Los 4 peores ejercicios

A pesar de ser un poco confuso, detectar un ejercicio indebido puede favorecer al organismo. Incluso, esta precaución ayuda a disminuir la probabilidad de lesión.
Los 4 peores ejercicios
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 13 septiembre, 2021.

Última actualización: 13 septiembre, 2021

Hablar sobre los peores ejercicios puede resultar un poco temerario, sobre todo cuando es de manera tan generalizada. Sin embargo, existen muchos movimientos contraindicados que no deben incluirse en una rutina de entrenamiento.

Más allá de juzgar un ejercicio como bueno o malo, el objetivo es comprender qué aspectos hacen que un ejercicio sea catalogado como «el peor». Por ese motivo, te enseñaremos los que se podrían considerar como peores ejercicios de acuerdo a su técnica mal ejecutada y el grado de daño que puede ocasionar.

¿Cuáles son los peores ejercicios para entrenar?

Para catalogar un ejercicio como algo malo, es necesario comprender una serie de aspectos importantes. El primero de ellos es la técnica, que debe ser realizada de la mejor manera posible.

Otro aspecto importante son las capacidades individuales. No es lo mismo realizar un ejercicio específico si estás comenzando o si llevas un proceso avanzado.

Por último y no menos importante, también debe considerarse el volumen del entrenamiento. Tanto el número de series como las cargas influyen y pueden convertir un ejercicio bueno en uno de los peores.

Los ejercicios que te mostraremos a continuación no son los peores como tales, ni tampoco los que deben ser excluidos de la rutina. Estos son los trabajos que suelen ser mal ejecutados y resultan contraindicados para el bienestar del organismo.

Más allá de catalogarlos como los peores ejercicios y descartarlos, el objetivo se centra en analizarlos, modificarlos y continuar ejecutándolos, pero de forma adecuada.

1. Abdominales

Hacer abdominales es un solo paso para lograr un abdomen de acero.

Las abdominales constituyen uno de los trabajos más utilizados para estimular los músculos de la zona media. Pero ¿qué pensarías si te dijeran que es uno de los peores ejercicios? A pesar de ser realizado con tanta regularidad, los abdominales pueden ser bastante nocivos para la salud del organismo.

Este ejercicio se emplea regularmente para fortalecer la zona del core. Sin embargo, el movimiento repetitivo y erróneo sobre la curvatura natural de la región lumbar —la espalda baja— lo convierte en algo peligroso.

Algunos expertos aseguran que su realización podría generar estrés excesivo sobre los discos lumbares, e incluso llega a ocasionar hernias vertebrales y lumbalgias. Esto no está del todo comprobado de todas maneras, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Journal of Strength and Conditioning Research.

Estos problemas se perciben durante la ejecución. Esto quiere decir que es normal que aparezcan al momento en que el ejercicio es ejecutado incorrectamente, con una flexión excesiva de la columna.

No obstante, lo anterior no significa que los abdominales deban dejar de realizarse. Todo lo contrario: estos ejercicios ofrecen diversos beneficios para el organismo. Lo que debes hacer es vigilar la técnica o, si tienes problemas lumbares, buscar otra alternativa a este ejercicio.

2. Correr en cinta estática

Correr en la cinta estática puede convertirse en uno de los peores ejercicios, sobre todo si eres principiante o tienes sobrepeso. Aunque solamente demanda correr de forma normal, el ejercicio en la cinta implica un alto grado de impacto articular.

Si sufres de sobrepeso y sumas un ejercicio de impacto moderado o alto, las articulaciones pueden sufrir las consecuencias. Lo mismo ocurre si tienes alguna patología relativa a los huesos o las articulaciones o hasta si eres principiante, ya que en tal caso el cuerpo no estará del todo adaptado.

En cualquiera de los casos expuestos con anterioridad, te aconsejamos recurrir a ejercicios sin impacto articular. Si deseas emular resultados similares a los de la cinta, puedes recurrir a la elíptica e ir poco a poco.

3. Press militar tras nuca

Mujer haciendo press militar de hombro tras nuca.

El press militar es quizás uno de los ejercicios más famosos en el mundo por sus beneficios. A pesar de ello, realizarlo tras la nuca es uno de los errores más grandes que pueden cometerse, dado que esa posición es peligrosa, contraproducente y aumenta sobremanera la probabilidad de lesión.

Su peligrosidad se relaciona con la posición que debe asumir la cabeza al ser ejecutado. Este movimiento de cuello es bastante forzado y suele sobrecargar los músculos cervicales, así como la columna. Te aconsejamos realizar otras variantes del press militar, las cuales no sean delante de la nuca.

Incluso, según un estudio publicado en la revista Journal of Strength and Conditioning Research, el press militar influye de forma positiva según el rango de movimiento de los músculos localizados en los hombros.

4. Estiramiento lumbar

El estiramiento lumbar es bastante común, sobre todo en rutinas de flexibilidad o como fase final al culminar los ejercicios. A pesar de ello, es posible considerarlo como uno de los peores ejercicios si tienes problemas lumbares o dolores consistentes.

Al percibir dolor en esta zona, probablemente lo primero que haces es estirar con el torso hacia adelante. Esa posición puede provocar sobrecargas musculares y hernias discales. Ten cuidado con lo que realizas, la solución puede resultar peor que el problema.

Si deseas aliviar la presión de los músculos lumbares, te recomendamos recostarte de espaldas sobre una fitball. Mantén la posición durante algunos segundos y controla la respiración, verás que notas el cambio.

Ten cuidado con los peores ejercicios y sus consecuencias

Continuar con la lista de los peores ejercicios para incluir en una rutina podría llevar mucho más espacio. Prácticamente todos los movimientos tienen sus observaciones o contraindicaciones.

Por dicha razón, te aconsejamos en primer lugar hacerte un chequeo médico. Es importante conocer las condiciones de salud del organismo y, con base en ellas, diseñar una rutina.

En segundo lugar, antes de incluir un ejercicio a tu rutina semanal, consulta con un profesional. Pregunta qué contraindicaciones tiene ese movimiento y qué recomendaciones debes seguir durante su ejecución. Así, reducirás el riesgo de lesionarte y conseguirás mejores resultados.

Te podría interesar...
3 consejos para aprender de los errores
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
3 consejos para aprender de los errores

Tener la capacidad de aprender de los errores es una fuente muy valiosa de experiencia y conocimiento para mejorar en lo que se hace.