¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Te vamos a contar qué son los anticuerpos monoclonales y cuáles son sus principales contextos de aplicación y efectos secundarios reconocidos.
¿Qué son los anticuerpos monoclonales?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 28 diciembre, 2021

Los anticuerpos monoclonales son un conjunto de proteínas creadas artificialmente que actúan como anticuerpos dentro del organismo humano, modulando la acción del sistema inmune. Se utilizan normalmente para combatir enfermedades de difícil tratamiento, como es el caso de algunas patologías de carácter autoinmune. Incluso tienen aplicación en el contexto de la terapia antineoplásica.

Antes de comenzar hemos de destacar que estamos ante un tipo de terapia muy innovadora, reciente y con un contexto de utilización determinado. Existen varios tipos de anticuerpos monoclonales, como veremos a continuación, y su uso no está exento de riesgos o de efectos secundarios. Ahora bien, suponen un mecanismo prometedor para resolver ciertos problemas de salud en un futuro.

¿Cómo funcionan los anticuerpos monoclonales?

En la actualidad los anticuerpos monoclonales se utilizan para tratar patologías muy diversas. Primero hay que producir estos elementos. Para ello se detecta el antígeno adecuado al que hay que atacar. Esto conlleva una cierta dificultad, pues en patologías como el cáncer, encontrar los antígenos claves para conseguir destruir a las células cancerosas no es una tarea sencilla. Por este motivo, dicha terapia no es eficiente todavía contra todo tipo de tumores.

Dentro de los anticuerpos monoclonales podemos distinguir los siguientes tipos, dependiendo de su composición:

  • Murino: se forman a través de proteínas de ratón.
  • Quimérico: aquí se combinan proteínas de ratón y humanas.
  • Humanizado: son parecidos al caso anterior, aunque con proporciones diferentes.
  • Humano: se elaboran exclusivamente a partir de proteínas humanas.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Pharmacology Research & Perspectives, en la actualidad existen más de 80 anticuerpos monoclonales aprobados por la FDA lo que supone el 20 % de las drogas aprobadas para tratar patologías. Poco a poco se incrementa la producción de esta clase de tratamientos, puesto que los resultados para muchos problemas de salud son positivos.

Efectos secundarios

La intoxicación por alimentos genera problemas a corto y largo plazo.

Como casi cualquier tratamiento farmacológico, los anticuerpos monoclonales no están exentos de efectos secundarios. Normalmente se administran por vía intravenosa y podrían llegar a causar un proceso parecido a una reacción alérgica. De entre todos los problemas asociados a su uso se encuentran:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Debilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Presión arterial baja.
  • Erupciones cutáneas.

Si se comparan con los fármacos de quimioterapia, los anticuerpos monoclonales causan efectos secundarios menos graves, aunque esto no quita que algunas personas no los toleren. En ciertas situaciones podrían llegar a experimentarse coágulos de sangre y daño renal, según una investigación publicada en Modern Pathology.

Anticuerpos monoclonales y patologías víricas

Los anticuerpos monoclonales no solo se utilizan en el tratamiento de patologías complejas, sino que pueden resultar eficaces también para facilitar el manejo de enfermedades infecciosas causadas por virus. Por ejemplo, en la actualidad se estudia su uso para la prevención y el tratamiento del COVID-19, por medio de una inyección. De todos modos, muchos de estos compuestos están todavía siendo investigados también para conocer con precisión los posibles riesgos.

Ahora bien, de cara a prevenir este tipo de problemas de tipo respiratorio, una de las mejores ideas consiste en optimizar los hábitos de vida. Existen mecanismos como la administración de dosis elevadas de vitamina C que resultan poco peligrosas y costosas desde el punto de vista económico, logrando grandes resultados. En medicina siempre se debe utilizar el tipo de tratamiento que cuente con una relación beneficio-riesgo más favorable.

Anticuerpos monoclonales, una terapia innovadora de laboratorio

Los anticuerpos monoclonales son posibles gracias al desarrollo y a la evolución de la medicina y la farmacia. Son compuestos generados en un laboratorio que consiguen atacar a puntos muy concretos de la fisiología humana, generando así protección frente a ciertas patologías o la remisión de las mismas. Cada vez se estudian más sus contextos de aplicación y se desarrollan fármacos más modernos, administrándose la mayor parte de ellos por vía intravenosa.

En el futuro, la genética podría aportar mucho al campo de la nutrición.

 

Para terminar, hay que hacer especial hincapié en la necesidad de promocionar buenos hábitos de vida para mejorar el estado de salud. Las personas activas desde el punto de vista físico que cuidan la alimentación suelen tender a enfermar menos, consiguiendo también un mejor manejo de las patologías.

Asimismo, los síntomas sufridos suelen ser menores en cuanto a intensidad y duración logrando así una menor necesidad de medicación. Vale destacar que incluso los fármacos más estudiados y seguros cuentan con efectos secundarios para el organismo.

Te podría interesar...
Alimentación necesaria para recuperar las lesiones de tendón
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Alimentación necesaria para recuperar las lesiones de tendón

Descubre la alimentación que mejora la recuperación de los tendones disminuyendo el riesgo de recaída y acelerando la reparación tisular.



  • Castelli MS, McGonigle P, Hornby PJ. The pharmacology and therapeutic applications of monoclonal antibodies. Pharmacol Res Perspect. 2019;7(6):e00535. doi:10.1002/prp2.535.
  • Person F, Rinschen MM, Brix SR, et al. Bevacizumab-associated glomerular microangiopathy. Mod Pathol. 2019;32(5):684-700. doi:10.1038/s41379-018-0186-4.