. Estos nutrientes incrementan las glucemias sanguíneas, lo que se relaciona con una mayor incidencia de la diabetes a medio plazo. Así lo afirma una investigación publicada en Chronobiology International.

De hecho, el único elemento que ha demostrado efectos especialmente beneficiosos asociados a su consumo en horas nocturnas es el suplemento de caseína. Esta proteína, de digestión lenta, es capaz de ayudar a mejorar el estado de composición corporal cuando se ingiere antes de dormir.

No obstante, la cronodieta expone siempre la necesidad de adoptar un modelo europeo para las comidas, esto es, cenar a media tarde para así aprovechar mejor los nutrientes.

Las frutas en este plan alimenticio

Uno de los aspectos controvertidos de la cronodieta es el momento de inclusión de las frutas. Está claro que estas han de evitarse durante el periodo nocturno. Sin embargo, las investigaciones recientes afirman que tampoco por la mañana es el mejor momento para su consumo.

Por este motivo, los especialistas comienzan a recomendar su ingesta tras las comidas principales. De esta manera, se pueden aprovechar los nutrientes de las frutas, al tiempo que las proteínas y los lípidos del resto de los alimentos contribuyen a retrasar la absorción de la fructosa. En este sentido, se minimizaría el impacto negativo del alimento, pero conservando su beneficios.

Los alimentos frescos deben ser la base de la dieta en caso de metabolismo lento.

Ahora bien, hay un cierto consenso con relación a evitar su consumo en grandes cantidades y de forma aislada, en los refrigerios. Tampoco se deben ingerir solamente el zumo o batidos a partir de las frutas. En este caso se desperdicia la fibra, por lo que la fructosa se absorbe más rápido. Una buena opción es combinarlas con yogur o con frutos secos.

La cronodieta, un método de alimentación novedoso

Hay que destacar que queda bastante por investigar respecto a la cronodieta. Todavía existen dudas acerca del impacto de ciertos nutrientes sobre la fisiología en función de los ritmos circadianos. Por este motivo, habrá que estar atentos a las investigaciones que vayan saliendo al respecto, para clarificar así la posición de algunos alimentos en esta dieta.

De todos modos, no olvides que es importante combinar este tipo de alimentación con la práctica de ejercicio físico de forma regular. La actividad física es clave para minimizar el impacto de los azúcares en el organismo, de modo que se reduce la incidencia de la diabetes a medio plazo. La salud no se basa solo en la dieta, sino que depende de la conjunción de otros muchos hábitos de vida.

  • Lopez-Minguez J, Gómez-Abellán P, Garaulet M. Timing of Breakfast, Lunch, and Dinner. Effects on Obesity and Metabolic Risk. Nutrients. 2019 Nov 1;11(11):2624. doi: 10.3390/nu11112624. PMID: 31684003; PMCID: PMC6893547.
  • Grant CL, Coates AM, Dorrian J, Kennaway DJ, Wittert GA, Heilbronn LK, Pajcin M, Della Vedova C, Gupta CC, Banks S. Timing of food intake during simulated night shift impacts glucose metabolism: A controlled study. Chronobiol Int. 2017;34(8):1003-1013. doi: 10.1080/07420528.2017.1335318. Epub 2017 Jun 21. PMID: 28635334.