¿Cómo funciona la memoria muscular?

25 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
La memoria muscular es la capacidad para aprender con rapidez o recordar secuencias de movimientos que hemos hecho antes, aunque pase mucho tiempo sin practicarlos. Es un fenómeno muy curioso que se debe a factores genéticos, celulares y psicológicos.

Un refrán muy popular en el ámbito deportivo dice «Quien tuvo, retuvo», y la verdad es que no podría ser más acertado. Básicamente, este dicho popular hace referencia a una capacidad muy interesante: la memoria muscular.

¿En qué consiste este concepto? Se trata de un tipo de memoria especial que se localiza en los músculos. Que sea especial significa que no es parecida a la idea tradicional que se tiene de memoria. Es decir, no se puede verbalizar o explicar sus contenidos, sino que se activa por el efecto de la práctica.

Gracias a la memoria muscular, nos es más fácil repetir acciones que se han aprendido en el pasado, aunque haya transcurrido mucho tiempo. Es como si los músculos retuviesen el patrón de movimientos y pudiesen recuperarlo tras un largo periodo de tiempo en el que no se ha refrescado la huella de memoria.

Cómo funciona la memoria muscular

Este fenómeno llama mucho la atención porque supone una distinción del concepto de memoria clásico y lo amplía no solo a los conocimientos, sino a los movimientos.

La memoria muscular funciona gracias a la coordinación entre diferentes partes el cerebro y el aparato locomotor. Esa coordinación es extremadamente precisa e involucra a tantas estructuras cerebrales que no tiene sentido perderse en explicarlas. Aun así, vamos a dar algunos detalles sobre su funcionamiento incluyendo otros factores.

La genética podría también tener un papel

Los investigadores se han centrado en estudiar si la memoria muscular está controlada por la acción de uno o varios genes. Esto quiere decir que habría diferencias desde el nacimiento entre personas según tengan o no los genes implicados en esta memoria.

El hecho de «tener suerte con la genética» no significa necesariamente que se vaya a salir beneficiado en memoria muscular. La relación entre genes y conducta está mediada por el ambiente y el estilo de vida.

Muchas mujeres al querer ganar músculo cometen errores en el gimnasio.

Según un estudio publicado en la revista Scientific Reports, las personas que realizaron un programa de entrenamiento de fuerza durante 7 semanas experimentaron cambios en la expresión de los genes que controlaban la hipertrofia. Lo que es más interesante aun es que estos cambios se mantuvieron incluso 7 semanas después de terminar el programa.

El factor psicológico es determinante

De la misma manera que la memoria clásica es un concepto psicológico, en la memoria muscular, el factor de la mente tiene mucho que aportar. La gente que practica deporte de forma regular tiene unas características físicas y psicológicas diferentes con respecto a las personas sedentarias. Los cambios en la apariencia son innegables, pero además también se producen modificaciones a nivel de la célula.

Estos cambios tienen que ver con un aumento en la capilaridad del músculo y en el metabolismo de las fibras. Una característica de estas adaptaciones es que si se deja de hacer ejercicio durante un tiempo no desaparecen, sino que tienen resistencia al abandono.

La conexión mente-músculo es muy importante

Como se dijo anteriormente, la memoria muscular se fundamenta en una perfecta coordinación entre el cerebro y el músculo. De hecho, profundizando un poco más se puede afirmar que los músculos no tienen memoria per se, sino que las pautas de contracción y relajación se almacenan en la corteza cerebral y se transmiten a las neuronas que controlan las fibras.

La frecuencia para practicar yoga depende de la realidad de cada persona.

De ahí radica la importancia del entrenamiento consciente. Esto significa que hay que poner atención a cómo se realizan los ejercicios, la técnica y los músculos que se trabajan. Hacer ejercicio no solo es trabajar el cuerpo, sino la mente. 

Potencia la memoria muscular para optimizar el rendimiento

La existencia de la memoria muscular viene a reforzar la importancia que tiene trabajar el aspecto mental en el ámbito del deporte. Seguramente habrás experimentado este fenómeno con anterioridad, pero quizás no sabías de que se trataba.

En esencia, la memoria muscular pone de manifiesto el viejo dicho de que «la práctica hace al maestro», pues a mayor práctica, mayor memoria muscular y, por tanto, mejor rendimiento.

  • Seaborne, R. A., Strauss, J., Cocks, M., Shepherd, S., O’Brien, T. D., Van Someren, K. A., ... & Sharples, A. P. (2018). Human skeletal muscle possesses an epigenetic memory of hypertrophy. Scientific reports, 8(1), 1-17.