¿Cómo se relaciona el estrés y la dieta?

Mucho se conoce del estrés y de los efectos que genera en el organismo y la salud. Ahora bien, ¿sabías que los alimentos también tienen que ver con el estrés? Te invitamos a conocer la relación entre ambos.
¿Cómo se relaciona el estrés y la dieta?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 09 mayo, 2021.

Última actualización: 09 mayo, 2021

El estrés y la dieta guardan una estrecha relación. Por medio de la alimentación, se pueden prevenir alteraciones negativas del estado de ánimo. No obstante, también puede promoverse lo contrario, ya que ciertos comestibles incrementan el riesgo de desarrollar depresión.

Es importante alimentarse de forma correcta, ya que esto genera una homeostasis en todos los sistemas del organismo. Una alteración en la microbiota intestinal, por ejemplo, se podría relacionar con un mayor riesgo de sufrir una depresión a medio plazo.

Una mala dieta incrementa el estrés

Está demostrado que el consumo regular de altas cantidades de azúcares simples y productos ultraprocesados aumenta los niveles de estrés y altera negativamente el estado de ánimo. De acuerdo con un estudio publicado en Scientific Reports, la ingesta de bebidas azucaradas y de dulces se asocia con un mayor riesgo de desarrollar depresión.

Ambos elementos generan una alteración en la microbiota intestinal, dado que reducen la biodiversidad de las bacterias que habitan en el tubo. De este modo, disminuye también la formación de ácidos grasos de cadena corta a partir de la fermentación de la fibra, unos elementos con alto poder antiinflamatorio. El resultado es una alteración de la función intestinal y, por ende, de la neurológica.

Hay que tener en cuenta que el intestino y el sistema nervioso central cuentan con una conexión muy estrecha y bidireccional, según una investigación publicada en la revista Chinese Medical Journal. Por ello, las alteraciones en la salud digestiva se manifiestan en el estado de ánimo.

Los riesgos del sedentarismo no son solo físicos, sino también mentales.

Los alimentos que reducen el estrés

Del mismo modo que los dulces y ultraprocesados industriales pueden incrementar los niveles de estrés y el riesgo de desarrollar depresión, existen otros productos y comestibles que resultan protectores. Un ejemplo son aquellos que contienen ácidos grasos de la serie omega 3 en su interior, como los pescados azules y los aceites vegetales.

Estos nutrientes poseen un poder antiinflamatorio, algo que resulta útil para mantener la homeostasis en el medio interno a todos los niveles y conseguir una mejor función cerebral. Hay que tener en cuenta que estos lípidos insaturados están muy relacionados con el desarrollo del encéfalo.

Asimismo, los comestibles con alto contenido en triptófano, como los frutos secos, también son de gran ayuda. Esta aminoácido es uno de los precursores de la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de felicidad y alegría, necesario para reducir los niveles de estrés y ansiedad. El consumo de alimentos con triptófano en las horas nocturnas genera un mejor descanso.

Suplementos para reducir el estrés

No solo se pueden modular los niveles de estrés mejorando la dieta y los hábitos de vida, sino que también existen una serie de suplementos que ayudan en el proceso. Un ejemplo de ellos es la melatonina, una neurohormona que se encarga de regular los ciclos de sueño y vigilia.

La producción de melatonina desciende a partir de los 50 años, por lo que un aporte exógeno puede resultar clave para mejorar la calidad del descanso. Cabe destacar que dormir el número de horas recomendadas se relaciona con una recuperación óptima del organismo y con un mejor estado de ánimo. De esta manera, el estrés y la depresión son menos probables.

Crear una rutina es fundamental para cuidar el sueño.

Aparte, también podemos encontrar otros compuestos que ayuden en esa función. Un ejemplo sería el 5-HTP, un metabolito del triptófano que potencia el bienestar emocional. Incluso se puede combinar con la propia melatonina para conseguir un efecto sinérgico.

El estrés y la dieta guardan una estrecha relación

Tal y como hemos comentado, existe una relación muy estrecha entre el estrés y la dieta. Es importante plantear una alimentación saludable y equilibrada para garantizar el bienestar emocional. Además, algunos suplementos podrían ayudar a conseguir tal objetivo.

No obstante, ten en cuenta que otros muchos hábitos influyen de manera determinante sobre el estrés. Las relaciones sociales son fundamentales a la hora de construir una salud mental adecuada. El ejercicio físico practicado de forma regular también ayuda de forma significativa, ya que estimula la liberación de neurotransmisores asociados al placer.

Por último, no te olvides de la importancia de garantizar un mínimo de horas de sueño al día. Durante este periodo, el organismo alcanza una situación de homeostasis y se recupera del daño diario. Toda esta combinación de buenas costumbres te ayudará a reducir el estrés de manera significativa.

Te podría interesar...
¿En qué consiste la dieta hormonal?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿En qué consiste la dieta hormonal?

La dieta hormonal busca alcanzar el equilibrio en el medio interno mediante un proceso de detoxificación seguido de hábitos saludables.



  • Knüppel A, Shipley MJ, Llewellyn CH, Brunner EJ. Sugar intake from sweet food and beverages, common mental disorder and depression: prospective findings from the Whitehall II study. Sci Rep. 2017 Jul 27;7(1):6287. doi: 10.1038/s41598-017-05649-7. PMID: 28751637; PMCID: PMC5532289.
  • Wang HX, Wang YP. Gut Microbiota-brain Axis. Chin Med J (Engl). 2016 Oct 5;129(19):2373-80. doi: 10.4103/0366-6999.190667. PMID: 27647198; PMCID: PMC5040025.