BoxingYoga: lo que debes saber

El BoxingYoga está siendo furor en los gimnasios de Europa y América Latina. Sin dudas, llama la atención por combinar dos disciplinas tan “opuestas”.
BoxingYoga: lo que debes saber
Yamila Papa Pintor

Escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor el 29 agosto, 2021.

Última actualización: 29 agosto, 2021

De todas las combinaciones que hemos visto hasta el momento, el BoxingYoga es una de las que más nos ha llamado la atención. ¿De verdad se pueden unir dos disciplinas tan dispares como el boxeo y el yoga?

¡Pues sí! Aunque una de ellas es muy enérgica y la otra es más tranquila, ha habido quien supo combinarlas para sacarles el mayor provecho a cada una. Y el resultado es mejor de lo que esperábamos.

BoxingYoga: una combinación inesperada

¿Qué se nos viene a la mente cuando pensamos en boxeo? Golpes de puño, cuadrilátero, guantes, mucha adrenalina… ¿Y qué pensamos cuando nos dicen la palabra «yoga»? Relajación, mat, meditación y mucha tranquilidad.

Entonces ¿cómo es que se pueden juntar estas 2 disciplinas para formar el BoxingYoga? La idea surgió en el año 2011 en un club de boxeo del norte de Londres, en Inglaterra, gracias a Kajza Ekberg —ex profesora de yoga, bailarina de ballet y danza— y Matt García.

Esta disciplina se diseñó originalmente para que los boxeadores de ese establecimiento puedan trabajar áreas sensibles, es decir, los músculos de mayor uso —brazos y hombros principalmente— y las zonas débiles que quedan más expuestas durante un combate o entrenamiento. De esta manera, los boxeadores reducían bastante la ansiedad o el estrés de una pelea, mientras que trabajaban para que las emociones no los distraigan en cada round.

El BoxingYoga no es una guía espiritual, sino una práctica física funcional que dejó de ser exclusivo para púgiles y pasó a formar parte de la cuadrícula de muchos gimnasios y centros de entrenamiento.

Grupo de personas realizando una rutina de cardio yoga.

Puedes pensar que el boxeo y el yoga son 2 disciplinas contrarias, pero pueden complementarse. Aquí podríamos aplicar el refrán que dice «los opuestos se atraen», ya que se toman ciertas características de cada uno y se combinan para aprovecharlas en una misma sesión.

¿Para qué sirve el BoxingYoga?

Ambas disciplinas combinadas nos dan la posibilidad de entrenar de forma más integral y «cruzada», es decir, aplicando estímulos diferentes a varias zonas musculares. En cuanto a lo físico, el BoxingYoga sirve para obtener muchos de los beneficios que implica la realización de actividad física. Una publicación de Manual Merck destaca los siguientes:

  • Aumentar la fuerza, flexibilidad y rendimiento.
  • Mejorar los rangos de movimiento.
  • Trabajar la conciencia del cuerpo en el espacio, uno de los grandes beneficios del yoga según un estudio publicado por Anales de la Facultad de Ciencias Médicas de Asunción.
  • Ayudar a una recuperación rápida en caso de lesiones.
  • Lograr una mayor pérdida de peso.
  • Acelerar el metabolismo.
  • Disfrutar de una mejor calidad de sueño y de salud en general.
  • Ayudar en la relajación del cuerpo y de la mente.

¿Cómo es una clase de esta disciplina?

Algo que no hemos dicho hasta ahora es que, además del boxeo y del yoga, otra disciplina también interviene en la clase: la danza. Es que el BoxingYoga pone un gran énfasis en la movilidad, en relajar el cuerpo, en soltarse, en controlar la respiración, en suavizar los movimientos y en controlar la fuerza para poder trabajar la fluidez y la agilidad.

Una clase de BoxingYoga tiene una duración de 60 minutos y está dividida en 4 etapas: calentamiento, fortalecimiento, movilidad y relajación. En total son 12 rondas —en realidad son 6 que se repiten—. En cada sesión de esta disciplina, se va desde lo más lento a lo más rápido y luego se vuelve a bajar la intensidad.

Las posturas que se siguen durante las etapas de entrenamiento están basadas en las que adoptan los boxeadores, tanto en sus peleas como en la preparación. Esto quiere decir que se trabaja con pierna hábil adelante, codos flexionados pegados al cuerpo, puños cerrados a la altura de la cara y torso levemente hacia adelante.

Mujer boxeando y lanzando un gancho.

Algunos pueden estar en puntas de pie y otros con las plantas bien pegadas al suelo. Esta es, según Ekberg, la postura que más cuesta mantener porque la gente se distrae y se mueve de su lugar. ¡Aunque con la práctica es posible quedarse minutos así! Luego, se pasa a posturas que emulan los golpes típicos del boxeo, tales como el jab, el directo, el uppercut o el gancho.

Considera el BoxingYoga para mejorar tu forma física

El BoxingYoga se recomienda para todos aquellos que estén buscando algo menos convencional a las actividades que ya conocen. Usualmente, las clases están formadas por grupos reducidos y casi, podría decirse, personalizadas.

El objetivo es ir de a poco afianzando las técnicas y las posturas, suavizar y reducir el aspecto más «agresivo» que tiene el boxeo. Además, es importante ser consciente del principio de la no violencia del yoga.

Te podría interesar...
¿Cuál es la frecuencia para practicar yoga?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la frecuencia para practicar yoga?

¿Te gustaría saber cuál es la mejor frecuencia para practicar yoga? Esto depende de muchos factores que aquí te contamos.