6 mitos del fitness que debes conocer

Conocer los mitos del fitness te ayudará a comprender el entrenamiento de manera correcta. Evita conceptos que pueden generar un daño en tu salud.
6 mitos del fitness que debes conocer
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 08 enero, 2022

Los mitos del fitness son tan numerosos como variados. Algunos resultan ridículamente increíbles, mientras que otros se esconden detrás de argumentos verosímiles. Lo cierto es que esta serie de apreciaciones basadas en mentiras y engaños cuentan con un trasfondo bastante particular. En la mayoría de las ocasiones se basan en publicidad engañosa que desinforma.

A pesar de la apreciación anterior, también se hace necesario comprender que los mitos en el fitness surgen a partir de apreciaciones erróneas basadas en la malinterpretación o la falta de información.

En diversas ocasiones simplemente se ha malinterpretado alguna expresión y con el paso del tiempo se ha replicado de dicha manera dando paso a un mito instalado.

Sea por culpa de la publicidad engañosa o por apreciaciones malinterpretadas, te aconsejamos conocer los mitos del fitness. El objetivo más allá de reconocer este tipo de apreciaciones erróneas, es buscar la manera de corregirlas evitando su perpetuación en el tiempo.

¿Cuáles son los mitos del fitness más reconocidos?

Probablemente en algún momento hayas escuchado acerca de este tipo de apreciaciones. Te aconsejamos prestar atención. Toma nota y derriba este tipo de mitos con fundamentos, lo más pronto posible.

1. Sudar es sinónimo de perder peso

Muchas personas creen que sudar ayuda a perder peso, pero esto no siempre es así.

Asociar el proceso de sudoración con la pérdida de peso es quizá uno de los mitos del fitness más populares en el mundo. Este pensamiento erróneo ha llevado a un sinfín de personas a adoptar diversas alternativas con el fin de aumentar la sudoración al realizar ejercicio.

¿Has notado cómo utilizan fajas, bolsas plásticas alrededor del abdomen o abrigos a la hora de entrenar? Este tipo de alternativas son empleadas para sudar más y con ello favorecer la pérdida de grasa.

Lo cierto es que lo anterior no pasa de ser un mito. Quizá uno de los más replicados y dañinos en el mundo del entrenamiento. La quema de calorías no se produce gracias a la sudoración, sino por la oxidación, la cual se centra en un proceso fisiológico.

El proceso de sudoración contribuye a la regulación de la temperatura del organismo. Además, sugiere la deshidratación, razón por la cual debes ingerir líquido durante y luego del entrenamiento.

2. El entrenamiento impide el crecimiento

Asociar el entrenamiento con la falta de crecimiento es un mito muy reconocido, especialmente en personas menores de edad o niños.

Lo cierto es que ningún tipo de entrenamiento, incluido el de fuerza, impide el crecimiento de una persona. Generalmente el tamaño máximo de una persona se encuentra establecido por las características genéticas de cada una, donde la altura de los progenitores suele ser uno de los factores determinantes.

Entrenar desde la niñez brinda una serie de beneficios, los cuales pueden evidenciarse en la adultez. No obstante, cabe resaltar que en cortas edades se debe contar con una serie de modificaciones y recomendaciones con el objetivo de disminuir las probabilidades de lesión.

3. Abdominales para marcar el abdomen

Probablemente has escuchado que realizar un trabajo constante de abdominales te ayudará a tonificar el abdomen. Sin duda alguna, es una afirmación que tiene sentido. A pesar de ello, se trata de otro mito popular.

Dicho pensamiento lleva a las personas a saturarse con trabajo abdominal, un volumen de entrenamiento elevado y con diversas variantes de este ejercicio. Aunque contribuye al fortalecimiento muscular de la zona, no favorece la tonificación del abdomen.

Marcar o tonificar la región abdominal es un proceso asociado con la pérdida de grasa, la cual va de la mano con la alimentación y el entrenamiento en general. En conclusión, no podrás perder peso y marcarte realizando únicamente la rutina más exigente de abdominales.

4. El ejercicio ayuda a perder peso

El ejercicio físico sobresale como una de las vías más importantes para perder peso. Sin embargo, su práctica de forma individual no influye del todo en la pérdida de peso, especialmente si tu dieta continúa siendo hipercalórica, razón por la cual podría considerarse otro mito más relacionado con el fitness.

Para perder peso se hace necesario acompañar al ejercicio físico con otros aspectos, entre ellos una dieta que no involucre el exceso calórico. Debes implementar rutinas de fuerza y entrenamiento aeróbico, como así también construir hábitos saludables en general.

Muchos errores al hacer dieta acaban haciendo subir de peso.

5. La eyaculación afecta el rendimiento

Uno de los mitos del fitness más conocidos en el entorno masculino se relaciona con la eyaculación. Usualmente se cree que eyacular disminuye la capacidad física debido a la pérdida de testosterona.

Sin embargo, este pensamiento se encuentra totalmente fuera de lugar. Una vez que el organismo masculino eyacula, el cuerpo estimulará a los testículos con el fin de producir nuevamente la misma cantidad de testosterona que ha perdido.

6. Las fajas son reductoras

Dentro de los mitos del fitness, el uso de fajas es quizá uno de los más descarados y reconocidos de todos. Este pensamiento se asocia con el mito de la sudoración, el cual señala que a mayor cantidad de sudor mayor es la grasa que se pierde.

Cabe resaltar que este mito ha sido alimentado por la industria de los productos ‘milagrosos’, los cuales ofrecen resultados irracionales y alejados de la realidad.

Lo cierto es que el uso de las fajas en el ámbito del fitness únicamente debe ser autorizado por un médico profesional. Además, cabe destacar que este elemento puede producir infecciones en la piel o una compresión antinatural en órganos abdominales.

Mitos del fitness, ¿crees en alguno?

Más allá realizar ejercicios, es necesario que te instruyas correctamente antes de adentrarte en el mundo del entrenamiento.

El conocimiento es tan importante como el volumen de la rutina, la intensidad de los ejercicios y la técnica de la ejecución.

Por lo tanto, te invitamos a no creer en lo primero que escuchas. Siempre recuerda que tu salud se encuentra por encima de cualquier apreciación. ¡No lo olvides!



  • Bonfanti, N. Et al. (2014). Efecto de dos dietas hipocalóricas y su combinación con ejercicio físico sobre la tasa metabólica basal y la composición corporal. Nutrición Hospitalaria. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112014000300024.
  • López, M. Et al. (2015). Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2174-51452015000300002.
  • Jímenez, M. Et al. (2008). Crecimiento físico y corpulencia en niños y jóvenes nadadores venezolanos. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría. http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06492008000400006.
  • Kruger, T., Hartmann, U. & Schedlowski, M. (2005). Mecanismos prolactinérgicos y dopaminérgicos subyacentes a la excitación sexual y al orgasmo en humanos. Revista mundial de urología. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15889301/.