Metabolismo lento en adultos: ¿por qué sucede?

Las personas que tienen el metabolismo lento pueden necesitar un tratamiento hormonal cuando no se consigue ganar masa muscular para solucionar este problema. Conoce más sobre los motivos de esta condición.
Metabolismo lento en adultos: ¿por qué sucede?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 19 febrero, 2021.

Última actualización: 19 febrero, 2021

Tener el metabolismo lento puede condicionar de manera negativa la pérdida de peso. Esto se produce porque es más difícil establecer el déficit calórico, a partir del cual se genera la oxidación de las grasas. Sin embargo, hay maneras de solucionar este problema.

A continuación, te vamos a explicar cuáles son las causas del metabolismo lento y qué puedes hacer al respecto para remediarlo. Asimismo, te comentaremos algunas de las estrategias más eficaces para sacarle el máximo partido al déficit calórico, de modo que incrementes las probabilidades de éxito.

¿Por qué se produce el metabolismo lento?

Normalmente, cuando hablamos de metabolismo lento nos estamos refiriendo a un problema determinado por la composición corporal del sujeto. Cuando existe un porcentaje bajo de masa muscular, el cuerpo consume poca energía para mantenerse activo, lo que repercute en el gasto calórico diario.

Además, existen otro tipo de cuestiones que pueden determinar el metabolismo lento, como factores hormonales. Unos niveles bajos de testosterona en hombres puede también conducir a dicha situación. No obstante, la solución a este fenómeno suele ser más complicada, ya que requiere medicación.

¿Cómo acelerar el metabolismo?

La manera más eficaz de acelerar el metabolismo es aumentar la cantidad de masa muscular en el organismo. Para ello, es indispensable el trabajo físico, junto con una ingesta proteica y energética adecuada, como afirma un estudio publicado en la revista Nutrients.

Realizar 30 minutos de actividad diaria es muy positivo para la salud.

Mediante este proceso, lo que logramos es una mayor cantidad de masa magra, que es metabólicamente mucho más activa que otros tejidos existentes en el cuerpo. Solo para su mantenimiento, ya se necesita un gasto energético diario considerable.

Ahora bien, cuando el problema es de tipo hormonal, bien sea en la producción de hormonas sexuales o tiroideas, será necesario recurrir a la terapia sustitutiva. Esta ha de ser pautada por el médico y no está exenta de riesgos. No obstante, en este tipo de circunstancias, es una de las pocas opciones eficaces.

¿Otros factores que condicionan la ganancia de peso?

Además del metabolismo lento, pueden existir otras circunstancias que condicionen negativamente la composición corporal. Una de ellas es la salud metabólica. Cuando esta no es adecuada, se produce una ineficiencia en la selección de los sustratos energéticos que puede terminar en una acumulación de peso graso, o en una dificultad para perderlo.

Esto es lo que sucede, por ejemplo, en la diabetes tipo 2. Según un estudio publicado en Biochimia et Biophysica Acta, esta patología presenta un vínculo muy estrecho con la obesidad, ya que cursa con la incapacidad de usar de un modo adecuado los carbohidratos. A partir de aquí, se tiende a la acumulación de estos o a la dificultad de recurrir a los lípidos para generar energía.

Mejora la dieta para lidiar con el metabolismo lento

A pesar de que algunas situaciones vinculadas con el metabolismo lento necesitan de farmacología o de cambio de hábitos de vida, por medio de la dieta también se pueden conseguir avances. Lo primero que hay que hacer es tratar de ajustar la ingesta energética a las necesidades diarias. De lo contrario, se experimentará un incremento del peso graso para nada recomendable, que podría incluso llegar a empeorar el problema.

Por ello, la dieta ha de estar siempre basada en alimentos frescos, con la mínima presencia posible de ultraprocesados y de grasas trans. Así, se evita causar daños en el funcionamiento del metabolismo, que poco a poco pueden impactar en la salud humana de una manera negativa.

Los alimentos frescos deben ser la base de la dieta en caso de metabolismo lento.

Ten en cuenta que las situaciones de inflexibilidad metabólica pueden manifestarse también con la génesis del metabolismo lento. Para evitar llegar a esto, es fundamental limitar la ingesta de azúcares simples y de aditivos.

Metabolismo lento, la quimera de la pérdida de peso

Las personas que tienen el metabolismo lento suelen presentar problemas para alcanzar un estado de composición corporal adecuado. Normalmente, hay que focalizarse primero en incrementar el porcentaje de masa muscular antes de tomar cualquier otra dirección.

De este modo, se consigue aumentar los requerimientos calóricos diarios, por lo que establecer un déficit energético posterior por medio de la dieta será mucho más factible. Piensa que una situación de dieta hipocalórica en una persona que tenga un consumo calórico muy bajo puede ser insostenible, ya que puede traducirse en un aporte de alimentos demasiado escaso a lo largo del día.

Con lo anterior, podría hasta ponerse en peligro la satisfacción de los requerimientos nutricionales esenciales. Por tal motivo, el ejercicio físico es clave, así como también pautar una alimentación adecuada, preferiblemente de la mano de un nutricionista.

Te podría interesar...
¿Qué es el gasto energético?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el gasto energético?

El gasto energético se puede modificar con el objetivo de generar un déficit que incremente la oxidación de las grasas. Conoce más al respecto.



  • Stokes T, Hector AJ, Morton RW, McGlory C, Phillips SM. Recent Perspectives Regarding the Role of Dietary Protein for the Promotion of Muscle Hypertrophy with Resistance Exercise Training. Nutrients. 2018
  • Boles A, Kandimalla R, Reddy PH. Dynamics of diabetes and obesity: Epidemiological perspective. Biochim Biophys Acta Mol Basis Dis. 2017 May;1863(5):1026-1036