¿Cuáles son las propiedades de las avellanas?

08 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Las avellanas tienen propiedades interesantes relativas a la salud del sistema cardiovascular y las patologías neurodegenerativas. ¿Por qué conviene introducirlas en la dieta y cómo hacerlo?

Las avellanas son frutos secos muy recomendables para la salud. A pesar de que habitualmente se introducen en cremas con chocolate y altas cantidades de azúcar, su consumo en crudo es capaz de generar beneficios. No obstante, siempre hay que tratar de elegir sus variedades tostadas o al natural.

Antes de hablar sobre las avellanas específicamente, cabe destacar que los frutos secos han de incluirse en la dieta variada y equilibrada. Estos son alimentos capaces de aportar muchos nutrientes esenciales imprescindibles para el funcionamiento del organismo humano.

Propiedades de las avellanas

Las avellanas resultan importantes sobre todo en los planes de alimentación veganos, para evitar que se generen déficits. A continuación, te vamos a presentar las principales propiedades de las avellanas.

1. Elevado aporte proteico

A pesar de que se trata de proteínas de bajo valor biológico, el contenido proteico de las avellanas es representativo. Por este motivo, pueden ayudar a completar las necesidades diarias de este nutriente, imprescindible para asegurar la salud muscular.

Muchos de los aminoácidos contenidos en las proteínas que aportan las avellanas cumplen varias funciones importantes en el organismo. Uno de ellos, el triptófano, es capaz de estimular la síntesis de serotonina, neurotransmisor que reduce el riesgo de desarrollar depresión.

2. Fuente de grasas saludables

Las avellanas deben consumirse crudas o tostadas preferiblemente.

Las avellanas cuentan con ácidos grasos de la serie omega 3 en su composición. Estos nutrientes presentan un carácter antiinflamatorio, por lo que contribuyen a prevenir el desarrollo de patologías de tipo cardiovascular.

De hecho, existen evidencias acerca de que las avellanas mezcladas con el cacao podrían generar una reducción de la presión sanguínea y del estrés oxidativo. Esto se afirma en un estudio publicado por Internal and Emergency Medicine. No obstante, es primordial evitar las combinaciones de ambos alimentos con azúcar.

3. Contienen minerales importantes

Los frutos secos se caracterizan por su contenido en micronutrientes, sobre todo en minerales. Estos elementos resultan necesarios para el desarrollo de muchas funciones fisiológicas, y son capaces de actuar como catalizadores o como activadores de las reacciones.

Por ejemplo, uno de ellos es el zinc. Este mineral ha demostrado ser capaz de mejorar la función inmune. El selenio, por su parte, actúa como un poderoso antioxidante.

Al mismo tiempo, y según un estudio publicado en la revista Pharmacological Research, el consumo regular de avellanas, junto con otros frutos secos, puede ayudar a prevenir el desarrollo de patologías neurodegenerativas. Esto se debe a sus componentes bioactivos, como muchos fitoquímicos, que son capaces de actuar como antioxidantes y retrasar el envejecimiento prematuro.

¿Cómo consumir las avellanas?

Las avellanas se pueden introducir en la dieta en los refrigerios, tanto a media mañana como en la merienda. Asimismo, es posible combinarlas con yogur o con kéfir, incluso introducirlas en batidos.

También es otra opción elaborar cremas de avellanas con estos frutos secos y una trituradora potente. De esta manera, obtendremos una pasta fina que se puede untar en tostadas de pan o en tortitas de maíz o de arroz.

Sin embargo, hemos de evitar siempre la ingesta de avellanas fritas o saladas. La mejor opción es consumirlas al natural o en su versión tostada. En este último caso, se inactivan algunos de sus antinutrientes, lo que las hace más fácilmente digeribles.

Es necesario limitar el consumo de avellanas, ya que son un alimento muy calórico.

Solamente se deben evitar en aquellas personas que presentan alergias a los frutos secos, ya que en este caso podría desarrollarse una reacción anafiláctica que pusiese en riesgo la salud.

¡Introduce avellanas en la dieta!

El consumo regular de avellanas se considera como un hábito saludable. De todos modos, ten en cuenta que se trata de un alimento con un elevado contenido de calorías, por lo que su ingesta debe ser controlada. No se aconseja comer más de un puñado al día, para así no desequilibrar la balanza calórica, lo que podría generar una ganancia de peso graso indeseada.

En su justa medida, las avellanas son alimentos que contribuyen a asegurar un buen estado de salud. Estas repercuten positivamente en el funcionamiento del sistema cardiovascular. También son capaces de prevenir el envejecimiento prematuro y el desarrollo de patologías neurodegenerativas.

Trata de combinarlas con otros frutos secos para aprovechar todos sus nutrientes. Asimismo, recuerda la importancia de evitar su combinación con azúcar o sal y no consumirlas fritas. Lo mejor es ingerir estos alimentos en su versión natural, o a lo sumo con un tostado previo. De lo contrario, podría alterarse su valor nutricional.

  • Becatti M., Fiorillo C., Hazelnut enriched chocolate improves flow mediated artery dilatation via inhibition of oxidative stress. Intern Emerg Med, 2018. 13 (8): 1175-1177.
  • Gorji N., Moeini R., Memariani Z., Almond, hazelnut and walnut, three nuts for neuroprotection in alzheimer's disease: a neuropharmacological review of their bioactive constituents. Pharmacol Res, 2018. 129: 115-127.