¿Cuáles son los beneficios de hacer yoga en la playa?

26 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Practicar yoga en la playa tiene unos beneficios añadidos que aumentarán tu rendimiento físico y harán que te sientas mejor. ¿Te interesa conocer de cuáles se trata?

Realizar actividades físicas en espacios naturales es una oportunidad maravillosa para obtener más placer a partir del ejercicio físico. En este sentido, cabe destacar los beneficios de hacer yoga en la playa.

El yoga es más que una forma de ejercitarse; se trata de una filosofía de vida en la que se fusionan el plano mental y corporal. Su popularidad ha aumentado enormemente en los últimos años. Tal es así que se han creado múltiples variaciones: realizar yoga en saunas, combinado con pilates o incorporando elementos de acrobacia aérea como se hace en el aeroyoga.

4 beneficios de hacer yoga en la playa

Practicar esta disciplina en ambientes costeros tiene ventajas añadidas que no es posible experimentar en casa o el gimnasio. Estos beneficios se experimentarán tan pronto como desenrolles tu esterilla y empieces con las secuencias. A continuación, te contamos los más sobresalientes.

1. Los estímulos ambientales te proporcionarán paz y tranquilidad

Para que la práctica del yoga sea significativa, es necesario encontrarse en un lugar que emane paz y tranquilidad. Lo contario, un ambiente con ruidos y distracciones, impedirá conectar con la parte más espiritual.

Por esa razón, la playa es el escenario ideal para practicar yoga. No solo porque hay pocas distracciones que puedan sacar tu mente de la rutina, sino porque el sonido de las olas proporciona una enorme sensación de relajación.

Además, si se practica a primera hora del día o en la última de la tarde, existen otros estímulos que resultan muy placenteros: el frescor de la arena, el viento suave o unas condiciones de temperatura y humedad ideales.

Hacer yoga en la playa es sumamente beneficioso para la mente.

2. Mejora la estabilidad y el equilibrio

Realizar ejercicio en la arena de la playa supone un desafío. Y es que la inestabilidad de este terreno hace que la persona tenga que realizar un esfuerzo consciente para mantener la estabilidad y el equilibrio.

Esto no sucede cuando se practica yoga en una superficie estable como cualquier suelo. En este caso, habrá que tener especial cuidado con las articulaciones y los movimientos para evitar que la inestabilidad se traduzca en una lesión.

Este cambio puede parecer insignificante, pero la verdad es que influye y mucho. Al principio tendrás la sensación de estar realizando un sobreesfuerzo y te fatigarás mucho antes, pero no desistas. Ese esfuerzo de más se traduce en una mejora de la propiocepción.

3. Permite estar en estrecho contacto con la naturaleza

La playa es un entorno natural y, como tal, genera unas reacciones emocionales positivas. La naturaleza tiene un poder para modular el estado de ánimo; tan solo con observar paisajes naturales, el estado de ánimo se vuelve más positivo.

La preferencia por estos ambientes es algo que llevamos arraigado en el ADN. Llevamos mucho más tiempo viviendo en la naturaleza que en las grandes ciudades. Por tanto, es normal que cuando se vuelve a conectar con los orígenes, uno se encuentre más contento y satisfecho.

4. Permite encontrar un lugar para desconectar

Otro aspecto fundamental para que la práctica del yoga sea provechosa es conseguir desconectar del agobio de la rutina y de los pensamientos. Practicar yoga en la playa puede ayudar a conseguirlo, ya que cambiar el ambiente habitual permite tomar distancia de los pensamientos y sentimientos relacionados con la rutina diaria.

La playa es el escenario ideal para realizar ciertos tipos de ejercicio.

Con el tiempo, esa asociación se va fortaleciendo, de manera que la playa se convierte en el ambiente por excelencia para renovar la mente y tener mejor rendimiento en las tareas diarias.

Conjuga los beneficios del yoga y la playa para tu salud

La práctica consciente y regular del yoga tiene el poder de cambiar la vida. A nivel físico, aumenta la flexibilidad, resistencia y fuerza, pero es en el plano mental donde más se notan los beneficios.

Según un estudio publicado por la Revista de Psicodidáctica, un programa de intervención basado en el yoga y taichí demostró ser eficaz para disminuir los niveles de ansiedad y el malestar psicológico.

A estos beneficios inherentes del yoga hay que sumar los que se producen por practicarlo en la playa. Con todo esto, si tienes la suerte de vivir en un sitio con costa, ¡prueba a desenrollar tu esterilla y realizar unos cuantos saludos al sol!

  • Gallego, J., Aguilar-Parra, J. M., Cangas, A. J., Rosado, A., y Langer, A. I. (2016). Efecto de intervenciones mente/cuerpo sobre los niveles de ansiedad, estrés y depresión en futuros docentes de educación primaria: un estudio controlado. Revista de Psicodidáctica, 21(1), 87-101.