¿Qué pasa si haces ejercicio y te duermes?

Haces ejercicio y duermes como costumbre, pero desconoces cuáles son los beneficios o los aspectos provocados por esta práctica. Procura ponerte al tanto respecto al tema e informarte apropiadamente.
¿Qué pasa si haces ejercicio y te duermes?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 30 agosto, 2022

Haces ejercicio e inmediatamente te duermes, pero no sabes qué repercusiones tiene en el organismo.

Normalmente esta es una de las premisas de algunas personas inmersas en el mundo del fitness, lo anterior con el argumento de descansar posterior al esfuerzo físico realizado por el organismo.

Tanto el ejercicio como el descanso sobresalen como aspectos fundamentales en el desarrollo físico y psicológico de todo ser humano. Es por ello que suelen llevarse a cabo siestas después de realizar la rutina.

Incluso, existen ocasiones en las que se llevan a cabo sesiones de entrenamiento en las horas de la noche, justo antes de irte a dormir. Lo ideal respecto al tema es conocer qué pasa, si existen beneficios o realmente se trata de algo negativo.

¿Haces ejercicio y te duermes?

Para dormir mejor, hay muchos hábitos que se deben considerar.
Se recomiendan entre 7 y 8 horas de sueño para recuperarse adecuadamente luego de un entrenamiento intenso.

Si haces ejercicio y te duermes, pero no percibes ninguna sensación negativa es probable que lo estés haciendo correctamente.

La relación entre descanso y esfuerzo físico es fundamental para el organismo, tal y como se mencionó anteriormente. Por ello, dormir después de hacer ejercicio resulta como una práctica saludable en general.

Sin embargo, existe una serie de aspectos que deben tomarse en cuenta si acostumbras esta práctica de manera seguida.

Bajar el ritmo

Si haces ejercicio y te duermes inmediatamente probablemente tengas dificultades para descansar, por lo que se aconseja dejar un periodo de tiempo mínimo de 20 a 30 minutos.

Algunas personas manifiestan incomodidad a la hora de dormir después del esfuerzo físico, especialmente en horas nocturnas. No obstante, la sensación de agotamiento suele influir en mayor medida y el ‘sueño termina venciéndolas’.

En ese orden de ideas, te recomendamos implementar una buena fase final o vuelta a la calma dentro de la cual bajes el ritmo de la frecuencia cardiaca posterior al ejercicio.

Procura un sueño prolongado

En pro a la recuperación del organismo lo más apropiado se basa en implementar un periodo de sueño prolongado. A pesar de ello, haces ejercicio y te duermes durante el día.

No está mal descansar algunos minutos en el día, incluso las siestas sirven como una pequeña recarga de energía para continuar con tus actividad cotidianas; pero a la hora de recuperarse a nivel muscular las cosas cambian.

Por lo anterior, lo ideal sería llevar a cabo un periodo de sueño mínimo de 7 u 8 horas, durante el cual se obtengan la mayor cantidad de beneficios posibles.

Haces ejercicio y te duermes, ¿qué beneficios existen?

Si haces ejercicio y te duermes probablemente lo hagas para obtener todos los beneficios que esto conlleva. Sin embargo, existen algunos aspectos positivos que puedes desconocer o no tener muy claros.

Disminuir los niveles de estrés

A lo largo del día suelen acumularse altos niveles de estrés, los cuales afectan al organismo sobremanera. Es por ello que se aconseja hacer ejercicio y acostarse a dormir, de esta forma los niveles de estrés y ansiedad disminuyen.

Lo ideal es llevarlo a cabo de la manera correcta, tal y como se mencionó anteriormente. De esta forma puedes hacer ejercicio y después de algunos minutos acostarte a dormir.

Mejor descanso

Con el tiempo suficiente entre la realización del ejercicio y el acostarte a dormir la probabilidad de contar con un mejor descanso aumenta considerablemente. Lo anterior se debe a la segregación de diversas hormonas, como se mencionó antes.

Es por ello que el ejercicio y el descanso nocturno suelen ir de la mano. Además, se lleva a cabo con mucha regularidad.

Contribuir a la salud general

Si haces ejercicio y te duermes lo más probable es que la salud del organismo en general se ve altamente beneficiada.

Aspectos como el bienestar cardiaco y la salud respiratoria son dos de los más beneficiados con esta práctica. Incluso los periodos de descanso suelen ser mucho más organizados y cómodos.

Prácticas como levantarse temprano en la mañana resultan menos complejas gracias al descanso reparador producido en el organismo.

Respecto al corazón, las probabilidades de padecer enfermedades ligadas con el mismo también se ven reducidas de manera considerable. Dicho beneficio cuenta con mayor repercusión si el ejercicio realizado es de tipo cardiovascular.

La alimentación es fundamental para ayudar a bajar el colesterol con ejercicio.
La alimentación saludable en combinación al descanso correcto mejoran la salud cardiovascular.

Prepara el entorno para descansar luego de hacer ejercicio

No se trata únicamente de hacer ejercicio y después acostarte a dormir. Lo ideal es contar con un entorno agradable, el cual facilite el descanso y brinde una sensación de tranquilidad constante.

Procura que las sábanas y los elementos del cuarto se encuentren limpios y organizados. También te aconsejamos recurrir a cuartos de poca iluminación o los cuales se puedan oscurecer con mayor facilidad.

Aparte del entorno, vigila los alimentos que consumes una vez haces ejercicio. Irse a dormir con pesadez y llenura también influye negativamente en el proceso de descanso nocturno.

Te podría interesar...
Beneficios de meditar antes de dormir para tu entrenamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Beneficios de meditar antes de dormir para tu entrenamiento

Los beneficios de meditar antes de dormir para el entrenamiento son muy importantes ya que posibilitan que se adquieran nuevas habilidades.