¿En qué consiste el entrenamiento de fuerza?

03 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Entrenar la fuerza puede proporcionarte una serie de beneficios muy grandes, no solo para tu apariencia física, sino para el organismo en general. ¿Sabes cuáles son?

Cada capacidad física requiere de un estímulo permanente para ser mejorada o para conservar sus características. Por ello, debes incluir el entrenamiento de fuerza en tu rutina, ya que se trata de una de las capacidades básicas más importantes para el ser humano.

Se hace énfasis en el entrenamiento de fuerza gracias a todos los beneficios que aporta dicha capacidad. Sin embargo, esto no quiere decir que las demás capacidades físicas no deban estimularse, sino todo lo contrario.

El objetivo es que te entrenes de manera apropiada, conozcas tus habilidades y traces objetivos claros con respecto al entrenamiento. Con base en ello, podrás diseñar una buena rutina en la que incluyas diversos ejercicios.

¿Por qué el entrenamiento de fuerza?

No se trata únicamente de convertirse en una persona fuerte, de músculos hipertrofiados y superdesarrollados. El entrenamiento de fuerza va mucho más allá de lo que puedes apreciar a nivel estético, y para comprenderlo se hace necesario que rompas barreras mentales o conceptos errados sobre el tema.

Tal y como se menciona anteriormente, todas las capacidades físicas deben ser estimuladas correctamente. No obstante, la fuerza es quizás una de las más importantes.

Más allá de la apariencia de la persona, el entrenamiento de fuerza debidamente planificado y ejecutado brinda diferentes beneficios al organismo. Esa es la principal razón para llevarlo a cabo.

Beneficios del entrenamiento de fuerza

Hombre realizando entrenamiento de fuerza en el gimnasio.

Antes de comenzar a entrenar, ten en cuenta que lo harás por salud, por mantenerte en forma y para beneficiar a tu organismo, como explica una publicación de Mayo Clinic. No pienses en el componente estético porque ese, con un buen entrenamiento, llegará tarde o temprano.

  • Mejora la postura: los músculos implicados en el entrenamiento de fuerza se tonifican y favorecen una posición más erguida del cuerpo.
  • Disminuye la probabilidad de lesión: al fortalecerse, los músculos se encargan de proteger los huesos, articulaciones y demás estructuras motoras. Esto disminuye la probabilidad de lesiones en el organismo.
  • Aumenta el gasto calórico: el organismo cuenta con un gasto calórico basal, el cual consiste en la energía mínima que requiere el cuerpo para funcionar. Al aumentar la masa muscular, también se aumenta este gasto, ya que se necesita de mayor cantidad de energía para su funcionamiento, incluso en reposo.

En qué consiste el entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fuerza consiste básicamente en vencer una resistencia mayor a la del músculo. Dicha resistencia puede conseguirse por medio de diversos elementos, como bandas elásticas, máquinas, barras, mancuernas u otros similares.

También puedes emplear el peso del cuerpo como un elemento para generar resistencia. Esto se consigue por medio de movimientos relativos al empuje, y de allí surgen ejercicios como las flexiones de brazo, sentadillas, zancadas y otras variantes parecidas.

Para establecer un entrenamiento de fuerza adecuado, necesitas tener en cuenta diferentes aspectos importantes. Algunos de ellos son la capacidad física personal, los objetivos planteados y el tiempo que puedes destinar para entrenar.

La capacidad física del organismo

Antes de iniciar cualquier tipo de entrenamiento, se hace necesario que evalúes cuál es tu condición física. Para hacerlo, te aconsejamos buscar asesoramiento profesional para que el experto realice un diagnóstico completo y oportuno.

Los resultados que ofrezca este diagnóstico serán un punto sumamente importante para el diseño de la rutina. No lo pases por alto.

Los objetivos deseados

Aparte de la capacidad que tengas con respecto a la fuerza, para diseñar una buena rutina también necesitas tener en cuenta qué objetivos deseas trazarte. Claro está, la idea es que sean objetivos apegados a la realidad y que cuenten con una secuencia paulatina para llevarlos a cabo.

El asesoramiento es fundamental para prevenir lesiones en la sala fitness.

Tiempo de entrenamiento

Lo ideal es estimular de buena manera todos los músculos del organismo, y para ello necesitas tiempo. No servirá entrenar una vez a la semana, pero tampoco conseguirás mucho haciéndolo todos los días.

La poca estimulación no permitirá el desarrollo muscular, en tanto que la estimulación excesiva puede ocasionar sobreentrenamiento o favorecer las lesiones. Se aconseja encontrar un equilibrio respecto al tiempo de entrenamiento.

Otros factores para tener en cuenta

Hacer énfasis en el asesoramiento profesional es relevante porque se trata del desarrollo de una capacidad física básica; los métodos de entrenamiento que conocen y utilizan los expertos pueden ser un punto de partida apropiado. Evitar lesiones y favorecer al organismo es lo primordial en este sentido.

Para ello, también debes tener en cuenta otros factores como la alimentación, edad, sexo y componente genético. Todos ellos inciden en el desarrollo de las fibras musculares y no deben pasarse por alto a la hora de diseñar y ejecutar una rutina de entrenamiento de fuerza.

  • Salustiano Campuzano López. 2014. Métodos para el entrenamiento de la fuerza y la resistencia en el ámbito deportivo. EF Deportes. https://www.efdeportes.com/efd191/entrenamiento-en-el-ambito-deportivo.htm
  • Strength training: Get stronger, leaner, healthier. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/fitness/in-depth/strength-training/art-20046670