¿La anemia y el insomnio están relacionados?

La anemia y el insomnio son dos problemas de salud frecuentes entre la gente. Descubre cuál es la relación entre ambos.
¿La anemia y el insomnio están relacionados?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 07 enero, 2022

La falta de sueño es un problema muy común en la sociedad actual. Hay muchas razones que pueden llevar a que una persona duerma menos de lo que se necesita fisiológicamente para recuperarse de las actividades cotidianas. Y es sorprendente cómo la anemia y el insomnio están relacionados.

Sufrir insomnio puede llegar a ser verdaderamente incómodo para la persona que lo padece. La calidad de vida se ve muy deteriorada cuando no se puede dormir bien. Al día siguiente lo normal es que uno se sienta somnoliento, con pocos reflejos, irritable y malhumorado.

Hoy en día existen muchos tratamientos para solucionar el insomnio, pero el primer paso siempre es identificar correctamente la causa que lo está originando. Por esa razón, a continuación revelamos cómo la anemia y el insomnio están relacionados entre sí.

Qué es la anemia

La anemia es una afección en la cual la persona no tiene suficientes glóbulos rojos sanos para transportar el oxígeno de la sangre al resto de tejidos. Es una condición reversible y bastante común entre la gente.

Los distintos tipos de anemias demandan un tratamiento específico según cada caso.

De hecho no hay una única causa de anemia, sino que el término hace referencia a un conjunto de síndromes que pueden desembocar en ella. Entre las anemias más conocidas destacan:

  • Anemia por falta de hierro: este tipo es el más común y se debe a la falta de hierro en el cuerpo. El hierro es un elemento esencial para producir hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en la sangre. Por lo que si el cuerpo no tiene hierro, no se puede producir dicha proteína transportadora.
  • Anemia por falta de vitamina B12: la cianocobalamina, o vitamina B12, es un nutriente muy importante para producir los glóbulos rojos. La falta de la vitamina en la dieta, o la incapacidad para absorberla, acaba derivando en un déficit que se conoce como anemia perniciosa.
  • Anemia debido a un proceso inflamatorio: algunas enfermedades como el VIH, la artritis, la enfermedad de Crohn, o ciertos procesos inflamatorios también pueden afectar el nivel de los glóbulos rojos.

 

La relación entre anemia y el insomnio

Ahora que poseemos una base sólida sobre la cual comprender a la anemia, el siguiente objetivo es determinar si esta afección y el insomnio están relacionados.

Los estudios al respecto han sugerido que el insomnio y la anemia pueden tener una base genética común. Aún así, los genes no son suficientes para explicar dicha relación. Si así fuera todas las personas con anemia tendrían insomnio y viceversa. Por tanto, solo se puede hablar de una correlación entre ambas variables, pero no de causalidad. En efecto, una correlación que no implica causalidad.

En un estudio realizado por la Universidad del Estado de Pensilvania, las personas que tenían anemia presentaban una probabilidad mayor de ser insomnes. Sin embargo, hay que ser cautos a la hora de interpretar esta relación. Como se ha mencionado en el párrafo anterior, el riesgo no implica que ambos fenómenos necesariamente se tengan que dar juntos, pero sí que constituye una vulnerabilidad.

Hombre que padece insomnio

Pon fin a la anemia para combatir el insomnio

Aunque pueda parecer que la anemia y el insomnio son dos afecciones que no tienen nada que ver, lo cierto es que quien sufre una también suele padecer a la otra.

Lo anterior se puede ver como una desgracia o como una oportunidad, según la interpretación que haga la persona. Es cierto que la calidad de vida empeora cuando están presentes, pero también es posible aprovechar su presencia para tratar de raíz ambas afecciones.

Una vez diagnosticada la causa de la anemia el siguiente paso es ponerle fin mediante el tratamiento médico adecuado a cada paciente. Si el tratamiento se sigue rigurosamente y se adopta una perspectiva optimista con toda probabilidad la anemia desaparecerá. Con suerte el insomnio lo hará también, siempre y cuando estén relacionados y no sean problemas independientes.

Sea como fuese, este hallazgo abre la puerta a nuevas formas de tratar la falta de sueño. Sin dudas se trata de un descubrimiento muy importante teniendo en cuenta la gran cantidad de personas afectadas por ambas patologías.



  • Neumann, S. N., Li, J. J., Yuan, X. D., Chen, S. H., Ma, C. R., Murray-Kolb, L. E., ... y Gao, X. (2021). Anemia and insomnia: a cross-sectional study and meta-analysis. Chinese medical journal, 134(6), 675.