4 ejercicios para mejorar la circulación en brazos y piernas

Prevenir lesiones musculares provocadas por la mala circulación es sumamente importante. Practica de manera regular estos ejercicios y verás cómo mejoran tus dolencias.
4 ejercicios para mejorar la circulación en brazos y piernas
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 28 Enero, 2021.

Última actualización: 28 Enero, 2021

Existen muchos factores por los cuales se pueden ver alteradas las funciones primordiales del organismo. El sedentarismo y los malos hábitos de vida pueden ser los principales desencadenantes de ello. Por esta razón, realizar ejercicios para mejorar la circulación sanguínea es un consejo que nunca estará de más.

Sin embargo, ¿por qué la circulación se considera como una función principal en el cuerpo? Esta es relevante porque se encarga de transportar sangre oxigenada a todos los rincones del organismo; además, también lleva en su torrente los nutrientes necesarios para cada función primordial.

Sin embargo, si posees hábitos poco saludables como el consumo de tabaco y alcohol o eres una persona sedentaria, lo más probable es que tu circulación se encuentre en problemas, especialmente la de los brazos y las piernas.

Ejercicios para mejorar la circulación

Con base en lo anterior, se hace necesario buscar alternativas para mejorar la condición física y fisiológica. En este caso, te presentamos algunos ejercicios para mejorar la circulación en las extremidades superiores e inferiores.

Movimiento de brazos: arriba y a los lados

Los brazos no sufren de la misma manera que las piernas al momento en que la circulación se vuelve más lenta en el organismo. Sin embargo, estas extremidades también se ven afectadas por este problema.

El movimiento de brazos es uno de los ejercicios para mejorar la circulación.

El movimiento de brazos en diferentes direcciones puede funcionar para estimular la circulación de manera paulatina. Realízalo de la siguiente manera:

  • Empieza con las manos reposando en el regazo de los muslos. Lleva cada brazo hacia los lados de forma lenta y al son de la respiración.
  • Procura que los brazos estén totalmente extendidos a los lados. A continuación, sube y baja con un movimiento suave, como si estuvieras emulando el vuelo de un pájaro.
  • Ahora, debes realizar movimientos hacia arriba con ambos brazos en simultáneo.
  • Súbelos y bájalos cuantas veces quieras, pero hazlo de forma controlada y acompaña con la respiración.

Caminata en silla

Aunque uno de los principales factores que impiden mejorar la circulación es el sedentarismo, existen diversos ejercicios que puedes realizar en una silla. Incluso, considerarlo como una pausa activa dentro de tu trabajo es una buena costumbre para la salud del organismo.

  • Procura sentarte con la espalda recta y formando un ángulo de 90 grados con el torso y las piernas.
  • Eleva las rodillas, como si estuvieras emulando una caminata a paso largo, pero sin levantarte de la silla.
  • Puedes acompañar el movimiento de las piernas con el gesto de la brazada al caminar.
  • Este ejercicio puede realizarse a diferentes intensidades, pero lo más aconsejable es comenzar lentamente.

Caminar en punta de pies

La ventaja de este ejercicio es que puedes hacerlo en cualquier momento del día y en cualquier lugar. Es sencillo, práctico y favorece la circulación de las piernas, especialmente de los gastrocnemios o gemelos.

Caminar en punta de pies puede ser un ejercicio efectivo para mejorar la circulación.

  • Ponte de pie, con las piernas separada al ancho de las caderas, y prepárate para caminar.
  • No debe ser una distancia considerable, con 2 o 3 metros de recorrido basta.
  • Ponte en punta de pies y da pasos cortos uno tras otro, mientras acompañas el movimiento con los brazos.

Movimiento de cuello

A pesar de no ser parte de los brazos, la zona del cuello suele contraerse mucho debido a la mala circulación. Esto hace que el dolor irradie zona cercana como los dorsales y los deltoides, base de los brazos. Por tal razón, es aconsejable mejorar la circulación en esta área de manera regular.

  • Empieza a realizar flexión y extensión de cuello, pero hazlo lentamente para evitar una lesión o aumentar el dolor en la zona.
  • Gira la cabeza de derecha a izquierda y viceversa. Procura que el movimiento sea igual de lento que el anterior.
  • Evita que los hombros u otros segmentos del cuerpo acompañen el movimiento, para que la estimulación del cuello sea mejor.
Estirar el cuello es muy relajante luego de estar todo el día sentados.

Dedica tiempo a los ejercicios para mejorar la circulación

Aparte de los ejercicios para activar y mejorar la circulación, también es aconsejable que te dediques un poco más de tiempo durante la semana. Según la Organización Mundial de la Salud, lo recomendable es hacer al menos 150 minutos de actividad física a la semana.

No descuides este punto y procura llevar una vida más saludable. Por otra parte, también puedes complementar esto con prácticas deportivas como natación y ciclismo, depende de cuál pueda gustarte más. ¡Tu salud se verá muy beneficiada con estos cambios!

Te podría interesar...
¿Cómo tratar el síndrome de fatiga crónica?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo tratar el síndrome de fatiga crónica?

Conoce cómo tratar el síndrome de fatiga crónica, una enfermedad que afecta a muchos sistemas del cuerpo y deteriora la calidad de vida.



  • GRIJALVA, M. M. (2018). LA CIRCULACIÓN. In La protoindustria colonial hispanoamericana. https://doi.org/10.2307/j.ctv512rx2.11
  • Fd, F. D. (2018). Calentamiento muscular en la preveción de lesiones músculo-esqueléticasn. Angel Martinez Gracia.