¿Cómo el yoga ayuda a controlar la bipolaridad?

El abordaje de los trastornos mentales requiere la coordinación entre varios especialistas y tratamientos. Todo el mundo conoce que existen fármacos para disminuir los síntomas, pero las alternativas que sirven como complemento no son tan conocidas. Por ello, en este artículo trataremos cómo el yoga es una ayuda para controlar el trastorno bipolar.
¿Cómo el yoga ayuda a controlar la bipolaridad?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 26 julio, 2022

Un asunto muy interesante sobre los tratamientos alternativos en salud mental es cómo el yoga ayuda a controlar la bipolaridad. Y es que no se puede olvidar que el yoga más que un tipo de ejercicio físico es una filosofía de vida.

A grandes rasgos, el trastorno bipolar es una alteración del estado de ánimo que provoca cambios de humor intensos. Las personas que lo padecen en ocasiones se sienten extremadamente eufóricos, enérgicos o irritables. Pero también, otras veces se sienten muy deprimidos o desesperanzados. Esta alternancia entre polos emocionales no solo causa un gran malestar, sino que produce un gran deterioro en la vida cotidiana.

Por ello, un objetivo prioritario en el tratamiento es ayudar a la persona a regular sus emociones, evitando así los cambios de humor tan bruscos. Las disciplinas que dirigen la atención hacia uno mismo son una alternativa nueva e interesante como complemento a los fármacos. Por esa razón, a continuación profundizamos en cómo el yoga ayuda a controlar la bipolaridad.

Ayuda a encontrar un estado de relajación

Mujer realizando inversión de yoga
Las inversiones en yoga son determinadas posturas específicas.

Las personas con trastorno bipolar habitualmente sufren mucho estrés fruto de no poder entender qué les ocurre. Aunque reciban un diagnóstico, experimentan cosas difíciles de poner en palabras, lo que les hace sentirse solos y angustiados.

Las actividades que ayudan a entrar en un estado de relajación son muy útiles en este sentido pues ayudan a regular el exceso de activación. Actividades como la respiración, estiramientos suaves o el yoga son solo ejemplos de ejercicios que aportan muchos beneficios.

Por otro lado, cabe mencionar que la meta principal del yoga no es la relajación; el objetivo principal consiste en encontrar la unión entre mente y cuerpo. Sin embargo, es cierto que su práctica continuada ayuda a regular los estados de excitación más intensos, y como consecuencia es más fácil entrar en un estado de relajación.

Mantienen un nivel de actividad saludable

Uno de los principales problemas que afrontan las personas con un trastorno mental grave es la pérdida del nivel de actividad previo. Estas personas tienden a abandonar actividades, trabajos o amistades, lo cual tiene un efecto negativo sobre la evolución del trastorno.

Para evitar esto, los programas de rehabilitación persiguen que la persona vuelva  al nivel de funcionalidad que tenían antes del trastorno. En ellos se realizan diferentes actividades con el objetivo de mantenerse activo y experimentar los beneficios de ellas tanto a nivel físico y mental.

En este sentido, un estudio realizado por la Universidad de Almería encontró diversos beneficios de la práctica de ejercicio en personas con un trastorno mental grave, como el trastorno bipolar. Entre esos beneficios se encuentran la mejora de la condición física, las relaciones sociales o la autoestima. Resultados que los pacientes valoran muy positivamente.

Persigue la regulación sobre las emociones

Como se dijo al principio, la característica principal del trastorno bipolar es la experiencia de emociones intensas sin ningún tipo de regulación sobre ellas. El problema es que los pacientes se empeñan por controlarlas cuando un enfoque más adecuado es aprender a gestionarlas.

El control se asocia a represión, lo que lejos de disminuir el malestar, lo único que hace es incrementarlo. Por el contrario, la regulación es un enfoque más positivo porque permite reconocer y aceptar la experiencia emocional, y a partir de ahí ajustarla para que no sea tan desagradable.

El yoga persigue justamente ese objetivo. Permite en primer lugar desarrollar una cierta tolerancia a las emociones negativas. Además, busca más obtener una experiencia de entrar en contacto con todo aquello que sentimos, para después aprender a gestionarlo de una manera más constructiva.

Mujer realizando yoha en un espacio ideal
Crear un espacio de yoga ideal mejora la concentración.

El yoga es un gran complemento a la terapia con fármacos

Los beneficios del yoga hacen que sea una disciplina para ayudar a controlar la bipolaridad. Aun así no se puede olvidar que es un trastorno mental grave, por lo que el abordaje de los síntomas tiene que pasar obligatoriamente por una terapia farmacológica.

Una vez los síntomas están controlados por los fármacos, generalmente este suele consistir en sales de litio, es interesante que la persona se involucre en otras actividades que tienen otros beneficios para una buena evolución del trastorno.

El ejercicio físico es una de las alternativas más eficaces, y en concreto el yoga por prestar atención tanto a la parte física como mental.

Por último, otro aspecto sobre el que incide el yoga es la oportunidad de disfrutar el proceso de aprender. Es normal que al principio los ejercicios resulten difícil, pero la práctica es el mejor aliado. Al final, quien más aprende  no es quien tiene más capacidad, sino quien es más perseverante.

Te podría interesar...
6 formas de crear el espacio de yoga ideal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 formas de crear el espacio de yoga ideal

Crear el espacio de yoga ideal es fundamental para llevar a cabo sesiones de meditación reconfortantes, además depende de tus propios gustos.



  • GALÁN CASADO, D., CASTILLO ALGARRA, J., y GARCÍA TARDÓN, B. (2020). Deporte e inclusión social en personas con trastorno mental grave (TMG).