6 ejercicios para mejorar la flexibilidad del cuerpo

Mejorar la flexibilidad es una tarea que requiere de práctica y, sobre todo, de constancia. Pero lo bueno es que los resultados se ven más rápido de lo esperado.
6 ejercicios para mejorar la flexibilidad del cuerpo
Yamila Papa Pintor

Escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor el 19 agosto, 2021.

Última actualización: 19 agosto, 2021

No importa la edad que tengamos, mejorar la flexibilidad del cuerpo es fundamental para poder realizar tareas cotidianas. Esto incluye desde alcanzar algo que está muy alto hasta buscar un objeto que se nos ha caído al suelo. Además, también es importante para conservar la salud y funcionalidad de las estructuras del cuerpo.

Es mejor no esperar a que seamos mayores para «obligadamente» trabajar para ser más flexibles. Podemos comenzar hoy mismo e ir viendo resultados antes, a modo de prevención. Con ejercicios integrales para todo el cuerpo, seremos más elásticos y evitaremos muchos dolores y contracturas.

Cómo mejorar la flexibilidad del cuerpo

La flexibilidad es la habilidad que tienen las fibras musculares para estirarse según la actividad que se requiera. Con el paso del tiempo, estas fibras van perdiendo colágeno, y si a eso le sumamos el sedentarismo, la consecuencia no será otra que rigidez.

El hecho de querer estirar un brazo para alcanzar algo se convierte en un dolor insoportable por un par de días cuando no tenemos la suficiente flexibilidad. Además de hacer ejercicios de elongación, es fundamental llevar una alimentación equilibrada y no olvidarse de beber líquidos a diario.

Los ejercicios para mejorar la flexibilidad del cuerpo que explicaremos a continuación pueden hacerse en casa, en cualquier momento del día. Eso sí, será importante la activación muscular y articular de manera dinámica antes de cada estiramiento, para evitar así cualquier tipo de lesión. ¡Comprométete a hacerlos cada jornada y verás resultados antes de lo esperado!

1. Isquiotibiales

Este uno de los ejercicios más conocidos para ganar flexibilidad en las piernas y en la espalda. Sentado sobre la colchoneta o el suelo, estira bien las piernas. En esa posición, haz una inspiración profunda al tiempo que elevas los brazos por encima de la cabeza.

Mujeres mayores realizando deporte durante la menopausia.

Al exhalar, lleva el torso hacia adelante y apoya las manos lo más lejos que puedas. Al principio puede que no llegues ni a tocar las rodillas, pero con la práctica podrás ir avanzando hacia los tobillos e incluso las puntas de los pies.

2. Mariposa

La mariposa es un ejercicio que puede ser placentero y relajante, además de muy bueno para mejorar la flexibilidad del cuerpo. Sentado con la espalda recta, flexiona las piernas y junta las plantas de los pies. Puedes ayudarte con las manos.

La postura de la mariposa se puede usar para fortalecer los flexores de la cadera.

Apoya los codos en la cara interna de las rodillas y ejerce cierta presión para que las piernas desciendan. La idea es hacer rebotes que emulen las alas de la mariposa —de allí el nombre del ejercicio—. Puedes llevar el torso un poco hacia adelante sin encorvar la espalda.

3. Estiramiento de brazos

En este caso, puedes hacer el ejercicio al levantarte, para comenzar el día con más energía y flexibilidad. Es muy simple: de pie, con las piernas juntas y la espalda recta, inhala mientras se estiran los brazos por encima de la cabeza.

Mujer realizando estiramiento del músculo dorsal ancho al aire libre.

El objetivo es estirarlos lo más posible y hacer cada vez un poco más de fuerza, como si quisieras tocar el techo con las manos. Algunos optan por movimientos alternados para mover todo el torso, es decir, estirar más el brazo derecho y luego el izquierdo. Se puede mirar al techo para aumentar el estiramiento.

4. Muslos y cadera

Este ejercicio para estirar muslos y cadera comienza boca abajo. Estirando las piernas primero, flexiona la pierna derecha para tocar —en lo posible— el muslo con el talón. Sujeta con la mano izquierda y, para equilibrar, apoya la palma derecha en el suelo, a la altura del hombro. Después de algunos segundos, desarma la postura y haz lo mismo con el lado contrario.

5. Lumbares

El de lumbares es un ejercicio muy recomendable cuando nos duele la espalda, y también cuando queremos mejorar la flexibilidad en las piernas. En este caso, se empieza acostado, pero boca arriba, con las piernas estiradas.

Mujer estirando para calmar el dolor en la zona lumbar.

Flexiona la rodilla derecha y abrázala con ambas manos. Luego, ejerce cierta presión para que llegue lo más cerca posible del pecho y haz algunos rebotes leves. Desarma la postura y repite con el lado izquierdo.

Una vez que hayas dominado el ejercicio, puedes hacerlo con ambas piernas flexionadas. A eso, puedes sumarle leves movimientos oscilantes de un lado hacia el otro, como si fueses un péndulo, para relajar la zona lumbar.

6. Abductores

Por último, este ejercicio para mejorar la flexibilidad del cuerpo ayuda a estirar piernas, brazos y espalda. Sentado en una colchoneta o en el suelo, abre las piernas lo máximo que puedas.

Las piernas son una región importante al hacer estiramientos para iniciar el día.
Con la espalda recta, respira y eleva los brazos; luego, lleva el torso hacia adelante. El objetivo será tocar el suelo, pero con que los brazos queden paralelos al suelo es suficiente.

Finalmente, hay muchos más ejercicios para mejorar la flexibilidad del cuerpo que se pueden hacer según la capacidad de cada uno. Lo importante es tener constancia y practicarlos con regularidad, para así poder aprovechar todos sus beneficios.

Te podría interesar...
¿Qué factores pueden afectar la flexibilidad?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué factores pueden afectar la flexibilidad?

Entre los factores que pueden afectar la flexibilidad, se encuentran el sedentarismo, la edad y la falta de ejercicio específico.