¿Cómo reducir el consumo de alcohol?

El alcohol es una de las drogas más consumidas alrededor del mundo. Sin embargo, su consumo problemático conlleva multitud de riesgos para la salud. Conoce cómo acabar con este problema.
¿Cómo reducir el consumo de alcohol?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 18 noviembre, 2021.

Última actualización: 18 noviembre, 2021

Una de las demandas de tratamiento más solicitadas actualmente es conseguir reducir el consumo de alcohol. Las consecuencias que tiene esta sustancia pueden llegar a ser muy negativas a nivel físico, psicológico y social.

El alcohol es una droga que está muy normalizada en la mayoría de las sociedades, pero esto no significa que sea inocua. De hecho, hay multitud de enfermedades y trastornos mentales que están directamente asociados con su consumo excesivo. Trastornos del sueño, disfunciones sexuales, alteraciones en la memoria y la conciencia son solo ejemplos de efectos negativos del alcohol sobre el cuerpo.

3 pasos para reducir el consumo de alcohol

Reducir el consumo de alcohol no es tarea fácil, pues supone tener que cambiar los hábitos de la persona. Además, primero hay que superar el síndrome de abstinencia, que es muy desagradable y hasta puede llegar a ser mortal.

Aún con todo, por supuesto que merece la pena plantearse el objetivo de dejar de beber. A continuación, te contamos cómo se puede lograr.

1. Planificar actividades alternativas agradables

Uno de los problemas más comunes que tienen las personas bebedoras es que, para ellos, su vida gira en torno al alcohol. En todas las actividades sociales, familiares o recreativas está presente la bebida, hasta tal punto que el ocio se reduce a solo una actividad: beber.

Por esa razón, el primer paso en los programas de desintoxicación es cambiar de hábitos y planificar otras actividades placenteras que sean saludables. De esta manera, el tiempo que la persona esté entretenida y pasándolo bien es tiempo que no está consumiendo alcohol.

Las personas con esclerosis múltiple pueden realizar deporte.

Existen diversas actividades alternativas que se utilizan como entretenimiento competitivo con la bebida. Las más utilizadas suelen ser el ejercicio físico y participar en una actividad artística.

2. Detectar los estímulos condicionados

Las personas que desarrollan una adicción a las drogas no solo responden a la sustancia en sí, sino también a los estímulos del ambiente donde se suele consumir. Con el paso del tiempo, la simple exposición a lugares u objetos concretos desencadenan sensaciones muy intensas, similares a los efectos del alcohol.

Cuando una persona trata de reducir el consumo de alcohol, necesariamente tendrá que exponerse a esos estímulos. El objetivo de esto es reducir la reactividad y tener mayor sensación de control sobre la conducta.

Se ha desarrollado una estrategia terapéutica diseñada específicamente con este objetivo: la terapia de exposición a pistas y señales (CET). A este respecto, según un artículo realizado por la revista Papeles del Psicólogo, la CET es un enfoque prometedor para el tratamiento de las drogodependencias, siempre que la exposición sea prolongada y no se lleve a cabo la conducta de beber. Sin embargo, todavía hace falta investigar más sobre el potencial de esta técnica.

3. Potenciar el entrenamiento en habilidades de autocontrol

Otro de los problemas que suelen tener las personas que consumen habitualmente alcohol es que llegan a perder el control sobre su conducta. Ellos pueden querer tomarse una copa, pero después de la primera viene la segunda, y así hasta que ya no aguanta el cuerpo.

El déficit de habilidades de autocontrol no es un aspecto específico del consumo de alcohol, sino que está presente en todas los comportamientos adictivos. Esto es lo que afirma un estudio que publicó la revista en línea Adicciones.

El alcohol puede afectar seriamente el rendimiento deportivo.

Es por esto que en este tipo de personas fomentar las habilidades de autocontrol resulta una intervención muy recomendable. El entrenamiento debe ir progresivamente y reforzando cada logro que vaya alcanzando la persona, por muy pequeño que pueda parecer.

Disfruta de la vida dejando a un lado el alcohol

Las mayoría de las personas que han pasado por un programa de rehabilitación lamentan la cantidad de tiempo que han perdido por culpa de la adicción. Desafortunadamente, respecto al pasado poco se puede hacer. Lo único que se puede cambiar es el presente, y por tanto, el foco de las intervenciones solo se puede dirigir ahí.

Por otro lado, en estos casos también resulta de gran ayuda contar con una persona de apoyo para afrontar las diferentes etapas del cambio. Es muy difícil conseguir y mantener los buenos hábitos por uno mismo, pero con ayuda de un confidente, será más fácil lograrlo. Por último, recuerda que lo verdaderamente importante no es lograr la recuperación, sino mantenerla para el resto de la vida.

Te podría interesar...
¿Cómo afecta el alcohol a tus rutinas de ejercicio?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo afecta el alcohol a tus rutinas de ejercicio?

El alcohol genera una reducción significativa del rendimiento durante las rutinas de ejercicio. También condiciona la recuperación.



  • Secades-Villa, R., García-Rodríguez, O., Fernández-Hermida, J. R., y Carballo, J. L. (2007). Fundamentos psicológicos del tratamiento de las drogodependencias. Papeles del psicólogo, 28(1), 29-40.
  • Torrecillas, F. L., Peralta, I., Rivas, M. J. M., y Godoy, J. F. (2003). Autocontrol y consumo de drogas. Adicciones, 15(2), 127-136.