Síntomas de la deficiencia de vitamina D

14 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
La deficiencia de vitamina D puede condicionar la aparición de una osteoporosis durante la edad adulta, lo que limita la funcionalidad del individuo. ¿Qué otras consecuencias puede tener?

La deficiencia de vitamina D es consecuencia de una dieta inadecuada y de una pobre exposición a la luz solar. Esta carencia produce una serie de efectos nocivos para el organismo, por lo que es importante identificar los síntomas para ponerle remedio cuanto antes.

Hay que tener en cuenta que este nutriente participa en muchas reacciones fisiológicas distintas. Aunque mucha gente solo la conoce por su implicación en el metabolismo del calcio, lo cierto es que cuenta con un papel importante a la hora de modular la inflamación o de prevenir patologías complejas.

La deficiencia de vitamina D genera cansancio

Uno de los síntomas tempranos del déficit de vitamina D es el cansancio crónico. El hecho de tener niveles bajos de este nutriente se asocia con una situación de fatiga que se mantiene según pasan los días, independientemente de la calidad del descanso.

Como afirma un estudio publicado en The EPMA Journal, este síntoma es todavía más acusado en aquellos sujetos que cuentan con patologías de tipo inflamatorio o autoinmune, como los pacientes de esclerosis.

De todos modos, en sujetos sanos también se pueden experimentar estas consecuencias. Por ello, ante las sensaciones de cansancio crónico sin razón aparente, es bueno acudir a un especialista para valorar los niveles de vitamina D. En el caso de que se encuentren bajos, es beneficioso recurrir a la suplementación, ya que por la dieta es difícil alcanzar concentraciones óptimas.

Dolor óseo a partir de la falta de este nutriente

El dolor articular es una posible consecuencia de la deficiencia de vitamina D.

Una de las funciones importantes de la vitamina D es garantizar la absorción de calcio a nivel intestinal, lo que repercute positivamente en la salud ósea. Cuando los niveles de la vitamina no son los adecuados, se produce una pérdida en la densidad de minerales en los huesos, lo que origina una mayor sensibilidad ante traumatismos.

A pesar de que el estadio último de dicha situación es la osteoporosis, se puede experimentar una sintomatología previa basada en el dolor articular u óseo. Si presentas este problema con frecuencia, es posible que sea necesario ajustar la dieta o plantear la suplementación para impedir problemas mayores a medio plazo.

Menor capacidad inmune

Mantener unos niveles adecuados de vitamina D en el organismo mejora la función del sistema inmune. Esto no solo repercute en una menor incidencia de las patologías complejas, sino que también genera una protección superior frente a las infecciones de tipo vírico. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Reviews in Medical Virology.

No es solo la deficiencia de vitamina D la que puede generar problemas a nivel de la respuesta inmune. También la vitamina C y el zinc cuentan con propiedades inmunomoduladoras importantes.

Sin embargo, en muchas ocasiones la falta de vitamina D genera una mayor propensión a desarrollar patologías de tipo infeccioso. Los suplementos puede ayudar a solucionar el problema. Por otra parte, la exposición frecuente a la luz solar garantiza una menor incidencia de las infecciones víricas a lo largo del año.

Prevenir el déficit de la vitamina D

Para evitar sufrir una situación de déficit de vitamina D, lo más adecuado es asegurar unas buenas prácticas dietéticas y la exposición frecuente a la luz solar. Se estima que recibir radiación procedente del sol durante 15 minutos al día es más que suficiente como para mantener el nutriente dentro de unos valores óptimos.

Los rayos solares son una fuente de vitamina D.

No obstante, es fundamental que esta exposición sea de cuerpo entero. También cabe destacar que la eficiencia de este proceso no es la misma en todas las épocas del año. La producción de la vitamina es más sensible a la radicación durante los meses de verano.

Asegura un buen nivel de vitamina D en tu organismo

La deficiencia de vitamina D es un problema de salud pública extendido a lo largo de todo el mundo, ya que resulta demasiado común entre la población. Por ello, es importante prestar atención a la sintomatología de este proceso para detectarlo y ponerle solución.

El mejor remedio posible suele ser la variación de los hábitos de vida y la inclusión de un suplemento de vitamina D de forma rutinaria. De este modo, se pueden corregir las concentraciones del nutriente en sangre y evitar la progresión de patologías complejas a medio y a largo plazo. Consulta siempre con un profesional antes de iniciar cualquier consumo de suplementos.

  • Beckmann Y, Türe S, Duman SU. Vitamin D deficiency and its association with fatigue and quality of life in multiple sclerosis patients. EPMA J. 2019 Nov 20;11(1):65-72.
  • Zdrenghea MT, Makrinioti H, Bagacean C, Bush A, Johnston SL, Stanciu LA. Vitamin D modulation of innate immune responses to respiratory viral infections. Rev Med Virol. 2017