Beneficios de hacer deporte durante la menopausia

20 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
La menopausia es una etapa de grandes cambios inevitable para cualquier mujer. Sin embargo, el deporte es el mejor aliado para combatir los síntomas y procurar el bienestar.

Hacer deporte durante la menopausia es una cuestión fundamental para todas las mujeres que estén pasando por esa etapa vital. Llevar un estilo de vida activo en esas edades es la mejor medicina para mantener la salud.

La menopausia es un periodo en el ciclo reproductivo de la mujer en el que las hormonas sexuales caen, y como consecuencia, los ovarios dejan de madurar óvulos. La principal manifestación es la ausencia de menstruación, pero también se experimentan multitud de síntomas tanto físicos como emocionales.

Beneficios del deporte durante la menopausia

Al atravesar la menopausia, es normal sentir síntomas desagradables como sofocos, sudores, o aumento de peso. No obstante, un estilo de vida activo puede contribuir a disminuirlos, y no solo es que reduce esos síntomas, sino que también favorece respuestas de afrontamiento positivas. Por esa razón, a continuación profundizaremos en los beneficios de hacer deporte durante la menopausia.

Ayuda a dormir mejor

Los cambios corporales producidos durante la menopausia afectan negativamente a la cantidad y calidad del sueño. Entre esos cambios corporales que dificultan conciliar el sueño se encuentran los sudores nocturnos o los sofocos. Además, los sentimientos negativos, como el estrés o la tristeza, también dificultan el descanso.

El deporte puede ayudar a mejorar la calidad de sueño. En primer lugar, porque después de entrenar el cuerpo segrega endorfinas, una hormona que induce estados de tranquilidad y felicidad. Por otro lado, el agotamiento físico y el desgaste que produce la actividad física preparan al cuerpo para dormir mejor.

Es una oportunidad para conocer mujeres en la misma situación

Mujeres mayores realizando deporte durante la menopausia.

Para algunas mujeres, la menopausia es una etapa complicada. Los evidentes cambios corporales junto con la pérdida de la capacidad reproductiva pueden suponer un verdadero mazazo anímico. Por tanto, es normal que muchas mujeres experimenten emociones negativas y estados depresivos.

En este sentido, el deporte puede suponer una fuente de bienestar físico, mental y social. Se trata de una maravillosa oportunidad para conocer y compartir experiencias con otras mujeres que se encuentran en la misma situación.

Formando parte de un equipo deportivo, o simplemente acudiendo a actividades grupales, se puede tener contacto con mujeres y acabar formando una red de apoyo social. Como explica una publicación de la revista Perifèria Revista d investigació i formació en Antropologia, las redes de apoyo social son muy importantes para el bienestar social, pues proporcionan recursos materiales y psicológicos para afrontar eventos negativos.

Mejora la coordinación y los reflejos

La disminución de estrógenos durante la menopausia provoca una descalcificación acelerada de los huesos. Esto no solo aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, sino que potencia también el riesgo de caídas y fracturas óseas.

El estrés al que se somete el cuerpo durante una sesión de entrenamiento aumenta la densidad ósea. Esto quiere decir que hacer deporte durante la menopausia ralentiza la descalcificación, lo que ayuda a mantener los huesos sanos y fuertes.

En relación con lo anterior, es especialmente beneficioso el trabajo de propiocepción y equilibrio. Al introducir un componente de inestabilidad en el entrenamiento, se produce una mejora en la coordinación y los reflejos. Esto resulta muy efectivo para prevenir caídas y lesiones traumáticas.

Genera mejoras físicas y mentales

Son bien conocidos los efectos positivos que tiene el deporte en el bienestar físico y psicológico de las personas. En el caso de las mujeres, durante la menopausia el deporte aporta unos beneficios añadidos a los que merece la pena prestar atención.

Mujer mayor en una sesión de hidroterapia.

En la menopausia se producen cambios en el metabolismo que provocan una mayor acumulación de grasa en la zona abdominal, como explica un artículo publicado por Mayo Clinic. Esto puede desanimar y molestar a muchas mujeres. Sin embargo, es un problema que tiene fácil solución: basta con realizar al menos 30 minutos de actividad física vigorosa al día.

Como si esto fuera poco, tener una rutina diaria de ejercicio físico también ayuda a despejar la mente de preocupaciones y pensamientos negativos.

Deporte durante la menopausia, la mejor elección

La menopausia y los síntomas que la acompañan son inevitables para la mayoría de las mujeres. No obstante, llevar un estilo de vida activo ayudará a sobrellevar el malestar, e incluso aumentará la salud y calidad de vida.

Por último, hay que hacer hincapié en que antes de empezar a entrenar es preciso consultar con un profesional qué ejercicio se adapta mejor a cada persona. En definitiva, el mejor ejercicio físico es aquel que se practica con seguridad y de forma supervisada.

  • Fernández Peña, R. (2005). Redes sociales, apoyo social y salud. Perifèria: revista de recerca i formació en antropologia, (3).