3 tipos de quesos más saludables para incluir en la dieta

03 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
A pesar de los mitos existentes al respecto, el queso es un alimento de gran calidad y cuenta con una elevada densidad nutricional. En este sentido, se recomienda su consumo.

Los lácteos se han categorizado como alimentos beneficiosos para la salud humana. Aun así, todavía son muchos los que prefieren retirarlos de la dieta por una posible vinculación, no evidenciada, con la inflamación. Por ello, te vamos a contar cuáles son tipos de quesos más saludables para incluir en la dieta.

Una de las claves de una alimentación equilibrada y adecuada es la variedad. En este sentido, resulta imprescindible incluir productos de casi todos los grupos de forma semanal; solamente así se podrá garantizar el aporte de todos los nutrientes esenciales.

El queso, un alimento saludable

Como comentamos, los lácteos están considerados como productos beneficiosos para la salud. Los que se obtienen a partir de procesos de fermentación son los mejores, ya que cuentan en su composición con bacterias probióticas, capaces de incrementar la biodiversidad de la microbiota.

No obstante, el resto de los alimentos de este grupo también generan una serie de efectos positivos sobre el funcionamiento del organismo. En general, destacan por la concentración en calcio que poseen, como evidencia un estudio publicado en Food & Nutrition Research, en el que se recomienda la ingesta de esta clase de productos para la prevención de patologías complejas.

Dentro de este grupo de comestibles se encuentra el queso. En cuanto a este alimento, es posible encontrar diferentes variedades, por lo que identificar las que mayor densidad nutricional presentan es clave.

Tipos de quesos más saludables

A continuación, vamos a comentar cuáles son los tipos de quesos más saludables, para que de este modo puedas priorizar su consumo. ¡No te lo pierdas!

Queso parmesano

El parmesano es uno de los tipos de quesos más saludables.

Se trata de uno de los quesos más populares, gracias a la influencia de la cocina italiana. Está elaborado a partir de la leche de vaca y necesita un periodo de maduración superior a 1 año.

Cuenta con la particularidad de ser un alimento con escaso contenido en lactosa, lo que resulta de gran ayuda a todos aquellos que cuentan con problemas de absorción del azúcar. Asimismo, destaca su contenido proteico: presenta 35 gramos del nutriente por cada 100 gramos del producto.

Por último, hay que hacer especial mención a la concentración de minerales del queso parmesano. Por descontado contiene calcio, pero también hierro y fósforo.

Queso feta

Tradicional del territorio griego, el queso feta se elabora con leche de oveja como ingrediente base, aunque también puede contener una cierta cantidad de leche de cabra. A pesar de su sabor ácido, cabe destacar el contenido en sal, por lo que ciertos sujetos cardiópatas han de tener cuidado con su consumo.

A diferencia de otros quesos, el feta presenta un contenido calórico inferior, a la vez que resulta de fácil digestión por su menor concentración en lactosa. Cabe destacar que este azúcar puede presentar un problema en los sujetos que desarrollan intolerancia, tal y como afirma una investigación publicada en Nutrients. La buena noticia es que el tratamiento con probióticos suele reducir la sintomatología de esta condición.

Mozzarella

Normalmente, la mozzarella se elabora a partir de leche de búfala, aunque también existen variedades que usan la leche de vaca o la de oveja. Se trata de un producto con un bajo contenido en sodio, aunque con un componente graso superior al de los 2 comentados anteriormente.

El queso mozzarella es uno de los más aconsejables para el consumo.

La presencia de proteínas en su interior también es significativa, por lo que resulta un alimento óptimo cuando el objetivo es plantear una dieta que ayude a la ganancia de masa muscular. Para los deportistas, es un producto muy recomendado.

Incluye los tipos de quesos más saludables en la dieta

No todos los quesos son iguales, tal y como has podido comprobar tras estos 3 ejemplos. Sin embargo, la mayor parte de ellos se pueden introducir en el contexto de una dieta saludable, ya que cuentan con propiedades beneficiosas. Eso sí, en ciertas situaciones hay que tener cuidado con su consumo.

Esto sucede fundamentalmente en el caso de las mujeres embarazadas, quienes deben evitar la ingesta de quesos cuya leche no haya sido sometida a un proceso de pasteurización. En este caso, existe un riesgo microbiológico que podría poner en peligro la salud del feto.

No obstante, en el resto de las situaciones se consideran alimentos seguros para la salud. Por este motivo, los expertos aconsejan su inclusión en la pauta dietética semanal.

  • Thorning TK, Raben A, Tholstrup T, Soedamah-Muthu SS, Givens I, Astrup A. Milk and dairy products: good or bad for human health? An assessment of the totality of scientific evidence. Food Nutr Res. 2016 Nov 22;60:32527. doi: 10.3402/fnr.v60.32527. PMID: 27882862; PMCID: PMC5122229.
  • Szilagyi A, Ishayek N. Lactose Intolerance, Dairy Avoidance, and Treatment Options. Nutrients. 2018 Dec 15;10(12):1994. doi: 10.3390/nu10121994. PMID: 30558337; PMCID: PMC6316316.