¿Cómo usar correctamente la rueda abdominal?

12 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Usar correctamente la rueda abdominal no solo contribuye a tu organismo con beneficios, sino que disminuye la probabilidad de sufrir una lesión. Anímate a utilizarla y sigue las recomendaciones.

El abdomen es una de las zonas del organismo más trabajadas en los gimnasios o en cualquier sitio donde se lleve a cabo una rutina de entrenamiento. Para ello, puedes emplear tu propio peso corporal o una serie de elementos externos, como la rueda abdominal.

Si en algún momento la has utilizado o visto, lo más probable es que te estés familiarizada con ella. Como su denominación indica, se trata de una rueda con dos agarres en los extremos.

La conozcas o no, a continuación te enseñaremos de qué manera debes utilizarla para evitar lesiones y sacarle el mejor provecho. Además, también te expondremos algunos de sus beneficios más importantes.

La rueda abdominal

La rueda abdominal es un elemento utilizado para trabajar la zona anterior del abdomen. Sin embargo, este artefacto no solo se centra en el estímulo muscular de esta región, sino que también contribuye en el fortalecimiento de la zona core en general.

Tanto los músculos de los glúteos, como la región lumbar, los oblicuos y otros relativos perciben grandes beneficios al entrenar de manera regular con este elemento. De hecho, hay varios ejercicios que los expertos recomiendan para utilizar la rueda abdominal. Ahora bien, ¿sabes cómo emplearla?

¿Cómo utilizar la rueda abdominal?

Este elemento puede ofrecerte la impresión de ser muy sencillo de utilizar. Y es normal que lo percibas de dicha manera; basta con fijarse en su fabricación y funcionamiento —una rueda y dos agarres— para pensarlo así.

Hombre realizando ejercicio de rueda abdominal con las piernas extendidas.

No obstante, la rueda abdominal resulta más compleja de lo que parece, y su mala utilización puede provocarte graves lesiones. Por tal motivo, se hace necesario que comprendas cómo utilizar correctamente este elemento no solo para disminuir la probabilidad de lesión, sino también para adquirir todos los beneficios que ofrece de forma oportuna.

Fijar la posición

El cuerpo debe adoptar una postura adecuada para realizar los ejercicios con la rueda abdominal. Lo más importante es que mantengas la espalda recta y alineada con el cuello.

Evita cualquier tipo de arqueo, ya que esto solo ocasionará que la zona lumbar se recargue y empiece a doler. Para ello, se aconseja que realices una retroversión pélvica —es decir, que metas un poco la cadera— y que contraigas el abdomen constantemente.

Por otra parte, agarra con firmeza ambos extremos de las ruedas con las manos y mantén los brazos extendidos en todo momento. Con respecto a las piernas, procura mantenerlas flexionadas antes de comenzar el ejercicio y deja que acompañen el movimiento de la rueda. No olvides que el apoyo debe hacerse sobre ambas rodillas de manera permanente.

Empezar poco a poco

No realices el ejercicio de lleno porque puedes ejecutarlo mal o alterar la postura. Se aconseja que ejecutes el movimiento poco a poco; por ejemplo, al principio baja solo hasta la mitad y luego regresa a la posición inicial.

Haz por un tiempo este recorrido corto y, luego de una semana o dos, empieza a bajar un poco más. Ten paciencia, recuerda que los resultados no pueden evidenciarse de la noche a la mañana.

Hacer ejercicios metodológicos

Para usar correctamente la rueda abdominal, puedes recurrir a ejercicios metodológicos en casa o en el gimnasio. Primero, realiza el ejercicio con una barra y dos discos del mismo tamaño. Haz la posición de igual manera e intenta que el agarre sea a la misma altura que en la rueda.

Otro ejercicio puedes hacerlo directamente con la rueda. Haz el movimiento como se describe anteriormente pero procura que la rueda se apoye contra la pared en un recorrido corto. De esta forma, tomarás confianza y también aprenderás a manejar este elemento con mayor seguridad.

Fortalecer la zona core

Esta recomendación para utilizar la rueda abdominal puede leerse un poco confusa, ya que se trata de un elemento que sirve justamente para fortalecer la zona media. Sin embargo, no está de más añadir a la rutina otros ejercicios para estimular estos músculos.

El desacondicionamiento de estos grupos musculares podría causar lesiones graves al utilizar la rueda. Por lo tanto, debes mantenerlos bien fortalecidos.

Beneficios de la rueda abdominal

Más allá de la complejidad o no que tengas al realizar ejercicio con este elemento, este aporta una serie de beneficios considerables al cuerpo. Su utilización constante favorece el fortalecimiento muscular de la zona core, así como los músculos de la espalda, los brazos y los hombros.

Por otro lado, contribuye al mantenimiento y desarrollo de capacidades físicas como la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio. Todas estas razones son argumentos más que válidos para que consideres su inclusión en tu rutina semanal de ejercicios.

  • Heredia, J.R.; Chulvi, I; Ramón, M. (2006). CORE: Entrenamiento de la zona media. EFdeportes.ComISSN.
  • Staugaard-Jones, J. A. (2014). Anatomía del ejercicio y el movimiento. Anatomia Del Ejercicio y Movimiento.