4 consejos para ser un buen entrenador

22 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Ser un buen entrenador no resulta sencillo. Es muy importante estar siempre actualizado, pendiente de las últimas tendencias en cuanto a actividad física, dieta y otros aspectos importantes.

Conseguir que cada sujeto dé el máximo en sus sesiones de trabajo físico no es sencillo. Por este motivo, te vamos a ofrecer una serie de consejos para ser un buen entrenador. De este modo, conseguirás una mayor empatía con los clientes y generarás buenos resultados a medio plazo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que mucha gente busca un entrenador con el objetivo de alcanzar grandes metas en periodos cortos de tiempo. Esta asociación es errónea, ya que las consecuciones gratificantes suelen ser costosas y requerir de un cierto nivel de esfuerzo.

4 consejos para ser un buen entrenador

Presta atención a los siguientes consejos para ser un buen entrenador. Con ellos, generarás una mayor adherencia de los clientes a las pautas marcadas.

1. Promocionar la diversidad

El aburrimiento es uno de los motivos más comunes por los cuales una persona abandona la rutina de entrenamiento. En este sentido, es importante ofrecer variedad en las rutinas. Independientemente de los objetivos propuestos, es posible plantear diversos métodos de trabajo para llegar a conseguirlos.

Por ejemplo, el ejercicio interválico de alta intensidad ha demostrado ser muy eficaz para promocionar la pérdida de peso. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Obesity Reviews. Sin embargo, no es la única forma de alcanzar un cuerpo perfecto, y se puede complementar y alternar con el trabajo de fuerza con pesas. De hecho, esta combinación resulta muy recomendable.

Dentro de las sesiones de fuerza, también es importante realizar cambios no solo en los ejercicios, sino también en las series ejecutadas y en el número de repeticiones. Además de vencer el aburrimiento, así se evita que el organismo se acostumbre y se adapte.

2. Valorar al cliente antes de comenzar

El asesoramiento es fundamental para prevenir lesiones en la sala fitness.

Realizar una valoración inicial es clave para evitar ineficiencias posteriores. Además, este punto puede ayudar a evitar lesiones, ya que se pueden detectar problemas estructurales o funcionales que limiten la realización de ciertos ejercicios.

Existen algunos movimientos que resultan especialmente lesivos si no se ejecutan correctamente. Uno de ellos es el peso muerto, según un estudio publicado en la revista BMJ.

Es importante gozar de una buena movilidad de cadera, de una adecuada flexibilidad en la cadena posterior y de unos niveles de estabilización mínimos en la zona abdominal para llevar a cabo este ejercicio con garantías. De lo contrario, se pondrá en riesgo la columna lumbar.

3. Evitar el intrusismo

Para la consecución de la mayor parte de los objetivos, no basta solo con el ejercicio. Es importante complementar con pautas nutricionales o con buenos hábitos de vida.

Para ser un buen entrenador, es importante saber derivar. Delegar responsabilidades en otro profesional formado evita que se den recomendaciones inadecuadas o inoportunas. Evitar el intrusismo profesional genera también un mayor respeto por parte de otros especialistas, que ven cómo se valora su trabajo y se generan sinergias que pueden beneficiar a ambos.

4. Tener paciencia

Como comentamos, los resultados no se consiguen de la noche para la mañana. Ser capaz de motivar al cliente será clave para evitar que pierda adherencia al trabajo o que se frustre. Es importante hacerle entender que ni las ganancias de fuerza ni los cambios en la composición corporal resultan lineales.

Entrenador colaborando en la planificación de la rutina.

Las consecuciones asociadas al ejercicio físico suponen una carrera de fondo. No se trata de darlo todo durante un par de semanas y abandonar después; lo importante es mantenerse constante con el paso de los años y asentar unas rutinas y unos buenos hábitos de vida. Solo así se lograrán grandes resultados, aunque no sin esfuerzo.

Pon en marcha los consejos para ser buen entrenador

Ya sabes cuáles son las claves para conseguir ser un buen entrenador, ahora solo queda ponerlas en marcha. Eso sí, recuerda que la formación es fundamental también. Un profesional de la salud o del trabajo físico ha de estar reciclándose constantemente, atento a las últimas publicaciones científicas.

Si el entrenador se queda obsoleto, enseguida comenzará a perder clientes, ya que otros profesionales que suponen competencia serán capaces de exprimir mejor a los deportistas y obtendrán resultados más satisfactorios.

La buena noticia es que, a día de hoy, mantenerse actualizado es realmente sencillo. Las nuevas informaciones y artículos científicos están a prácticamente solo un clic. El secreto está en las ganas de mejorar.

  • Wewege, M., van den Berg, R., Ward, R. E., & Keech, A. (2017). The effects of high-intensity interval training vs. moderate-intensity continuous training on body composition in overweight and obese adults: a systematic review and meta-analysis. Obesity reviews : an official journal of the International Association for the Study of Obesity, 18(6), 635–646. https://doi.org/10.1111/obr.12532
  • Bengtsson, V., Berglund, L., & Aasa, U. (2018). Narrative review of injuries in powerlifting with special reference to their association to the squat, bench press and deadlift. BMJ open sport & exercise medicine, 4(1), e000382. https://doi.org/10.1136/bmjsem-2018-000382