Riesgos de la fruta cortada: ¿por qué no es buena para tu salud?

Te vamos a mostrar los posibles riesgos derivados del consumo de fruta cortada. Aunque hablamos de un alimento saludable, puede dar problemas.
Riesgos de la fruta cortada: ¿por qué no es buena para tu salud?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 19 junio, 2022

La fruta cortada no está exenta de riesgos, ya que podría contener una serie de microorganismos nocivos para la salud humana. Por este motivo, siempre que se ofrezca bajo esta forma de presentación será esencial que se mantenga refrigerada y que se asegure el mantenimiento de unas buenas condiciones higiénicas. De lo contrario, podrían producirse intoxicaciones que afectarían al buen funcionamiento del organismo.

Antes de comenzar hemos de destacar que en los colectivos de riesgo hay que ser especialmente cuidadosos respecto a las contaminaciones bacterianas. Sería el caso de las mujeres embarazadas, de los inmunodeprimidos y de las personas mayores. En todos estos casos una pequeña intoxicación con microorganismos podría dar lugar a un problema de salud grave. Sobre todo los síntomas se incrementan cuando dichas bacterias consiguen proliferar en el medio interno.

Las bacterias presentes en la fruta cortada

Las frutas pueden esconder bacterias perjudiciales.

Como hemos comentado, la fruta cortada puede estar contaminada con Salmonella, Listeria Escherichia Coli. Todas estas bacterias causan infecciones en el cuerpo humano, cuya sintomatología cursa con diarrea, dolor de cabeza, fiebre, dolor abdominal y gases. En los casos más graves pueden experimentarse también vómitos. Lo más peligroso sucede cuando no se consigue mantener el balance hídrico por incapacidad de ingerir líquidos.

Para limitar los riesgos conviene que siempre que se manipule la fruta cortada se haga con las manos limpias. Además, habrá que evitar el contacto del alimento con superficies que no estén correctamente desinfectadas, o con utensilios manchados. Del mismo modo es clave una vez que se corta la fruta que se mantenga siempre en refrigeración.

Normalmente las bacterias patógenas para el ser humano crecen de manera correcta a temperatura ambiente. Incluso en ambientes superiores a los 20 o 30 grados podría darse la mejor reproducción de las mismas. Sin embargo, cuando se enfrían la tasa de crecimiento es más lenta, por lo que se reducen bastante los riesgos. En el caso de la fruta congelada, por ejemplo, no hay peligro. La mayor parte de estos microorganismos mueren a temperaturas bajo cero.

¿Por qué es bueno comer fruta?

A pesar de los riesgos de la fruta cortada, este alimento puede suponer una buena alternativa para incrementar la presencia de vegetales en la dieta. Dichos comestibles cuentan en su interior con una cantidad significativa de fitoquímicos con capacidad antioxidante. Hablamos de una serie de sustancias que consiguen neutralizar la formación de los radicales libres, evitando así su acumulación en los tejidos. Este mecanismos ha demostrado reducir el riesgo de desarrollar muchas patologías complejas.

Por otra parte, la fruta acumula mucha vitamina C en su interior. Este nutriente consigue mejorar el funcionamiento del sistema inmune. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nutrients, potencia tanto la función innata como adaptativa del sistema de defensa. Así será menos probable que se experimenten enfermedades de tipo infeccioso, como los resfriados. Aun en el caso de contraerse, la sintomatología será más leve y desaparecerá antes si los niveles de vitamina C en el organismo se encuentran en rangos adecuados.

Ahora bien, como norma general siempre se ha de priorizar la fruta entera frente a la cortada u otras formas de presentación. De este modo se asegura el aprovechamiento de la fibra y la ausencia de riesgo a nivel microbiológico, lo que puede resultar problemático para ciertos colectivos poblacionales.

La dieta del limón propone el consumo de frutas y alimentos frescos.

Cuidado con la fruta cortada, su consumo puede ser peligroso

Como has visto, la fruta cortada puede ser un vector de contaminación con microorganismos patógenos. Muchos de ellos producen sintomatología de tipo intestinal, por lo que conviene evitar su consumo para no generar problemas mayores, como la deshidratación. En el caso de las mujeres embarazadas las bacterias podrían hasta alcanzar el feto a través de la placenta, llegando a provocar abortos espontáneos o malformaciones en el bebé en el peor de los casos.

Para terminar es clave comentar que siempre hay que aplicar una serie de criterios y métodos higiénicos a la hora de manipular los alimentos. Así se reducirán muchos los riesgos asociados a su consumo. Es clave tener en cuenta que someter ciertos comestibles a bajas o altas temperaturas asegura que se puedan ingerir sin mayores problemas, ya que bajo estos contextos los patógenos mueren. Por ejemplo, siempre es importante cocinar bien el pescado por dentro antes de servirlo.

Te podría interesar...
Los 3 mejores snacks para ganar masa muscular
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los 3 mejores snacks para ganar masa muscular

Para ganar masa muscular de manera eficiente es importante conocer los mejores snacks que se pueden incluir en la pauta.