¿Cómo saber si tu entrenamiento está funcionando?

Generalmente el entrenamiento se lleva a cabo para conseguir una mejoría progresiva. Por ello, te mostramos cómo descubrir si está funcionando.
¿Cómo saber si tu entrenamiento está funcionando?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 11 septiembre, 2022

Saber si tu entrenamiento está funcionando es fundamental, no solo para determinar con mayor exactitud el estímulo, sino también para modificar la rutina en caso de ser necesaria.

Normalmente se lleva a cabo un entrenamiento en pro a un resultado específico como aumentar masa muscular o perder masa grasa. Sin embargo, este tipo de entrenamientos se llevan a cabo de manera empírica, sin una guía apropiada o con los consejos de cualquier persona.

En términos generales no está mal realizar actividad física. Pero, el entrenamiento en sí requiere una guía apropiada y bien planificada. Por lo anterior, te enseñaremos cómo determinar si está o no funcionando.

Tips para saber si el entrenamiento está funcionando

Existe una serie de factores que te permiten determinar si el entrenamiento realmente se encuentra haciendo efecto positivo sobre el organismo.

Dichos tips se determinan por medio de la práctica regular y normalmente influyen directamente en el desarrollo físico. ¿Quieres saber cuáles son?

Sensación de energía

La música es un elemento importante para la motivación física.
Comenzar el día siguiente con energía es un indicio de que el entrenamiento está funcionando.

Normalmente el organismo se percibe sin energía, al menos después de un día extenuante o una rutina que no da los resultados esperados.

A pesar de ello, percibir mejor energía al comenzar la rutina resulta como un aspecto para saber si el entrenamiento está funcionando.

Puede parecer un poco confuso, ya que el cuerpo realiza un esfuerzo físico y por consiguiente pierde energía. Sin embargo, al momento en que se mejora y hace efecto positivo, el ejercicio produce sensación de mejoría casi como un envión anímico.

En este caso, lo más apropiado se centra en solicitar una evaluación diagnóstica al entrenador y con base en los resultados solicitar una modificación de la rutina. Dicha modificación en pro a aumentar el estímulo.

Más hambre de lo habitual

Los alimentos son la principal vía para obtener energía, la cual es utilizada en las tareas del día a día incluyendo el entrenamiento.

Usualmente se percibe hambre después de realizar una tarea que demanda energía, como la rutina. No obstante, cuando el entrenamiento está funcionando el organismo percibe más hambre de lo habitual.

Básicamente es una señal que emite el cuerpo por medio de la cual indica que es necesaria más energía en pro a la recuperación muscular y de otro tipo de estructuras que participan del ejercicio.

Mayor destreza física

Uno de los principales objetivos del entrenamiento se basa en mejorar las capacidades físicas del organismo. Por lo tanto, si la destreza física aumenta lo más probable es que el entrenamiento está funcionando de acuerdo a lo planeado.

Usualmente este tipo de mejora se evidencia en capacidades como la fuerza física, la resistencia y la flexibilidad. Sin embargo, la mejoría depende del tipo de rutina que realizas.

Si tu entrenamiento se basa en el estímulo de la potencia, lo más probable es que las habilidades que mejoren con mayor notoriedad sean la fuerza y la velocidad.

De la misma manera ocurre con una rutina de estiramientos, lo más probable es que la flexibilidad y la resistencia muscular sean las capacidades que evidencien mayor mejoría.

Básicamente, es uno de los aspectos principales a la hora de notar los efectos positivos del entrenamiento.

Inflamación muscular

La inflamación muscular es un aspecto de cuidado debido a todo lo que puede significar. En primer lugar, sirve para saber si el entrenamiento está funcionando, pero también puede indicar la presencia de alguna lesión o problema fisiológico.

Normalmente la rutina de entrenamiento, especialmente la que se centra en fuerza e hipertrofia provoca una ligera inflamación acompañada de una leve dolencia en la zona del músculo trabajado.

Dicho signo se produce gracias a las rupturas de las fibras musculares, las cuales se reparan paulatinamente en pro al crecimiento del músculo; básicamente es el proceso de hipertrofia.

A pesar de ello, te aconsejamos tener cuidado y no perder de vista este aspecto; sobre todo si el dolor y la inflamación son muy persistentes.

Sensación de orgullo

Mujer orgullosa luego de una jornada de entrenamiento
La autoestima es otro de los factores subjetivos que pueden ser indicativos de que el entrenamiento está funcionando.

Los aspectos que te ayudan a saber que el entrenamiento está funcionando no se limitan únicamente a lo físico o lo fisiológico. El efecto psicológico también cuenta con una carga importante y la rutina de entrenamiento se encuentra ligada a este tipo de factores.

Por lo tanto, percibir sensación de orgullo y felicidad a la hora de realizar el entrenamiento puede indicarte que vas por buen camino.

No olvides que el ejercicio físico influye en las sensaciones, el aspecto psicológico y la autoestima.

Ten en cuenta los tips y analiza tu entrenamiento

Los factores o aspectos mencionados anteriormente pueden brindarte una idea de cómo está evolucionando el organismo respecto al estímulo del entrenamiento. Sin embargo, implementar evaluaciones diagnosticas objetivas de forma periódica se torna necesario.

En este caso, te aconsejamos recurrir a la asesoría de un entrenador profesional o a un médico si el caso lo requiere.

Te podría interesar...
Organiza tu entrenamiento para mejorar resultados
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Organiza tu entrenamiento para mejorar resultados

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la diferencia entre una rutina de fuerza e hipertrofia. Pero, ¿cómo podemos planificar una rutina? explicamo...