5 cosas que no sabias del entrenamiento de fuerza

Antes de trabajar una rutina de fuerza procura tener en cuenta todos los aspectos posibles relativos al estímulo de esta capacidad física.
5 cosas que no sabias del entrenamiento de fuerza
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 01 septiembre, 2022

Probablemente existen un sinfín de cosas que no sabías sobre el entrenamiento de fuerza; aspectos relacionados con curiosidades, mitos, errores o comunes y otro tipo de factores importantes que sueles pasar por alto con regularidad.

A pesar de conocer en qué consiste el entrenamiento de fuerza en general, dichos aspectos resultan necesarios. No solo por curiosidad o simple conocimiento, sino porque en diversas ocasiones se trata de datos relevantes que no se pueden dejar en el ‘limbo’.

Sumado a lo anterior, lo más apropiado antes que comenzar cualquier tipo de entrenamiento gira en torno al conocimiento. Distinguir la influencia y los efectos en el organismo te lleva un paso adelante a la hora de conseguir los objetivos trazados.

Cosas que no sabías sobre el entrenamiento de fuerza

Mujer a punto de entrenar fuerza
El entrenamiento de fuerza encierra muchos mitos que pueden ser peligrosos.

Generalmente el entrenamiento, especialmente el de fuerza, suele ser plagado con conceptos erróneos o mitos construidos a basa de ignorancia o comentarios fuera de contexto.

Dichos pensamientos influyen en el concepto que te creas sobre el entrenamiento de fuerza y hace que te pierdas de muchas cosas realmente necesario.

A continuación, te enseñaremos dichos aspectos. Algunos que suelen pasar por alto y otros que se distorsionan con el paso del tiempo y la información errónea.

1. No se trabaja solo con carga externa

Existe un mito bastante común, el cual suele afectar con mayor impacto a los principiantes en el entrenamiento de fuerza. Se trata del estímulo muscular, el cual creen que se lleva a cabo únicamente con una carga externa.

Básicamente se trata de una de las cosas que no sabías sobre este de entrenamiento si estás comenzando sin ningún tipo de asesoría.

Lo cierto es que para estimular la fuerza no hace falta utilizar ningún tipo de mancuerna, barra u otro elemento similar. Únicamente con el peso del cuerpo puedes trabajar la fuerza muscular.

Cabe resaltar que los estímulos externos suelen ser necesarios a medida que avanzas en tu progreso y según el método de entrenamiento que llevas a cabo.

2. Un aliado en la pérdida de grasa

De las cosas que no sabías sobre el entrenamiento de fuerza se encuentra la pérdida de grasa. La mayoría de personas desconoce la importancia de la fuerza en el proceso de perder peso, razón por la cual no lo toman en cuenta.

Incluso, suelen creer que el único método para perder peso es el ejercicio cardiovascular. En ese orden de ideas, las rutinas de entrenamiento se basan en un número de ejercicios repetitivos sin sentido.

Sin embargo, el entrenamiento de fuerza es fundamental a la hora de perder peso, sobre todo respecto a la quema de masa grasa. Lo anterior sucede debido al aumento de las fibras musculares, las cuales influyen en el metabolismo en reposo.

Por lo tanto, lo más apropiado a la hora de perder grasa se centra en combinar el entrenamiento de fuerza con el entrenamiento cardiovascular.

3. Contribuir al sueño

Dentro de las cosas que no sabías sobre el entrenamiento de fuerza se encuentran algunos beneficios relacionados con el sueño.

Al trabajar bajo una rutina enfocada en fuerza la probabilidad de conciliar el sueño aumenta de manera considerable.

Dicho agotamiento produce el cansancio físico necesario para dormir; sumado a ello, la secreción de diversas hormonas también contribuye en el proceso de descanso en las horas nocturnas.

4. Hipertrofia no es igual a fuerza

Una de las cosas que no sabías relacionadas al entrenamiento de fuerza o que simplemente podías confundir es la hipertrofia.

Aquellas personas que observan con detenimiento a los más hipertrofiados normalmente los consideran fuertes. Más que ser un error, resulta como algo normal debido a su volumen de masa magra –a mayor volumen mayor fuerza-.

Sin embargo, la hipertrofia no hace referencia a una buena capacidad de fuerza, por lo menos no en la mayoría de los casos.

El tamaño del músculo esquelético contribuye en la capacidad de tensión frente a una resistencia. No obstante, la fuerza se produce bajo una combinación del sistema nervioso y las unidades motoras.

Por lo que puedes ser hipertrofiado, pero contar con capacidades limitadas a nivel neuronal y motor.

5. Contribuir a la salud mental

Normalmente se asocia el entrenamiento de fuerza con la capacidad física y se pasa por alto la salud mental. A pesar de ello, dentro de las cosas que no sabías sobre este tipo de entrenamiento se encuentran los beneficios ligados a la salud mental del ser humano en general.

Dichos beneficios se asocian con la disminución de los síntomas de la ansiedad y la depresión. Por lo tanto, realizar rutinas de fuerza contribuye a tu bienestar mental sobremanera.

Sumado a ello, también contribuye en la generación de nuevas conexiones cerebrales y mejora la capacidad cognitiva del cerebro.

Atletas mayores haciendo entrenamiento de fuerza.
El entrenamiento de fuerza mejora la salud mental generando nuevas conexiones cerebrales.

Asesórate antes del entrenamiento de fuerza

Independientemente de todo lo que creas saber sobre el entrenamiento de fuerza, lo más apropiado se basa en continuar en el proceso de conocimiento.

Por otra parte, cualquier tipo de rutina asociada a esta u otras capacidades físicas requiere de la asesoría pertinente. Es por ello que te aconsejamos asesorarte con profesionales de manera continua.

Te podría interesar...
5 mitos del entrenamiento de fuerza que debes conocer
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 mitos del entrenamiento de fuerza que debes conocer

Los mitos sobre el entrenamiento de fuerza suelen afectar la planeación y ejecución de las rutinas enfocadas en este tipo de capacidad.