5 mitos del entrenamiento de fuerza que debes conocer

Más allá de conocer los mitos del entrenamiento de fuerza, lo ideal es procurar desmentirlos por medio de argumentos convincentes y válidos.
5 mitos del entrenamiento de fuerza que debes conocer
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 05 agosto, 2022

Los mitos sobre el entrenamiento de fuerza suelen ser más comunes de lo que se cree. Incluso, a pesar del paso del tiempo y los avances en investigaciones respecto a temas ligados con la fuerza y su estímulo.

Sin importar todas las afirmaciones erróneas o sacadas de contexto el entrenamiento de fuerza no pierde su rumbo.

Normalmente este tipo de entrenamiento se enfoca en la ganancia de fuerza, el aumento de la masa y la tonificación muscular.

Sumado a lo anterior, este tipo de entrenamiento también se recomienda con el fin de mantener una salud óptima a nivel general. No obstante, algunos mitos suelen interrumpir su debida ejecución, así como el conocimiento apropiado para planificar una rutina correctamente.

Mitos sobre el entrenamiento de fuerza

La mayoría de mitos o pensamientos errados relacionados con el entrenamiento de fuerza tienen su origen en el miedo. Al momento en el que se percibe mayor complejidad en la ejecución de un movimiento aparecen las barreras mentales.

Este tipo de pensamiento comienza a tomar importancia, mientras se trasmite de persona a persona. Sin embargo, dichas afirmaciones no van más allá de una creencia popular llena de desinformación e ignorancia.

Por lo tanto, el objetivo se basa en identificar los principales mitos sobre el entrenamiento de fuerza y refutarlos con argumentos válidos.

1. No sirve para perder grasa

Para tener un buen metabolismo, hay ciertos hábitos que es conveniente seguir.
Adelgazar implica tener en cuenta al cerebro.

Uno de los principales mitos en el entrenamiento de fuerza se relaciona con la pérdida de grasa. Normalmente se considera que este tipo de estímulo no favorece la pérdida de grasa, sino únicamente el mejoramiento de la fuerza.

Por tal razón, las personas suelen enfocar su entrenamiento para quemar grasa en estímulos aeróbicos y de resistencia. Esto no significa que dichos tipos de entrenamiento no sean útiles, pero dejan de lado el entrenamiento de fuerza por completo.

Lo más apropiado para perder grasa se centra en la combinación del entrenamiento de fuerza, así como el entrenamiento aeróbico. De esta manera, el estímulo metabólico puede ser mayor y más efectivo.

2. La piscina suple el entrenamiento de fuerza

Al hablar de natación se hace referencia a una de las prácticas deportivas más completas de todas. Básicamente es un deporte en el cual todas las estructuras del cuerpo cuentan con una participación importante y en el que se anula el choque articular.

Sumado a lo anterior, dentro de la piscina se llevan a cabo estímulo enfocados en las diferentes capacidades físicas, incluida la fuerza.

A pesar de ello, el trabajo del agua no suple un entrenamiento de fuerza completo, por lo que este debe ser complementado con rutinas fuera del agua.

Lo ideal es que la planificación frente al estímulo de la fuerza considere las sesiones de entrenamiento dentro y fuera del agua. De esta manera la capacidad de fuerza ser verá beneficiada correctamente.

3. Lesionarse en la rutina

Uno de los principales temores, especialmente en los principiantes, son las lesiones de cualquier tipo. Normalmente se asocia el entrenamiento de fuerza con las lesiones de mayor nivel, esto debido al uso de cargas externas como mancuernas o barras.

A pesar de ello, es uno de los mitos más populares sobre el entrenamiento de fuerza basado en el miedo.

Si bien es probable lesionarse, cualquier tipo de rutina y entrenamiento cuenta con las probabilidades de sufrir algún problema muscular o en otra estructura del organismo.

Sin embargo, la probabilidad de lesionarse aumenta si no llevas a cabo la rutina de forma adecuada. Para ello te aconsejamos enfocarte en la ejecución de la técnica, así como tener en cuenta tus capacidades físicas antes de utilizar cualquier tipo de carga externa.

4. No es para gente mayor

El paso de la edad llena de mitos a las personas, especialmente si tienen que ver con el entrenamiento de fuerza. Los adultos mayores ven este tipo de estímulo como algo exclusivo para la gente joven, pero en ello están equivocados.

Dicho entrenamiento no solo es útil sino prácticamente necesario para las personas mayores, ya que de esta manera se mitigan los efectos de la sarcopenia –padecimiento que puede aparecer con el paso de los años-.

Por otra parte, el entrenamiento de fuerza contribuye en el mejoramiento de la postura gracias al fortalecimiento muscular.

5. Sin elementos no hay entreno

El entrenamiento de fuerza se encuentra asociado con un sinfín de elementos externos enfocados en el estímulo muscular. Por tal razón uno de los mitos más comunes afirma que sin elementos no se puede entrenar.

Sin embargo, existen muchos entrenamientos de fuerza que se trabajan únicamente con el peso del cuerpo. La calistenia es el ejemplo perfecto para ello.

Sumado a lo anterior, lo ideal es adaptarse a las necesidades y enfocar el entrenamiento de acuerdo a lo que dispones en ese momento.

Hombre realizando ejercicios de calistenia en casa.
La calistenia es el ejemplo perfecto de que para entrenar fuerza no son necesarios elementos externos.

Los peligros de los mitos sobre el entrenamiento de fuerza

Tener en cuenta mitos o pensamientos sin sentido relacionados con el entrenamiento de fuerza resulta peligroso. No solo por la falta de información, sino porque puedes dejar de lado un aspecto importante para el desarrollo del organismo.

Lo más acertado respecto a las dudas que tengas es que lo aclares por medio de profesionales en el área. Te recomendamos recurrir a médicos y entrenadores para despejar todas las dudas posibles.

Te podría interesar...
6 beneficios en los entrenamientos de fuerza
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 beneficios en los entrenamientos de fuerza

Los entrenamientos de fuerza ofrecen una gran variedad de beneficios a nivel físico y psicológico, los cuales debes obtener sin duda.