5 consejos para descansar bien después de hacer ejercicio

Dejar de hacer ejercicio de golpe no es recomendable. Lo más apropiado se basa en tomar en cuenta algunos consejos para descansar de manera adecuada. ¿Lo sabías?
5 consejos para descansar bien después de hacer ejercicio
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 22 julio, 2022

Aplicar algunos consejos para descansar bien después de hacer ejercicio es importante. No solo para lograr un descanso apropiado a nivel físico, sino para recuperarse a nivel psicológico.

Realizar ejercicio de forma regular, sea por medio de una rutina de entrenamiento o algún deporte, suele provocar altos niveles de fatiga. Razón por la cual, la siguiente sesión puede ser molesta o poco favorable para el organismo en general.

Por otra parte, el cansancio excesivo o acumulado puede provocar la aparición de síntomas asociados con la ansiedad y la intranquilidad. Sumado a lo anterior, la probabilidad de lesionarse o de entrenar con molestias físicas aumenta considerablemente.

En ese orden de ideas, te recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos para descansar bien después de hacer ejercicio.

Descansar bien después de hacer ejercicio: algunos consejos

Consejos para dormir mejor.
Dormir bien es vital para recuperarse de una sesión de entrenamiento agotadora.

Los signos y síntomas descritos anteriormente suelen ser estimulados por los altos niveles de cansancio, los cuales pueden ser tratados por medio de un descanso apropiado.

Dentro de las características más importantes del descanso apropiado se encuentran la recuperación física, la sensación de alivio y tranquilidad.

Además, la probabilidad de lesionarse después de hacer ejercicio disminuye de manera considerable.

Para ello, se hace necesario acatar algunos consejos en pro al descanso. Dichas recomendaciones deben ser puestas en prácticas después de una rutina de entrenamiento.

1. Dormir bien

Dormir bien hace referencia a descansar apropiadamente durante la noche. Justo durante este periodo de tiempo se llevan a cabo procesos físicos y fisiológicos enfocados en la reparación celular, de allí su gran importancia.

Sumado a lo anterior, el cuerpo se recarga de energía a lo largo de la noche, justo para encarar un nuevo día y una nueva sesión de entrenamiento.

Con el fin de dormir bien se recomienda implementar un periodo de sueño entre 7 y 8 horas, aproximadamente. Sin embargo, el tiempo de sueño depende de cada persona y su nivel de cansancio.

Por último y no menos importante, con el fin de descansar bien después de hacer ejercicio se hace necesario contar con un espacio apropiado para dormir bien. Una habitación limpia, con poca iluminación y una cama cómoda.

2. Realizar la fase final

Las rutinas de entrenamiento suelen contar con tres fases –inicial, central y final-. La fase final, también conocida como fase de retroalimentación o vuelta a la calma se enfoca en los ejercicios de estiramiento y relajación.

Procura no saltarte la fase final ya que, podrías provocar problemas en el organismo. Recuerda que parar de golpe aumenta la probabilidad de padecer alguna patología cardiaca, así como algún calambre.

En ese orden de ideas, para descansar bien después de hacer ejercicio lo más oportuno se centra en dedicar unos minutos a la fase final –estiramientos, movimientos de intensidad moderada, entre otros-.

3. Evitar el consumo de alcohol

No consumir bebidas alcohólicas es quizá uno de los aspectos más saludables, sobre todo después de hacer ejercicio. Por lo que este consejo parece una obviedad, aunque no está de más mencionarlo.

Procura evitar el consumo de alcohol para que el organismo descanse apropiadamente después de hacer ejercicio.

Este tipo de bebidas en la sangre retrasan la rehidratación normal del cuerpo. Por lo tanto, la sensación de cansancio aumenta en las mismas proporciones que las ganas de orinar.

4. Bañarse con agua fría

El baño con agua fría después de entrenar es recomendado. Normalmente se cuenta con muchos pensamientos sesgados sobre este tipo de prácticas, no obstante se aconseja llevarla a cabo.

El frío se encarga de reducir la hinchazón provocada por los ejercicios, además contribuye a la recuperación muscular después de estimular al organismo.

Sumado a lo anterior, bañarse con agua fría también contribuye en el tratamiento de dolores musculares y articulares. Por lo que no debes dejar pasar dichos beneficios si deseas descansar bien.

5. Evitar el sobreentrenamiento

El exceso de entrenamiento puede ser una de las causas del desgarro muscular.
El sobreentrenamiento es perjudicial para la salud.

El volumen de entrenamiento no se percibe únicamente durante la ejecución de la rutina. Por lo general, después de hacer ejercicio se sienten todas las cargas, debido a los procesos fisiológicos de recuperación muscular y energética.

Por lo anterior, si sometes el organismo a un volumen elevado fuera de tus capacidades físicas puedes ocasionar sobreentrenamiento. De esta manera la capacidad de descansar bien puede verse interrumpida.

Lo más apropiado para que el descanso después de hacer ejercicio sea propicio es que evites trabajar fuera de tus capacidades. Para ello se hace necesario realizar un diagnóstico previo a la rutina.

Consejos para descansar bien después del ejercicio

Todos los consejos expuestos anteriormente pueden ayudar en el descanso posterior al ejercicio. A pesar de ello, te aconsejamos recurrir a asesorías por parte de profesionales en el área de la salud y el entrenamiento.

Sumado a lo anterior, procura recurrir a una hidratación constante, así como la indumentaria apropiada para entrenar.

Recuerda que la comodidad es fundamental, tanto para la circulación sanguínea y la activación muscular, como para el desarrollo de cualquier rutina de entrenamiento.

Te podría interesar...
¿Es necesario tomar un día de descanso?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Es necesario tomar un día de descanso?

Tomar un día de descanso es un aspecto muy importante para mantener el rendimiento y garantizar la salud física y mental del deportista.