3 trucos para no engordar con la cerveza

Si quieres beber cerveza, pero no engordar no te pierdas los trucos que te vamos a mostrar a continuación.
3 trucos para no engordar con la cerveza
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 29 septiembre, 2022

No engordar con la cerveza es posible si se siguen una serie de trucos. Eso sí, habrá que realizar una correcta elección de esta bebida, algo que te comentaremos también a continuación. Antes de nada hay que destacar que la mejor herramienta para garantizar un buen estado de hidratación es el agua mineral. Todo lo demás son complementos que deben aparecer en la pauta de forma moderada.

De hecho, si se experimenta un estado de deshidratación se pueden sufrir complicaciones graves a corto plazo. Hay que tener cuidado con esto sobre todo en las épocas calurosas, ya que por medio de la sudoración se pierden muchas sales minerales y líquidos. Una buena reposición será capaz de marcar la diferencia en términos de salud.

Trucos para no engordar con la cerveza

Vamos a contarte cuáles son los mejores trucos para no engordar con la cerveza. No obstante, ten en cuenta que es importante no abusar de ella. No deja de ser una bebida que cuenta con bastantes más calorías que el agua.

Evitar el alcohol es importante para no subir de peso.
Puedes evitar engordar bebiendo cerveza con algunos recaudos.

1. Elígela sin alcohol

Esto es casi lo más importante. Evita el alcohol lo máximo posible. Estamos hablando de una sustancia que ha demostrado ser tóxica para el organismo. En cualquier cantidad, por lo que lo más sensato es la restricción total. No solo altera el entorno a nivel hormonal, sino que inhibe la síntesis proteica muscular y aporta una gran cantidad de calorías vacías. Perder peso o mantenerlo incluyendo este elemento en la pauta se vuelve difícil.

De hecho, las cervezas sin alcohol cuenta con bastantes menos calorías en su interior que las normales. Aportan carbohidratos y sales minerales, pero esto no tiene por qué convertirse en un obstáculo para la pérdida de peso siempre y cuando se mantengan una serie de hábitos saludables.

2. Entrena la fuerza

Si quieres mantener un buen estado de composición corporal con el paso del tiempo será imprescindible entrenar fuerza de forma regular. Gracias a este tipo de trabajo se previene la pérdida de la masa magra y el desarrollo de patologías complejas como la sarcopenia. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Current Protein & Peptide Science.

Además habrá que garantizar que la fuerza se entrena de forma progresiva en cuanto a intensidad, para que realmente genere una función positiva. De lo contrario el organismo se adaptará y no hipertrofiará. Cada vez utilizará menos energía para realizar el mismo ejercicio, por lo que el gasto calórico irá reduciéndose y será más complicado mantener un equilibrio.

3. Tómala de vez en cuando

La cerveza sin alcohol puede incluirse en la pauta, pero con moderación. Pasa algo parecido con los zumos de frutas naturales. Bien introducidos en las rutinas pueden hasta generar beneficios, pero si se abusa de ellos se podría experimentar un impacto negativo a nivel metabólico. Al fin y al cabo ambos elementos aportan una cantidad importante de carbohidratos simples que pueden provocar estrés a nivel pancreático.

Los hidratos de carbono son importantes en la dieta de los deportistas, pero siempre conviene priorizar los de tipo complejo. Estos entran de una forma más gradual en el torrente sanguíneo, lo que evita picos que el organismo tenga que compensar. De este modo no se producirán alteraciones en los estados de inflamación, algo que se considera negativo desde el punto de vista metabólico.

Cerveza o leche.
Priorizar la ingesta de otras bebidas con mejores factores nutricionales es necesario.

Implementa los trucos para no engordar bebiendo cerveza

Como has visto, hay una serie de consideraciones que se deben tener en cuenta para no engordar bebiendo cerveza. Así se podrá disfrutar de esta bebida sin experimentar efectos negativos sobre la salud a medio plazo. Pero ten presente también que hay que mantener una pauta dietética adecuada para que esto funcione. Es clave que sea lo suficientemente variada como para evitar déficits nutricionales a la vez que equilibrada desde el punto de vista energético.

Para terminar no olvides que otros muchos hábitos pueden influir negativamente sobre la ganancia de peso graso. Un ejemplo sería el descanso nocturno. Si no se duermen al menos 7 u 8 horas cada noche será más probable que con el paso del tiempo se dejen de manejar con precisión los mecanismos del apetito y de la saciedad, provocando una mayor preferencia por los alimentos dulces y de baja calidad.



  • Le Daré B, Lagente V, Gicquel T. Ethanol and its metabolites: update on toxicity, benefits, and focus on immunomodulatory effects. Drug Metab Rev. 2019;51(4):545-561. doi:10.1080/03602532.2019.1679169.
  • Anton SD, Hida A, Mankowski R, et al. Nutrition and Exercise in Sarcopenia. Curr Protein Pept Sci. 2018;19(7):649-667. doi:10.2174/1389203717666161227144349.