¿Qué sucede en el cerebro cuando hacemos ejercicio?

El ejercicio físico es una actividad que tiene el potencial de provocar múltiples cambios a nivel físico y mental. En especial, es capaz de mejorar la salud del cerebro y optimizar su funcionamiento.
¿Qué sucede en el cerebro cuando hacemos ejercicio?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 10 marzo, 2021.

Última actualización: 10 marzo, 2021

Cuando hacemos ejercicio físico, sucede en el cerebro una combinación de cambios de los cuales no somos conscientes. Aun así, esto no significa que estos cambios no tengan ningún efecto, ya que son los responsables de los beneficios psicológicos que tiene la actividad física.

El cerebro es un órgano muy plástico, que crece y evoluciona en función de los estímulos ambientales. Esta capacidad es posible a lo largo de la vida de la persona, aunque es cierto que, a medida que se envejece, cuesta más mantener la plasticidad del cerebro.

Conjunto de beneficios que sucede en el cerebro al entrenar

A mayor estimulación ambiental, mayor potencial para producir cambios positivos en el cerebro. Por esta razón, realizar ejercicio físico de manera regular es la mejor alternativa para mantener la salud de este órgano. Con todo esto, a continuación se explorará qué sucede en el cerebro cuando una persona se ejercita.

1. Aumentan los niveles de la proteína BDNF

El BDNF, o factor neurotrófico derivado del cerebro, es una proteína dentro de la familia de las llamadas neurotrofinas cuya función principal es evitar la muerte prematura de las neuronas.

Esta molécula está muy implicada en la prevención de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson. La relación es la siguiente: a mayor cantidad de BDNF, más reserva de neuronas; por tanto, los procesos cognitivos muestran menos alteración por el envejecimiento.

Por otro lado, se ha demostrado que el ejercicio físico tiene la capacidad de aumentar los niveles de BDNF. De acuerdo con una revisión realizada por  profesionales de la Universidad Internacional SEK, el deporte estimula la producción del factor de crecimiento IG-1, que a su vez activa receptores implicados en la generación de BDNF.

Personas haciendo equilibrio en una pierna para fortalecer los isquiotibiales.

2. Se activan multitud de áreas corticales

El ejercicio físico es una actividad que aporta mucha estimulación al cerebro. Durante una sesión de entrenamiento, se tiene que atender no solo a lo que está sucediendo alrededor, sino que también hay que dirigir la atención hacia los movimientos que uno realiza.

Esto se traduce en una activación de múltiples áreas cerebrales. Además, cuantas más áreas se activan, mayor será el aporte de oxígeno. A continuación se mencionan las principales áreas activadas:

  • Área visual: se localiza en la parte posterior del cerebro y se encarga de procesar estímulos visuales.
  • Corteza parietal: esta parte se encuentra en la parte de arriba del cerebro y sus funciones principales están relacionadas con la orientación espacial, tanto de los estímulos ambientales como de la posición de la persona en el entorno.
  • Corteza prefrontal: se sitúa en la parte anterior del cerebro y se encarga de las funciones cognitivas superiores, como son la planificación, concentración y flexibilidad cognitiva.
  • Áreas motoras: se encuentran en la parte anterior del cerebro, entre la corteza parietal y la prefrontal. Su función es la de ejecutar, procesar y elaborar secuencias de movimientos.

3. Se liberan moléculas que inducen estados emocionales positivos

Uno de los cambios más reconocibles después de hacer ejercicio es la mayor intensidad y frecuencia de emociones positivas. Aunque uno acabe exhausto la sesión de entrenamiento, el estado de ánimo habrá mejorado en comparación con antes de entrenar.

La razón que explica este efecto es la liberación de catecolaminas en el cerebro. Las catecolaminas son un conjunto de neurotransmisores que inducen sensaciones de bienestar y felicidad.

Lo que sucede en el cerebro al hacer ejercicio mejora la salud.

Por otro lado, este aumento no solo aporta beneficios a la salud mental, sino que contribuye a mejorar ciertas condiciones de salud. De acuerdo con un estudio publicado por Revista Mexicana de Patología Clínica y Medicina de Laboratorio, existe una interacción entre catecolaminas y la regulación de glucosa durante el ejercicio. Esto podría ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre de las personas diabéticas.

El ejercicio físico cuida de la salud del cerebro

De la misma manera que un estilo de vida activo es beneficioso para los músculos y los huesos, también lo es para mantener la salud del cerebro. Como se dijo al principio, el cerebro es un órgano muy sensible a la estimulación ambiental, por lo que habrá que proporcionar las condiciones necesarias para desarrollar todo su potencial.

El ejercicio físico es la mejor opción en este sentido. Ya lo sabes: si quieres tener una mejor calidad de vida y un envejecimiento sano, tienes la solución a tu alcance.

Te podría interesar...
¿Puede la actividad física estimular el cerebro?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Puede la actividad física estimular el cerebro?

La actividad física es capaz de estimular el cerebro, lo que a su vez provoca una optimización de los procesos cognitivos.



  • Cid, F. M. (2016). Plasticidad sináptica, BDNF y ejercicio físico. EmásF: Revista Digital de Educación Física, (40), 51-63.
  • Cisneros, A. E. R., González, J. J. M., Moreno, P. E. O., y Gutiérrez, A. C. (2016). Respuesta de la glucosa sanguínea en el ejercicio físico máximo. Revista Mexicana de Patología Clínica y Medicina de Laboratorio, 63(2), 79-81.