La dieta rica en grasas cambia la microbiota intestinal rápidamente

¿Conoces la importancia de la microbiota intestinal para la salud? ¿Y cómo afecta lo que comemos a estas bacterias?
La dieta rica en grasas cambia la microbiota intestinal rápidamente
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 20 Octubre, 2019.

Última actualización: 20 Octubre, 2019

La microbiota intestinal es el conjunto de bacterias que habitan en el intestino y que poseen funciones muy importantes para la vida. En primer lugar, constituye una de las primeras barreras del sistema inmunitario. Por otra parte, se encarga de la asimilación de muchos nutrientes y de la síntesis de ciertas vitaminas.

Está compuesta por 100 billones de bacterias de entre 500 y 1000 especies distintas. El intestino del ser humano nace estéril y se va colonizando poco a poco, a través de la alimentación y del entorno.

Una microbiota alterada o disminuida —disbiosis— puede producir déficits en la absorción del hierro y del calcio, o el desarrollo de ciertas enfermedades. De hecho, en los últimos años se ha asociado la diversidad bacteriana con la protección frente a ciertos tipos de enfermedades complejas, e incluso hasta puede influir sobre las ganancias musculares.

Influencia de la dieta sobre la microbiota

Según estudios, lo que comemos influye mucho en la estructura y en la composición de la microbiota. Una dieta rica en fibra y baja en grasas aumenta la población del género Prevotella, bacterias adaptadas a recuperar la energía y los nutrientes de los alimentos ricos en fibra vegetal.

En tanto, una dieta rica en alimentos proteicos y grasas aumenta la población del género Bacteroides. El consumo regular de fibra aumenta las poblaciones de las especies fermentativas, lo que resulta en una mayor producción de ácidos grasos de cadena corta y en la prevención de enfermedades complejas.

Además, la fibra dietética tiene efectos antioxidantes protectores sobre el intestino. Sin embargo, el exceso de proteínas puede generar metabolitos perjudiciales para el organismo, mientras que los ayunos prolongados pueden afectar también a las poblaciones de bacterias.

La microbiota cumple funciones muy importantes en el cuerpo humano.

Cómo mejorar la calidad de la microbiota intestinal

Un buen método para asegurar la diversidad de la microbiota intestinal consiste en añadir a la dieta un consumo regular de probióticos y prebióticos. Los primeros son microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino en cantidad suficiente como para alterar la microbiota del huésped; se encuentran en alimentos como el yogur.

Por su parte, los prebióticos son sustancias que estimulan el crecimiento de los probióticos y otras bacterias que se encuentran en el organismo. Un ejemplo sería la fibra dietética o la inulina.

Dieta alta en grasas y la microbiota intestinal

Una dieta rica en grasas disminuye el número de bacteroidetes y aumenta el de firmicutes y proteobacteria. Esta modificación de la flora bacteriana concluye con un aumento de la glucemia y de la insulinemia en ayunas, además de un posible aumento del peso corporal y de la masa grasa y hepática.

Por otra parte, el número de citoquinas proinflamatorias aumentan tanto en el plasma como en los tejidos adiposo, hepático y muscular. De este modo, una dieta alta en grasas podría aumentar el estado de inflamación y la resistencia insulínica.

Sin embargo, la administración diaria de un prebiótico protege frente a la alteración de la permeabilidad intestinal y disminuye los marcadores del estrés oxidativo y de la inflamación.

¿Es peligrosa una dieta alta en grasas y pobre en carbohidratos?

Dado que el consumo elevado de grasas y bajo de fibra podría alterar la flora, no es descabellado pensar que las dietas altas en grasas son nocivas para el organismo. Pero esto no tiene por qué ser así.

Una dieta alta en grasas poli y monoinsaturadas con una ingesta correcta de fibra dietética, e incluso suplementación de pro y prebióticos, asegura la correcta salud de la microbiota.

La fibra dietética prevendrá los cambios en las especies bacterianas derivadas del aumento del consumo de grasas y reducirá el estado de inflamación. Por lo tanto, la producción de ácidos grasos de cadena corta y de vitaminas se mantendrá intacta, lo cual servirá de factor preventivo para el desarrollo de enfermedades complejas.

La fibra puede ayudar a mantener la salud de la microbiota intestinal.

Conclusión

La microbiota intestinal presenta una influencia directa en la salud y en la prevención de enfermedades. Es crucial asegurar la diversidad de bacterias y la inclusión de fibra dietética y probióticos en la dieta.

De este modo, se asegurará la presencia de cepas fermentativas que produzcan las vitaminas necesarias para el organismo y que contribuyan al funcionamiento del sistema inmunitario.

Cada día se descubren nuevas funciones de la microbiota y más implicaciones de esta en muchos procesos fisiológicos relacionados con la salud. De hecho, existen ya ramas de la medicina que se dedican exclusivamente a estudiar estos fenómenos. Con todo esto, es probable que en un futuro la nutrición esté muy relacionada con el tipo de bacterias presentes en nuestro organismo.

Te podría interesar...
Alimentos saludables para comer en los festivales
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Alimentos saludables para comer en los festivales

Bien sea en verano o en invierno, existen numerosos festivales por todo el mundo. Para tratar de evitar la comida basura en un festival, sigue leyendo.



  • Álvarez-Calatayud G., Guamer F., Requena T., Ascensión M., Dieta y microbiota. Impacto en la salud. Nutr Hosp, 2018. 35 (6) : 11-15.
  • Morales P., Brignardello J., Gotteland M., La microbiota intestinal: un nuevo actor en el desarrollo de la obesidad. Rev Med Chile, 2010. 138: 1020-1027.