¿Son saludables los alimentos congelados?

09 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Los vegetales congelados están totalmente recomendados para la salud. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los precocinados industriales, como las croquetas.

Los alimentos congelados pueden suponer un gran alivio para quienes tienen poco tiempo para cocinar. Suelen ser rápidos de preparar y existe una variada gama de estos productos. Sin embargo, es importante diferenciar los que son saludables de los que no.

Antes de comenzar, hemos de destacar que una de las bases de una buena dieta es la variedad y el equilibrio desde el punto de vista calórico. Es aconsejable priorizar el consumo de alimentos frescos frente al de ultraprocesados, pero los alimentos congelados a veces se pueden incluir dentro de este primer grupo.

No todos los alimentos congelados son iguales

Lo primero que deberíamos destacar es que existen diferentes tipos de alimentos congelados. Algunos de ellos son productos frescos sometidos a un tratamiento térmico a muy baja temperatura, con el objetivo de incrementar su vida útil. En este caso, no hay casi ningún grado de procesamiento, y mucho menos aditivos.

Estamos hablando, por ejemplo, de las hortalizas, frutas o legumbres congeladas. Estos suponen productos saludables totalmente aptos para su consumo. Aunque siempre es bueno cerciorarse mirando los etiquetados, esta clase de comestibles no suelen contener químicos o azúcares añadidos en su composición.

Suponen una buena forma de incluir vegetales en la dieta. Hay que tener en cuenta que, según un estudio publicado en International Journal of Epidemiology, aumentar la ingesta de frutas y de verduras consigue reducir el riesgo cardiovascular. Por este motivo, se recomienda su presencia en la alimentación habitual.

Al mismo tiempo, es posible también encontrar carnes o pescados congelados. También suelen ser alimentos saludables, salvo que hayan sido sometidos a un procesado industrial previo, como es el caso de los palitos de pescado o de ciertas hamburguesas o preparados cárnicos.

En este último caso, pueden existir más ingredientes que la propia carne, lo que altere las propiedades nutricionales del comestible y lo transforme en poco recomendable para la salud.

Las verduras congeladas no pierden propiedades en este proceso.

Los alimentos congelados precocinados no suelen ser saludables

Distinto al caso anterior es el de todos aquellos alimentos ultraprocesados y precocinados que se comercializan congelados para incrementar su vida útil. Aquí nos referimos a algunas variedades de comida rápida, como las lasañas o las pizzas. También a todos esos productos que requieren de un proceso de fritura posterior.

En este caso, ya no podemos aplicar la etiqueta de «saludable», ya que dichos elementos suelen contener aditivos, azúcares añadidos y un gran porcentaje de lípidos en su interior. Las grasas en sí no son problemáticas, lo preocupante es que el proceso de fritura posterior transformará los ácidos grasos en lípidos trans.

Tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Diabetes & Metabolic Syndrome, la ingesta regular de estos ácidos grasos incrementa el riesgo de desarrollar patologías complejas. Por este motivo, hay que limitar mucho su consumo.

Los dulces congelados también se deben evitar

Por último, nos encontramos un tercer grupo de alimentos, que es el de los dulces congelados. Ciertas tartas o elementos de bollería se comercializan bajo este formato para conseguir un incremento de su vida útil, ya que no pierden propiedades organolépticas durante el proceso.

Esta clase de alimentos congelados tampoco están recomendados en el contexto de una dieta saludable. Se debe a que estos se caracterizan por contener una gran cantidad de azúcares simples, nutrientes que incrementan el riesgo de desarrollar patologías metabólica, como la diabetes.

Los alimentos congelados no son recomendables si contienen aditivos.

Además, en muchos casos también es frecuente la presencia de aditivos alimentarios, como los colorantes. La mayor parte de ellos se consideran seguros, aunque algunos se vinculan con la aparición de ciertos desórdenes en el organismo, como la tartrazina. Lo mejor es reducir su ingesta para salvaguardar un buen estado de salud.

Consume alimentos congelados, pero frescos

Según lo comentado, nos podemos encontrar con varios tipos de alimentos congelados. Lo mejor es recurrir a aquellos que están elaborados a partir de ingredientes frescos. Aquí se incluyen los vegetales congelados, carnes, pescados… Incluso es posible encontrar legumbres congeladas listas para el cocinado.

Sin embargo, es importante evitar todos aquellos productos ultraprocesados que se comercializan congelados, ya que estos contienen sustancias negativas para la salud. No pasa nada por consumirlos de forma esporádica, pero es importante evitar su ingesta frecuente, ya que se podrían desarrollar patologías crónicas.

  • Aune D, Giovannucci E, Boffetta P, Fadnes LT, Keum N, Norat T, Greenwood DC, Riboli E, Vatten LJ, Tonstad S. Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer and all-cause mortality-a systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. Int J Epidemiol. 2017 Jun 1;46(3):1029-1056. doi: 10.1093/ije/dyw319. PMID: 28338764; PMCID: PMC5837313.
  • Islam MA, Amin MN, Siddiqui SA, Hossain MP, Sultana F, Kabir MR. Trans fatty acids and lipid profile: A serious risk factor to cardiovascular disease, cancer and diabetes. Diabetes Metab Syndr. 2019 Mar-Apr;13(2):1643-1647. doi: 10.1016/j.dsx.2019.03.033. Epub 2019 Mar 16. PMID: 31336535.