4 consejos para motivar a la pareja a hacer deporte

26 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Realizar ejercicio con tu pareja tiene unas ventajas para ambos que no es posible experimentar cuando entrenas solo. Por ello, te contamos cómo motivar a tu pareja a practicar deporte.

Cualquier actividad física se disfruta más si se realiza acompañado. Si no te gusta entrenar solo, siempre está la alternativa de motivar a la pareja para que te acompañe en el entrenamiento.

El entrenamiento conjunto tiene muchas ventajas que es imposible conseguir cuando uno entrena por su cuenta. No solo el rendimiento es mayor, sino que se experimenta también una mayor satisfacción. Además, representa una maravillosa oportunidad para estrechar lazos con otra persona.

Cómo motivar a la pareja para hacer ejercicio

Más allá de las ventajas de entrenar de a dos, las dudas o indecisión pueden retrasar el inicio de esta modalidad de entrenamiento. Para motivar a la pareja a hacer deporte, hay que conocerla en profundidad.

En otras palabras, hay que saber cuáles son sus objetivos y qué quiere conseguir con los entrenamientos. Asimismo, se pueden poner en práctica unas sencillas claves que te presentamos a continuación.

1. Establecer objetivos de forma conjunta

El establecimiento de objetivos realistas y alcanzables es la base para estar motivado. Además, se obtiene un punto extra de compromiso y determinación cuando es la persona quien establece sus propios objetivos en lugar de ser impuestos por un tercero.

Para motivar a la pareja a hacer ejercicio, es necesario contar con su opinión a la hora de establecer los objetivos. Estos no tienen que ser iguales para las dos personas, pero cuantos más objetivos compartidos haya, mayor será la motivación.

Se pueden establecer unas metas de base que sean compartidas por las dos personas: pasarlo bien, esforzarse hasta el final o entrenar media hora todos los días son algunos ejemplos. A partir de eso, cada uno puede desarrollar objetivos más específicos en función del nivel o progresión personal.

Saber cuántas calorías se queman al montar bicicleta permite planificar mejores entrenamientos.

2. Reforzar cada avance que consigue

A todos nos gusta que se nos felicite cuando hacemos las cosas bien. El refuerzo positivo, especialmente cuando viene de otra persona, es un potente estímulo que alimenta las ganas de seguir esforzándose.

Por ello, es muy importante reconocer cada progreso que consigue la pareja. Solo de esta manera se asegurará no solo que la otra persona disfrute con el entrenamiento, sino que entienda que tiene un valor y unas consecuencias positivas para ella.

En relación con lo anterior, el refuerzo positivo también influye de manera positiva en otras variables relacionadas con el ejercicio, como la adherencia. Así lo pone de manifiesto un artículo publicado en la Revista Española de Salud Pública.

3. Proponer varias alternativas para elegir

La motivación también nace de hacer algo que se disfruta y resulta entretenido. Por el contrario, para motivar a una persona a realizar una tarea que no gusta, se tiene que recurrir a una recompensa externa. Esto no es recomendable, ya que lo interesante es que se produzca internalización de la conducta de realizar ejercicio de manera que esta se mantenga aunque no haya premios.

Una manera de aumentar la motivación interna es proponer varias opciones y que sea la pareja quien elija aquella que más le guste. Por ejemplo: para el entrenamiento cardiovascular, se puede ofrecer actividades de carácter aeróbico como nadar, saltar a la comba o bailar.

4. Establecer una rutina de entrenamiento conjunta

Entrenar en pareja ofrece muchos beneficios ligados con la motivación.

El compromiso es una parte esencial de la motivación; una no se entiende sin la otra. Por ello, una forma eficaz de motivar a la pareja es trabajar el compromiso con la rutina de entrenamiento. Esto pasa primero por fijar un horario de entrenamiento. Si se organiza el entrenamiento de forma sistematizada, costará menos esfuerzo ponerse con las tareas.

Además, para fortalecer el compromiso también es interesante establecer lo que se conoce como «puntos de no retorno». Esto es fijar señales o estímulos distintivos que indiquen que, una vez realizados, no se puede volver atrás. Por ejemplo: si la actividad es salir a correr, una vez que nos hemos atado las zapatillas, no se puede cancelar el entrenamiento.

Motiva a la pareja no solo a hacer deporte, sino a cambiar sus hábitos

Animar a la pareja para que lleve un estilo de vida más activo es un acto de cariño. Significa que te importa su salud y que te preocupa su bienestar, tanto físico como mental.

Por otro lado, empezar a realizar ejercicio de forma conjunta puede ser el inicio para establecer otros hábitos saludables y cuidaros conjuntamente. Si entrenáis juntos, también podéis revisar la dieta que seguís y otros hábitos que influyen en la salud. ¡Cuidarse en pareja llena mucho más!

  • Perula de Torres, L. A., Lluch, C., Ruiz Moral, R., Espejo Espejo, J., Tapia, G., y Mengual Luque, P. (1998). Prevalencia de actividad física y su relación con variables sociodemográficas y ciertos estilos de vida en escolares cordobeses. Revista española de salud pública, 72, 233-244.