¿Cómo entrenar fuera de tus hábitos?

Entrenar fuera de tus hábitos, de vez en cuando, no está mal. A pesar de ello, lo más apropiado es contar con una rutina establecida y apegada a tus capacidades. ¿Sabes cómo elaborar una?
¿Cómo entrenar fuera de tus hábitos?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 05 abril, 2022

Entrenar fuera de los hábitos es complejo y poco recomendable, lo más aconsejable en este caso es procurar construir una rutina. Dicha planificación debe apegarse a tus capacidades físicas, los resultados que deseas obtener y, sobre todo, a la disponibilidad de tiempo con la que cuentas.

Con base en lo anterior, te enseñaremos de qué manera se debe elaborar una rutina desde el comienzo. Evita entrenar fuera de los hábitos y convierte la actividad física en un aspecto más de tu día a día.

¿Entrenar fuera de tus hábitos?

Entrenar fuera de los hábitos es posible, normalmente solo debes escoger un par de ejercicios al azar y llevarlos a cabo. Incluso, puedes progresar en cuanto a tus capacidades físicas se refiere, ¿pero de qué manera podrías determinar tu progreso?

La música es un elemento importante para la motivación física.
Entrenar fuera de los hábitos es una forma de sumar un nuevo hábito.

Antes de enseñarte por qué no se debe entrenar fuera de los hábitos se hace necesario saber qué es un hábito en sí mismo.

En términos generales, un hábito hace referencia a una práctica que se lleva a cabo de manera constante día tras día. Algunos ejemplos claros de hábitos comunes son el baño, lavarse los dientes, despertarse a una hora aproximada, entre otros durante la vida cotidiana.

Por lo tanto, entrenar fuera de los hábitos comunes básicamente sería como realizar algunos ejercicios en medio del día a día sin planificación alguna. Como parte de una pausa activa podría ser útil, pero como entrenamiento específico no.

¿Cómo no entrenar fuera de los hábitos?

Con el fin de no entrenar fuera de los hábitos diarios debes convertir el entrenamiento en un hábito específico. Para ello se hace necesario determinar cuáles son los aspectos más importantes en pro a elaborar una rutina de entrenamiento.

En ese orden de ideas, te enseñaremos los puntos más importantes con el fin de no entrenar fuera de tus hábitos.

Establecer un objetivo

Si llegaste hasta este punto probablemente seas una persona principiante en búsqueda de mejorar tus capacidades. También es probable que te hayan dicho que entrenar fuera de los hábitos es posible, pero es un punto que ya aclaramos anteriormente.

En ese caso, el primer aspecto a tener en cuenta son los objetivos. Resulta fundamental enfocarse en uno o varios objetivos, pero estos deben ser realistas y dividirse por periodos de tiempo –a corto, mediano y largo plazo-.

Recuerda que el objetivo relativo al entrenamiento debe encontrarse asociado con las capacidades físicas. Por ejemplo, recorrer 1 kilómetro o levantar más de 10 kilogramos, así sucesivamente.

Realizar un diagnóstico

Lo más recomendable a la hora de crear un hábito ligado al entrenamiento es realizar un diagnóstico. Aunque debe llevarse a cabo bajo la supervisión médica, con el fin de hacerlo más exacto, también es posible que realices tu propio diagnóstico.

Revisa baterías o tests físicos y aplícalos en ti. Evalúa en qué rango estás y anota todos los resultados en una libreta, pero no la vayas a perder de vista.

En caso de que tengas dificultades para aplicar cualquier tipo de test consulta con un profesional en entrenamiento deportivo.

Por último, ten en cuenta que el diagnóstico será el punto de partida para convertir el entrenamiento en un hábito. Con base en los resultados deberás planificar tu rutina.

Planificar una rutina

Busca qué tipos de entrenamientos existen, investiga sobre los que más llamen tu atención y procura implementar ejercicios enfocados a todos los grupos musculares. No importa si son ejercicios multiarticulares o unilaterales, trata de que sean de tu agrado.

Luego de escoger los ejercicios que más te gusten enfoca la planificación en un volumen bajo. Pocas series y pocas repeticiones, así como tiempos determinados entre series para recuperar el aliento; el volumen de entrenamiento será progresivo y paulatino, no te preocupes por ello.

A la hora de planificar tu rutina te aconsejamos, sí o sí, contar con el asesoramiento de un profesional en el área del entrenamiento. De esta manera es posible que la planificación sea más ordenada y puedas conseguir los resultados esperados.

Tomarlo con calma

Ya conoces los resultados de tu diagnóstico, cuentas con una serie de objetivos establecidos y la rutina se encuentra debidamente planificada. Lo más importante a la hora de convertir el entrenamiento en hábito es la adaptación.

Con el fin de adaptarse al proceso de entrenamiento te aconsejamos tomarlo con calma e ir paso a paso.

Cabe resaltar que los tiempos en la adaptación son relativos a cada persona, razón por la cual la evaluación física hecha en el diagnóstico es tan relevante.

En ese orden de ideas, procura que las primeras semanas –o el tiempo necesario- las cargas y el volumen de entrenamiento sean mínimos.

Tomar con calma los nuevos hábitos es clave para el éxito.

Entrenar fuera de los hábitos, un progreso incierto

Tal y como se mencionó anteriormente, entrenar fuera de los hábitos es completamente posible. Sin embargo, este ‘tipo’ de entrenamiento no ofrece un orden establecido ni mucho menos se puede determinar el progreso.

Es por dicha razón por la que te aconsejamos convertir el entrenamiento en un hábito y no en que sea algo ajeno al día a día.

Te podría interesar...
¿Cuál es la importancia de seguir rutinas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la importancia de seguir rutinas?

La importancia de seguir rutinas se centra en los resultados que deseas. ¿Sabes cuáles son? Si es así, ¡diseña una rutina y a trabajar!