¿Puede cambiar la calidad de vida haciendo deporte?

16 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Tener una rutina sistemática de actividad física puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida. Esto se debe a los innumerables beneficios del ejercicio físico sobre la salud física, emocional y social.

El hecho de que el deporte es capaz de mejorar la calidad de vida se deriva de todos los beneficios que tiene su práctica regular. La gente que lleva un estilo de vida activo afirma sentirse mejor, tener menos enfermedades y una vida más plena y satisfactoria.

En términos generales, el deporte es capaz de mejorar la calidad de vida debido a los cambios positivos que produce sobre la salud física, mental y social. Esa es una de las grandes bondades del ejercicio físico: su capacidad para influir de manera global en la persona.

Por otro lado, todos los esfuerzos destinados a mejorar la calidad de vida repercutirán positivamente en tener una vida más larga y feliz. A continuación, profundizaremos en cómo el deporte puede mejorar la calidad de vida.

Cambios positivos en la calidad de vida debidos al deporte

Practicar deporte de forma regular es uno de los hábitos más saludables que se pueden tener. No hace falta practicarlo durante varias horas o a una intensidad muy elevada para experimentar sus beneficios; con dedicar 30 minutos al día será suficiente.

De acuerdo con una investigación publicada por la Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporteaquellas personas que practican ejercicio físico de forma regular informaban de una mayor calidad de vida en comparación con las personas sedentarias.

En primer lugar, el deporte genera cambios en los sistemas cardiovascular y pulmonar que mejoran la salud y previenen enfermedades. Cada vez que se lo somete a un esfuerzo, el corazón se adapta y se vuelve más fuerte y eficiente. Además, es una manera muy efectiva de reducir la presión arterial y la posibilidad de coágulos.

Las personas con esclerosis múltiple pueden realizar deporte.

En el plano psicológico, practicar deporte puede ayudar a sentirse bien con uno mismo y tener más emociones positivas. Las endorfinas que el cerebro libera después de entrenar producen una sensación de bienestar y felicidad.

Asimismo, practicar una modalidad deportiva grupal aporta beneficios añadidos a los ya mencionados. Y es que estar en contacto con otras personas, compartir momentos y apoyarse en ellas son conductas muy saludables para el bienestar social.

Consejos para que el deporte mejore la calidad de vida

Para poder experimentar los beneficios del deporte sobre la calidad de vida, es necesario primero tener en cuenta unas pautas. A continuación, explicamos algunas de ellas:

  • Elige un deporte que te guste: es importante que, a la hora de escoger un deporte, este resulte atractivo y motivante. Si no es así, las probabilidades de abandonarlo cuando aparezcan dificultades serán muy altas.
  • Escucha a tu cuerpo: presta atención a las señales que indiquen que algo no está funcionando correctamente, como el dolor o la inflamación. Si aparece una de estas señales, habrá que parar y consultar a un profesional de la salud.
  • Mantente hidratado: beber suficiente cantidad de agua es fundamental para el correcto funcionamiento de todos los órganos.
  • Procura dormir bien: el descanso es un pilar esencial para mantener una buena calidad de vida. No solo para descansar los músculos después de ejercitarlos, sino que también es importante para restaurar la mente y poder rendir en las tareas profesionales y académicas.
  • Complementa todo lo anterior con una buena alimentación: dentro de los hábitos saludables, no se puede olvidar el papel que juega una dieta sana y equilibrada.
Equipo de fútbol femenino realizando un calentamiento.

Practicar deporte es sinónimo de encontrarse bien

Vivir bien es un proceso de toma de decisiones que afectan a uno mismo. Estas decisiones incluyen evitar el sedentarismo, alimentarse bien y descansar lo suficiente, entre otras. Además, es importante dedicar tiempo a cultivar relaciones significativas con los demás y a practicar las aficiones que se tengan.

Para finalizar, la clave para que el deporte mejore la calidad de vida no es forzarse a practicar cualquier tipo de ejercicio como si fuese una actividad mecánica. Por el contrario, lo aconsejable es escoger aquella modalidad que más se ajuste a las preferencias personales.

  • Jürgens, I. (2006). Práctica deportiva y percepción de calidad de vida. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte/International Journal of Medicine and Science of Physical Activity and Sport, 6(22), 62-74.