5 consejos para ser más ágil en los entrenamientos

¿Sientes que tus compañeros son más ágiles que tú? Sigue leyendo para saber cómo mejorar tu rendimiento deportivo.
5 consejos para ser más ágil en los entrenamientos
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 29 julio, 2021.

Última actualización: 29 julio, 2021

Ser más ágil nos puede venir bien para destacar en una multitud de disciplinas deportivas. Y es que el rendimiento no tiene que ver solamente con la parte física, sino que también hay otros factores que influyen a la hora de potenciarlo.

A continuación, vamos a ver cómo podemos entrenar esta capacidad para mejorar el desempeño deportivo. Toma nota y aplica los cambios necesarios en tu rutina.

5 claves para ser más ágil al entrenar

Al igual que la fuerza o la velocidad, la agilidad es una habilidad que se puede entrenar. Los músculos tienen fibras de contracción rápida y de contracción más lenta. Trabajando estas fibras rápidas, podremos mejorar la velocidad de reacción ante ciertos estímulos, dependiendo del deporte que practiquemos. Vamos a ver algunos consejos para hacerlo mejor en este aspecto.

1. Mantener la concentración

El primer paso para ser más ágil en los entrenamientos es estar 100 % concentrado en el ejercicio que estés realizando. Hay que intentar dejar los problemas personales en casa. Ya nos podremos ocupar de esa conversación pendiente después. Y también podremos ir a comprar y poner la lavadora cuando volvamos a casa.

Este tipo de pensamientos que se nos vienen a la cabeza solos pueden desconcentrarnos y hacernos perder ese punto extra de agilidad. Si vamos al entrenamiento, tenemos que ir al 100 %. Un estudio publicado por la Universidad Norbert Wiener muestra que el mindfulness (una técnica que implica centrarse en el «aquí y ahora»— ayuda a eliminar estos pensamientos.

2. Respetar los tiempos de reposo

Reposar bien es clave ante una lesión de los gemelos.

Si acudimos a un entrenamiento fatigados, va a ser imposible hacer gala de una gran agilidad. Por una parte, hay que dormir lo suficiente: se recomiendan entre 7 y 8 horas de sueño para que el cuerpo se recupere.

Por otra, también tenemos que darle el tiempo de reposo necesario a los músculos. No podemos esperar que las fibras de contracción rápida funcionen a pleno rendimiento si el músculo está fatigado. Como muestran una investigación realizada por profesionales de la Universidad de Alicante, hay varias maneras de recuperarse totalmente de la fatiga, como los masajes, una buena alimentación e hidratación y hasta algunos suplementos.

3. Hacer un buen calentamiento

Al igual que para muchos otros factores, el calentamiento es de gran importancia para desplegar toda la agilidad. Al calentar, los músculos se preparan para el esfuerzo que se viene. En este momento, se mejora la circulación y se empiezan a contraer las fibras musculares, que así «se despiertan» para la acción.

4. No olvidar el trabajo en casa

La agilidad también se puede entrenar en casa, fuera de los entrenamientos. Hacer trabajo de preparación mejorará la agilidad cuando llegue el momento de entrenar y en los partidos.

Esto quiere decir que no tenemos que esperar sin hacer nada a que llegue esa hora específica. Así, podemos realizar pequeños gestos como coger un bolígrafo de la mesa lo más rápido posible repetidas veces mientras vemos una serie. Otra idea es, estando de pie, tocar con los pies distintos puntos que nos marquemos en el suelo lo más rápido posible.

Sea cual sea el gesto que queramos mejorar, existirá una forma sencilla de practicarlo en casa. Al fin y al cabo, las fibras musculares que trabajaremos serán las mismas.

5. Cuidar la alimentación

Los de bollería son alimentos que se deben evitar si se busca perder peso.

Este consejo tiene 2 partes. La primera es que debemos mantener una dieta equilibrada. Esto incluye comer de todo, aumentar el consumo de frutas y verduras y tener una buena reserva de carbohidratos para tener energía y de proteínas para que se nutran los músculos. Solo así el cuerpo dispondrá de todas las sustancias que necesita para que los elementos que lo componen ejerzan su función correctamente.

En segundo lugar, tenemos que dejar suficiente tiempo entre la comida y el entrenamiento. No podemos esperar estar en el pico de agilidad si hemos comido una hora antes o menos. Debemos darle tiempo al cuerpo a digerir para liberar esa sangre y que pueda ir a los músculos. Asimismo, tampoco podemos ir a entrenar con hambre, ya que será otro factor de distracción y empeorará el rendimiento.

Mejorar la agilidad es factible

Como vemos con estos consejos, ser más ágil en los entrenamientos es algo posible. Solo hace falta tener en cuenta ciertos aspectos en el día a día que cualquier persona puede cambiar. Desde el aspecto psicológico al físico, los 5 consejos anteriores son asequibles para todo el mundo. Como siempre, cuanto más nos esforcemos en conseguirlo, mejores serán los resultados.

Así que vesa por todas, concéntrate en el entrenamiento, trabaja un poco en casa, descansa y come bien. ¡Notarás mejoras en muy poco tiempo!

Te podría interesar...
4 ejercicios de agilidad para hombres mayores de 40 años
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 ejercicios de agilidad para hombres mayores de 40 años

Los saltos de comba y las estocadas de peso corporal son algunos de los mejores ejercicios de agilidad para hombres mayores de 40 años.



  • M. Castro. Eficacia de las intervenciones basadas en mindfulness para la disminución de pensamientos rumiativos en pacientes adultos con depresión. Trabajo para la Universidad Norbert Wiener. 2019.
  • A. Urdampilleta, I. Armentia, S. Gómez et al. La fatiga muscular en los deportistas: métodos físicos, nutricionales y farmacológicos para combatirla. Archivos de Medicina del Deporte. 32(1)-165: 36-43. 2015