4 beneficios para la mente de hacer ejercicio en la playa

La playa es un ambiente que proporciona un enorme placer a la mente. Pero no solo eso, también produce beneficios añadidos a la práctica de ejercicio físico.
4 beneficios para la mente de hacer ejercicio en la playa
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 02 abril, 2021.

Última actualización: 02 abril, 2021

Hacer ejercicio en la playa es una modalidad muy extendida, cuyos beneficios muchas veces pasan desapercibidos. Quizás por esa razón, cada vez son más las personas que se animan a correr, nadar o estirar en este ambiente.

La playa es un sitio que aporta mucha tranquilidad y ayuda a conectar con la parte interna de uno mismo. Esto se debe a que es un lugar en el que la estimulación es suave y hay pocas interferencias. Tan solo con pensar en el sonido de las olas o la textura de la arena se tiene una idea de lo agradable que es estar en la playa.

4 ventajas de hacer ejercicio en la playa

Si se combinan ejercicio y playa, uno puede tener mayores beneficios que si realiza ejercicio en otro contexto. La actividad física es beneficiosa en cualquier lugar que se realice.

Sin embargo, si al juntar ambos elementos las ventajas son mayores ¿por qué no darle una oportunidad y probar a hacer ejercicio en la playa? A continuación, enumeramos los principales beneficios.

1. Proporciona condiciones que pondrán a prueba tus capacidades

Es cierto que la playa es un lugar relajante y que mantiene el estrés a raya. No obstante, presenta unas condiciones especiales que, a la hora de hacer ejercicio, suponen todo un reto para el cuerpo.

Una de ellas, y la más obvia, es que el terreno es inestable. Mantener el equilibrio en la arena no es igual que hacerlo en una superficie dura. Esto supondrá un esfuerzo añadido no solo para las articulaciones, sino también para la mente, ya que la concentración juega un papel muy importante.

Por otro lado, trabajar de esta manera la estabilidad también aporta beneficios al sistema propioceptivo. Este se encarga principalmente de regular el equilibrio y se ha demostrado que tiene mucho que aportar en la prevención de lesiones.

Hacer yoga en la playa es sumamente beneficioso para la mente.

2. Permite establecer límites y desconectar

Uno de los mayores beneficios de hacer ejercicio en la playa es que en ese lugar es difícil recibir interferencias relacionadas con el trabajo. No hay electricidad para usar el ordenador, e incluso en muchas playas no hay cobertura.

Por el contrario, cuando se realiza ejercicio en casa, se corre el riesgo de verse distraído por llamadas o mensajes. En este sentido, establecer límites y no interrumpir la sesión de entrenamiento es muy importante para poder alcanzar los objetivos.

La mente necesita también tener sus momentos de desconexión, y esto solo se consigue cuando se dejan a un lado las responsabilidades diarias y se establece un compromiso con la rutina de ejercicios.

3. Abre muchas posibilidades en cuanto a ejercicios

La monotonía o la falta de alternativas es un peligroso enemigo que amenaza la motivación por el ejercicio. Si siempre se realizan los mismos ejercicios, no solo el ritmo de progreso se estanca, sino que también disminuye la automotivación.

Una solución para evitar que esto ocurra es tener varias alternativas de ejercicios. Así se pueden establecer diferentes rutinas manteniendo siempre la variedad.

La playa proporciona múltiples opciones: entrenar cardio corriendo por la orilla, practicar yoga o pilates en la arena, nadar en el agua, e incluso algunas playas cuentan con barras para realizar entrenamiento funcional.

4. Brinda una placentera sensación de relajación

Como se ha repetido a lo largo del artículo, lo más característico de la playa es que es un entorno capaz de suscitar un estado de tranquilidad y relajación. Durante la sesión de ejercicio, es difícil sentir tal estado, ya que la atención se dirige a otros aspectos, pero cuando se acaba, la sensación global es de satisfacción y alivio.

Hombre haciendo flexiones de arquero para fortalecer el pecho con ejercicios de calistenia.

Además, estos agradables sentimientos son un potente refuerzo que aumenta la probabilidad de que se repita la conducta de hacer ejercicio en la playa.

Hacer ejercicio en la playa: una elección para el bienestar

A la hora de hablar de ejercitarse en la playa todo son ventajas: mejor rendimiento, mayor bienestar y más posibilidades de variación. Además, esto permite estar en contacto con un ambiente natural lejos del agobio y del exceso de estímulos que hay en las ciudades.

Por todas estas razones, si tienes la suerte de vivir en un lugar que tenga playa, el mejor consejo que podemos darte es que metas en la bolsa de deporte la toalla y el bañador. ¡Ánimo y a entrenar!

Te podría interesar...
¿Cuáles son los beneficios de hacer yoga en la playa?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los beneficios de hacer yoga en la playa?

Los beneficios de hacer yoga en la playa son mucho mayores en comparación con realizarlo en el ambiente habitual. ¿Los conoces?



  • Leiva, J. J. A. (2014). Propuesta de incorporación de tareas preventivas basadas en métodos propioceptivos en fútbol. Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación, (26), 163-167.