Femoral en máquina: cómo hacerlo bien

¿Quieres ejercitar el femoral en máquina de forma correcta? A continuación te enseñaremos algunos aspectos que no puedes pasar por alto.
Femoral en máquina: cómo hacerlo bien
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 26 diciembre, 2021

Trabajar el femoral en máquina brinda grandes beneficios como estímulo muscular, especialmente en una zona tan importante como lo es la región posterior del muslo. Dicha zona contribuye a la ejecución de la potencia junto a los glúteos y a la zona media.

Lo ideal es no pasar por alto los músculos de las piernas y mantenerlos debidamente estimulados. En esta ocasión, por medio de la máquina de isquiotibiales.

¿Qué es el músculo femoral?

Antes de entrar en detalle respecto al femoral en máquina, se hace necesario conocer un poco acerca de este músculo.

El bíceps femoral, también conocido como bíceps crural, forma parte de los reconocidos isquiotibiales o isquiosurales junto a otros dos músculos, el semitendinoso y el semimembranoso.

Se ubican en la zona posterior del muslo, son de forma alargada y delgada. Dicho conjunto de músculos desempeña diversas tareas, la mayoría de ellas relacionadas con el movimiento de las piernas y las caderas.

Por lo anterior, se hace necesario que los isquiotibiales, incluido el femoral, sean trabajados y estimulados de forma regular.

Femoral en máquina

La necesidad de estimular y trabajar el femoral hace que se busquen alternativas apropiadas. Una de ellas es el trabajo en máquina de poleas, elemento que sirve para realizar ejercicios específicos para el desarrollo de este músculo.

Con el fin de trabajar el femoral en máquina debes comprender que existen dos formas para llevarlo a cabo.

La primera forma y la más común, se realiza en máquina con el cuerpo totalmente acostado boca acabo. Por otra parte, la segunda forma se realiza de pie con otra máquina, también de polea.

El bíceps femoral es uno de los músculos más importantes del tren inferior.

Curl femoral en máquina acostado

El ejercicio de curl femoral en máquina acostado es uno de los más comunes en las salas fitness y los gimnasios. Se caracteriza por ser uno de los ejercicios que se llevan a cabo con mayor regularidad en este tipo de lugares.

Además de estimular al músculo femoral, la realización de este ejercicio contribuye al estímulo del semitendinoso y el semimembranoso principalmente. Sumados a estos músculos también se encuentran los gastrocnemios y el poplíteo.

Incluso, aunque de manera poco activa, el estímulo de este ejercicio también involucra a los glúteos y a los músculos de la zona media o core.

Para realizar el curl femoral en máquina debes acostarte boca abajo sobre este elemento. Luego, debes ubicar las piernas debajo de las almohadillas, justo a la altura de los tobillos, aunque un poco más arriba del talón. Además, también debes sujetar con ambas manos el agarre del que dispone la máquina.

A partir de dicha posición, empieza a flexionar las piernas a la altura de las rodillas mientras ejerces presión sobre las almohadillas. Siempre debes percibir tensión sobre la zona posterior de los muslos.

Las pantorrillas durante la flexión de piernas deben llegar lo más cercano posible de los muslos. Además, el movimiento debe ser armonioso y controlado de principio a fin.

Curl femoral en máquina de pie

El femoral en máquina también puede llevarse a cabo de pie. Sin embargo, el ejercicio en esta ocasión se debe realizar una pierna a la vez, a diferencia del expuesto anteriormente.

Para realizarlo debes ubicarte sobre la máquina, la cual consta de dos apoyos, uno para los brazos y el otro para la rodilla que no ejecuta el movimiento. La otra pierna debe quedar en libertad y ubicarse justo por detrás de la almohadilla, a la altura del tobillo.

Una vez ubicado en la máquina debes flexionar la pierna que se encuentra en la almohadilla. Haz el movimiento de manera controlada y procura llevar la pantorrilla lo más cerca posible del muslo.

Al terminar el número de repeticiones predeterminado debes cambiar la pierna con la cual haces el ejercicio. Posteriormente, realiza el mismo movimiento hasta terminar las repeticiones.

Aspectos a tener en cuenta

Tanto en el ejercicio acostado como en el de pie, se hace necesario tener en cuenta algunos aspectos importantes los cuales no se deben pasar por alto.

Utilizar el peso adecuado

Con el fin de trabajar el femoral en máquina debes utilizar el peso adecuado. Evita excesos para disminuir la probabilidad de lesión y emplea una carga que logre estimular la zona muscular en mención.

Mantener la contracción muscular

Elevación de gemelo en prensa.

Contrae los músculos del abdomen, los glúteos y la región lumbar para que el movimiento del ejercicio sea más seguro. De esa manera evitarás el movimiento del torso o algún desbalance en el cuerpo.

Evitar movimientos bruscos

El curl femoral en máquina no debe contar con ningún tipo de movimiento brusco, por el contrario. Dicho movimiento debe ser controlado y armonioso. Incluso se recomienda coordinarlo con la respiración para conseguir mayor armonía.

Femoral en máquina, una buena alternativa

Para trabajar los bíceps femorales se pueden emplear diferentes alternativas de ejercicios. Sin embargo, el curl en máquina sobresale como una gran opción debido al trabajo específico que representa.

Sumado a lo anterior, en las máquinas de poleas puede controlarse el peso que debes mover con las piernas. Esta es una ventaja importante, ya que lo puedes ajustar de acuerdo a tus capacidades físicas y comienzas desde un peso mínimo hasta uno máximo.

Te podría interesar...
6 ejercicios para fortalecer los isquiotibiales
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 ejercicios para fortalecer los isquiotibiales

A continuación, te contaremos sobre los mejores ejercicios para fortalecer los isquiotibiales. ¡Añádelos a tu rutina con este objetivo!