Beneficios de correr para bajar el colesterol

La dieta y el ejercicio son dos pilares básicos a la hora de bajar el colesterol. En este sentido, correr te puede ayudar. Te enseñamos cómo y por qué.
Beneficios de correr para bajar el colesterol
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 08 agosto, 2020.

Última actualización: 08 agosto, 2020

Mucha gente se preocupa por su perfil lipídico. En el pasado, se vinculaba un exceso de lipoproteínas HDL y LDL con un incremento del riesgo cardiovascular. Actualmente, la asociación no está tan clara. No obstante, correr presenta una serie de beneficios para bajar el colesterol, lo que podría repercutir positivamente en el funcionamiento del sistema circulatorio.

Las investigaciones más recientes afirman que lo que genera un riesgo en sí es la oxidación del colesterol, no su presencia en las arterias o venas. De todos modos, reducir ligeramente los niveles de LDL podría ser una estrategia eficaz a la hora de disminuir la tasa de oxidación del mismo.

¿Es una opción correr para bajar el colesterol?

El ejercicio presenta muchos beneficios para la salud. Uno de ellos es su capacidad de bajar el colesterol, tal y como afirma una publicación realizada en Metabolism. Incluso se sugiere que la combinación de ayuno intermitente y carrera resulta más eficaz para modular el perfil lipídico que una restricción calórica severa.

A la hora de bajar el colesterol, puede que lo más eficiente sea el entrenamiento de fuerza. No obstante, la carrera y el entreno de resistencia también consiguen mejoras significativas sobre las lipoproteínas del organismo.

A pesar de todo, la literatura científica arroja resultados ligeramente contradictorios con relación a este asunto. Se vincula la actividad aeróbica con una reducción del riesgo cardiovascular, pero no todas las investigaciones consiguen encontrar una modificación de los niveles de colesterol.

Si corres para bajar el colesterol, haz cambios de ritmo

Está demostrado que, para mejorar la salud, lo más adecuado es realizar ejercicio de fuerza. Por este motivo, incluir cambios de ritmo durante la carrera puede aportarle un valor añadido. De este modo, se pondrán en marcha las vías del metabolismo anaeróbico, responsables de un incremento en el gasto calórico.

Las playas para salir a correr son una motivación para las vacaciones.

Proponer una serie de cambios de ritmo o de cuestas durante la carrera incrementará significativamente la producción de hormonas como la GH y la testosterona. Estas sustancias presentan un efecto directo sobre los niveles de colesterol. Precisamente, incrementan la lipoproteína HDL, que se considera beneficiosa, y reducen la LDL.

De hecho, una reciente investigación publicada en la revista Journal of Exercise Rehabilitation demostró que el ejercicio interválico de alta intensidad es capaz de mejorar el perfil lipídico en sujetos con sobrepeso.

Complementa la carrera con dieta

Para maximizar los efectos de correr a la hora de bajar el colesterol, resulta imprescindible establecer una pauta dietética complementaria adecuada. En este sentido, es fundamental la restricción de los ultraprocesados, con contenido alto de grasas trans.

Al mismo tiempo, se debe reducir la ingesta de azúcar y de otras sustancias tóxicas como el alcohol. Estos nutrientes, además de incrementar el colesterol LDL y total, son capaces de promocionar la inflamación y oxidación, lo que afecta de manera negativa a la salud cardiovascular.

Como mencionamos anteriormente, la práctica de ayunos intermitentes también se torna eficaz a la hora de bajar el colesterol del organismo. Además, esto contribuye en neutralizar la oxidación sistémica, que es la principal responsable de originar las enfermedades complejas hasta ahora conocidas.

Por otra parte, cabe destacar que incrementar el consumo de frutas y verduras, así como de lípidos de la serie omega 3, resultará beneficioso para reducir los niveles de lipoproteínas. Los alimentos que contienen este nutriente son sobre todo los pescados azules, aceites vegetales en crudo y frutos secos.

El pescado blanco es un alimento incluido en la dieta murciana.

Corre para gozar de una mejor salud

Como has podido comprobar, el ejercicio es una herramienta eficaz e indispensable para mejorar la salud cardiovascular. Corriendo se consigue reducir los niveles de colesterol, aunque lo adecuado sería implementar cambios de ritmo durante la carrera para poner en marcha el metabolismo anaeróbico y la producción de hormonas.

Asimismo, recuerda que la dieta es un factor clave para la modulación del perfil lipídico. Es importante restringir el consumo de ultraprocesados y de azúcares simples, así como de alcohol. Todas estas sustancias aumentan los niveles de inflamación y de oxidación y ponen en riesgo la salud a medio plazo.

De todos modos, no olvides que el colesterol viene determinado genéticamente, en gran medida. A pesar de que mediante la dieta y el deporte puedas ejercer cierta influencia sobre sus niveles, esta es limitada. Si te preocupa esta cuestión, consulta a un especialista para que te pueda aportar más información al respecto.

Te podría interesar...
La dietoterapia: ¿para qué sirve?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La dietoterapia: ¿para qué sirve?

La dietoterapia puede ofrecer muchas ventajas a las personas. Entre ellas se encuentran la prevención y el tratamiento de enfermedades.



  • Cho AR., Moon JY., Kim S., An KY., et al., Effects of alternate day fasting and exercise on cholesterol metabolism in overweight or obese adults: a pilot randomized controlled trial. Metabolims, 2019. 93: 52-60.
  • Salehi Z., Salehi K., Moeini M., Kargafard M., Sadeghi M., The effect of resistance exercise on lipid profile of coronary artery disease patients: a randomized clinical trial. Iran J Nurs Midwifery Res, 2017. 22 (2): 112-116.
  • Khammassi M., Ouerghi N., Hadj Taleb S., Feki M., et al., Impact of a 12 week high intensity interval training without caloric restriction on body composition and lipid profile in sedentary healthy overweight/obese youth. J Exerc Rehabil, 2018. 14 (1): 118-125.