5 consejos para evitar el sedentarismo

El sedentarismo es un mal muy extendido en la sociedad. Se vincula con múltiples dolencias de salud física y mental, por lo que evitarlo es una tarea prioritaria.
5 consejos para evitar el sedentarismo
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 20 junio, 2021.

Última actualización: 20 junio, 2021

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad en los últimos años es evitar el sedentarismo. El motivo principal radica en que este mal hábito tiene consecuencias negativas para la salud.

Tal y como afirma la Organización Mundial de la Salud, el sedentarismo es un problema de salud pública a nivel mundial. Se estima que al menos un 60 % de la población mundial no realiza suficiente ejercicio físico.

Cómo evitar el sedentarismo y ser más saludable

Más allá de lo comentado con anterioridad, se cree que la falta de ejercicio también puede ser un factor importante a la hora de explicar el preocupante aumento en las tasas de obesidad infantil. Por ello, evitar el sedentarismo es una tarea prioritaria en todos los grupos de edad. A continuación, dejamos unos consejos para que sea más fácil lograrlo.

1. Elige una actividad que de verdad te motive

Empezar una rutina de entrenamiento o actividad física es relativamente fácil; lo difícil es mantenerla. Una de las causas por las que las personas no son constantes con la rutina de ejercicio es porque esta no se ajusta sus gustos o necesidades.

Existen muchas modalidades de ejercicio para elegir, por lo que es difícil no encontrar una que acabe motivando. Además, dentro de una misma actividad se puede variar la intensidad o incluir modificaciones en función del estado de salud de la persona. Esa es una de las grandes ventajas del ejercicio físico: su versatilidad lo hace apto para todo el mundo.

2. Realiza ejercicio con otras personas

A muchas personas les motiva más realizar ejercicio acompañados. Y esto no es casualidad, ya que entrenar acompañado es una maravillosa oportunidad para engancharse a una actividad y conocer personas con gustos similares.

Ejercitar en grupo es un buen incentivo para evitar el sedentarismo.

Esto es especialmente beneficioso en el caso de las personas mayores, cuyo principal problema es el aislamiento social. A este respecto, un estudio publicado en Instrumentos de Evaluación Psicológica ha demostrado que contar con una red sólida de apoyo social es un factor de protección frente a los efectos perniciosos que tiene el estrés. Además, implica una forma de protección frente a trastornos mentales como la ansiedad o la depresión.

3. Organiza tu tiempo libre para entrenar

Uno de los grandes obstáculos para cumplir con la rutina de entrenamiento es la falta de organización en cuanto al tiempo libre. Normalmente, las personas sedentarias ponen excusas para no ejercitarse del tipo «estoy muy ocupado a lo largo del día». Esto no deja de ser una excusa que no representa la realidad.

Todo el mundo dispone de al menos media hora al día para hacer ejercicio; lo único que hace falta es organizarse y priorizar tareas. Asimismo, hay muchas formas de estar activo sin necesidad de ir a un gimnasio, como por ejemplo ir caminando o en bicicleta hasta el trabajo, realizar ejercicio en casa o subir andando las escaleras en lugar de usar el ascensor.

4. Déjate asesorar por profesionales

Lo primero que debería hacer cualquier persona antes de empezar a entrenar es realizarse un chequeo médico para detectar posibles condiciones de salud que puedan suponer un riesgo. Aún siendo este el caso, en la mayoría de las complicaciones se puede adaptar la frecuencia, intensidad o modalidad del ejercicio; solo está contraindicado en los casos en los que la vida puede correr peligro como consecuencia del ejercicio.

Además, los profesionales de la salud pueden proporcionar pautas para aumentar la adhesión con la actividad física. Es normal sentirse perdido cuando no se tiene experiencia, y por ello el consejo de los profesionales es una ayuda muy necesaria para empezar.

5. Disfruta del proceso y déjate llevar

La conexión mente-músculo es fundamental para las actividades del día a día.

Evitar el sedentarismo no es solo realizar ejercicio como si se fuese una máquina, sino que el aspecto mental es muy importante, y también habrá que prestarle atención. Procurar el bienestar emocional y las buenas emociones durante el entrenamiento es un pilar fundamental para que la persona mantenga los hábitos saludables.

En otras palabras, hay que dejar atrás exigencias, normas rígidas y objetivos a largo plazo, y en su lugar dejarse llevar por el proceso. Esto es una enseñanza muy relacionada con la filosofía del mindfulness o atención plena: focalizar la atención en el presente sin pensar en lo que pueda pasar en el futuro.

El sedentarismo quita años de vida

Muchos de los problemas de salud y de las enfermedades crónicas tienen parte de su origen en el sedentarismo. Aún así, esto no parece molestar a muchas personas, y no es hasta que tienen un susto que no emprenden un cambio en su estilo de vida.

Estos sustos suelen ser una enfermedad coronaria, como un infarto o una angina de pecho. Estas afecciones deterioran significativamente la calidad de vida, por lo que cualquier intervención dirigida a prevenirlas tendrá un valor incalculable. El ejercicio físico parece que es la mejor opción para conseguirlo.

Te podría interesar...
¿Por qué debemos evitar el sedentarismo?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Por qué debemos evitar el sedentarismo?

Es de vital importancia evitar el sedentarismo, un estilo de vida caracterizado por una baja actividad física y relacionado con muchas enfermedades...



  • Martin, M., y Grau, J. A. Problemas actuales en la evaluación del estrés, el afrontamiento y el apoyo social en el ejercicio práctico de la Psicología de la Salud. Recuperado de: https://www. researchgate.net/publication/291347613_Current_problems_in_the_evaluation_of_stress_coping_and_social_support_in_the_practical_exercise_of_Health_Psychology_Problemas_actuales_en_la_evaluacion_del_estres_el_afrontamiento_y_el_apoyo_social_.