¿En qué consiste la dieta de la piña?

16 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Si pones en práctica la dieta de la piña, puede que sufras un déficit de nutrientes esenciales que condicione negativamente el estado de salud. Por otros motivos que te vamos a comentar, no es recomendable.

La dieta de la piña es un plan de alimentación englobado dentro de las «dietas milagro». Se caracteriza por ser poco saludable y por no estar recomendada por los expertos en la materia. Ofrece una bajada de peso pronunciada en pocos días, aunque es probable que este se vuelva a recuperar al terminar el protocolo.

A continuación, te vamos a enseñar en qué consiste la dieta de la piña y cómo se lleva a cabo. No obstante, ten en cuenta que en ningún caso pretendemos que la pongas en marcha. No es aconsejable realizar planes de alimentación que resulten demasiado restrictivos, y mucho menos sin la vigilancia de un profesional.

La dieta de la piña para adelgazar en 3 días

Mediante la dieta de la piña, se supone que es posible perder hasta 5 kilogramos en 3 días. A pesar de todo, esta bajada de peso no corresponderá a la reducción del tejido adiposo.

En lugar de perder grasa, se producirá una ligera deshidratación a partir de los efectos diuréticos de la fruta que impactará sobre el resultado reflejado en la báscula. Al mismo tiempo, es posible experimentar una depleción del glucógeno muscular, lo cual también provocará una reducción del peso total.

Sin embargo, la situación se corregirá una vez que termine el protocolo pautado. Además, es posible que, debido a la restricción establecida, se genere un cambio a nivel metabólico. Esta variación, unida a la ansiedad que genera una limitación tan brusca a nivel dietético, puede ocasionar un efecto rebote nada recomendable.

¿En qué consiste exactamente la dieta de la piña?

La piña es un alimento digestivo muy bueno para después de comer en exceso.

Este protocolo dietético se basa en el consumo de grandes cantidades de piña durante 3 días acompañada, en algunas ocasiones, de alimentos proteicos de origen animal. El objetivo es aprovechar los efectos diuréticos de la fruta, al mismo tiempo que se preserva la masa magra gracias a la ingesta de proteínas. Como explica un estudio publicado por Nutrients, las proteínas son fundamentales para la salud muscular.

En su conjunto, no se debe sobrepasar un total de 1000 calorías al día en la dieta de la piña. Esto genera un desequilibrio importante en la balanza energética, y favorece así la oxidación de las grasas. De este modo, se producirá un incremento de la pérdida del tejido adiposo subcutáneo, aunque luego tendrá que mantenerse en el tiempo.

Los peligros asociados a este método

La dieta de la piña es claramente deficitaria en grasas y en micronutrientes esenciales. Además, su aporte de flavonoides es también reducido; estas sustancias resultan esenciales para neutralizar la formación de radicales libres, lo que genera una reducción del riesgo de enfermar.

A su vez, un consumo escaso de ácidos grasos puede llegar a provocar una promoción de los mecanismos inflamatorios. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Biochemical Society Transactions, los ácidos omega 3 son esenciales para que las cascadas de la inflamación se modulen y detengan. Esto impacta positivamente en la salud a medio plazo, sobre todo en el funcionamiento del sistema cardiovascular.

Es mucho mejor opción a la hora de adelgazar poner en práctica otro tipo de dietas que apuestan por el cambio de hábitos en lugar de promocionar restricciones de alimentos tan significativas. Asimismo, resulta fundamental inculcar la necesidad de realizar ejercicio físico de forma habitual, ya que esta es una de las herramientas más eficaces para mejorar el estado de salud.

La dieta de la piña, una opción poco saludable

La dieta de la piña permite perder peso rápido, pero no es saludable.

A pesar de que la dieta de la piña puede provocar una reducción del número marcado en la báscula en poco tiempo, esto no significa que funcione de manera extraordinaria. La mayor parte del peso perdido procederá del agua y del glucógeno.

Sin embargo, no se conseguirá generar una oxidación de las grasas eficiente durante un periodo de tiempo tan corto. Por este motivo, no resulta nada recomendable, ya que además conlleva una serie de riesgos.

Restringir nutrientes esenciales puede condicionar la aparición de patologías. Aparte, es posible que el metabolismo se vea alterado y que se genere una sensación de ansiedad.

Al no ser una dieta sostenible a medio plazo, en el momento en el que se vuelva a las costumbres anteriores se recuperará el peso perdido, o incluso más, si se experimenta efecto rebote. Por este motivo, la dieta de la piña está desaconsejada, existen opciones mejores para bajar de peso.

  • Landi F, Calvani R, Tosato M, Martone AM, Ortolani E, Savera G, D'Angelo E, Sisto A, Marzetti E. Protein Intake and Muscle Health in Old Age: From Biological Plausibility to Clinical Evidence. Nutrients. 2016 May 14;8(5):295.
  • Calder PC. Omega-3 fatty acids and inflammatory processes: from molecules to man. Biochem Soc Trans. 2017 Oct 15;45(5):1105-1115.