¿Cuáles son los beneficios de la hidroterapia?

El agua es un medio con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y relajantes. Conoce las ventajas que otorga la hidroterapia como método de rehabilitación.
¿Cuáles son los beneficios de la hidroterapia?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 16 noviembre, 2020.

Última actualización: 16 noviembre, 2020

La hidroterapia se ha convertido en una opción terapéutica más dentro del arsenal de los profesionales de la salud. Los beneficios de la hidroterapia son evidentes e importantes, y para ciertos tipos de patologías, sus características son excelentes.

A continuación, vamos a ver en qué se basa exactamente esta técnica y cuáles son sus beneficios más importantes. De este modo, si surge como alternativa en caso de que padezcas una lesión, sabrás a qué te enfrentarás.

¿En qué consiste la hidroterapia?

Como su nombre indica, la hidroterapia se basa en utilizar el agua como medio para la rehabilitación. Concretamente, el paciente se posiciona en una piscina y, a partir de ahí, realiza diversos ejercicios y movimientos, dependiendo de la patología.

Al tener el cuerpo dentro del agua, lo primero que hay que tener en cuenta para entender los beneficios de la hidroterapia son las condiciones de trabajar en este medio.

Por un lado, se debe considerar la temperatura del agua. Es importante que la temperatura sea agradable para el paciente, idealmente ni fría ni muy caliente, sino un término medio.

Por otra parte, también se trabaja con presión hidrostática, que es la presión o fuerza que ejerce el agua sobre todas las partes del cuerpo que están sumergidas.

Asimismo, es fundamental el efecto de ingravidez. Todos sabemos que dentro del agua es como si la persona flotara. Así, se elimina parte de la acción de la gravedad y, por lo tanto, se reduce la presión que se aplica sobre las articulaciones y demás estructuras.

También existen otras modalidades de hidroterapia, como las duchas o los chorros. En estos casos, se busca actuar sobre una zona específica, generalmente a través de la relajación que produce aplicar un tipo de masaje con agua más cálida, o también favorecer la circulación con duchas en las que se pasa de agua fría a caliente varias veces.

Sin embargo, a continuación vamos a hablar sobre los beneficios del tipo de hidroterapia que se basa en sumergir gran parte del cuerpo en el agua y trabajar, como se explica en una publicación de la revista Fisioterapia. Al repasarlos, notarás que se trata de una técnica realmente conveniente.

Mujer mayor en una sesión de hidroterapia.

Beneficios de la hidroterapia

Ya hemos detallado el tipo de hidroterapia con la que vamos a trabajar y conocemos las principales condiciones que se propician en el agua. Por lo tanto, vamos a ver qué efectos positivos tienen sobre la rehabilitación de un paciente.

En primer lugar, debemos hablar de la temperatura. El hecho de tener al cuerpo a una temperatura adecuada favorece la elasticidad muscular y la relajación. Por lo tanto, el primer beneficio es tener una ayuda para que los músculos estén en buenas condiciones para trabajar.

El segundo punto es la presión hidrostática. Este fenómeno aplica una especie de pequeño masaje sobre las células. A medida que nos movemos, la cantidad de presión sobre las distintas estructuras varía, y ofrece así una especie de masaje sobre estas. Este efecto también ayudará a rebajar la inflamación y reabsorber hematomas.

La tercera parte positiva es la resistencia que ofrece el agua al movimiento. Esta resistencia permite trabajar grandes grupos musculares del cuerpo simplemente andando. Siempre que realicemos cualquier movimiento en el agua, estamos haciendo más fuerza que si estamos en el medio terrestre. Esto se puede notar por ejemplo al nadar.

En cuarto lugar está el hecho de que el profesional de la salud pueda ayudarnos en todos los planos. Es decir que esta otra persona puede ofrecer resistencia desde abajo, arriba, detrás o sobre una extremidad específica, entre otras alternativas.

En la piscina, le resultará más fácil al profesional moverse alrededor del paciente y ejercer su trabajo. Es más, si lo que se busca es la relajación, hay técnicas de hidroterapia en las que el profesional sostiene al paciente por debajo de las rodillas y debajo del cuello y lo mueve de manera rítmica de lado a lado.

La ingravidez

Para esta característica vamos a abrir un apartado separado, ya que tiene sus partes buenas y malas. Esencialmente, la ingravidez del agua hace que no pongamos presión sobre las articulaciones, ni nos obliga a hacer un esfuerzo por mantenernos erguidos o por tener una buena postura.

Mujer en una piscina en sesión de hidroterapia.

En general, cuando nos recuperamos de una lesión traumática esto es positivo, ya que debemos entrenar la musculatura antes de cargar peso. El agua es perfecta para esto, ya que podemos hacer amplias movilizaciones activas y pasivas sin comprometer la articulación.

Sin embargo, esta presión a la que normalmente estamos sometidos es la que hace que las cápsulas articulares trabajen, el líquido sinovial se renueve, las células óseas viejas se reabsorban y se emitan nuevas… es decir, hay todo un grupo de elementos que no trabajamos en el agua.

Por lo tanto, si se trata de una lesión en la que las articulaciones no han sufrido daño y se desea volver a la vida normal cuando antes, posiblemente el especialista opte por otras alternativas diferentes a la hidroterapia.

Un método eficaz

Dicho todo esto, vemos que en general hay cinco grandes beneficios de la hidroterapia. Como explica un estudio publicado en la revista Medicina Naturista, si nos han operado la rodilla o cadera o tenemos problemas de compresión de columna, será muy provechoso realizar una parte de la rehabilitación en el agua.

En síntesis, si el profesional ve que es una buena opción para ti, no lo dudes y disfrútalo. ¡La hidroterapia será una de las partes más divertidas de la rehabilitación!

Te podría interesar...
Indicaciones y contraindicaciones de la hidroterapia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Indicaciones y contraindicaciones de la hidroterapia

La hidroterapia nos ofrece posibilidades de tratamiento que no se pueden obtener en seco. Estas son sus principales indicaciones y contraindicacion...



  • J. Pazos y A. González. Técnicas de hidroterapia. Hidrocinesiterapia. Fisioterapia. Volume 24, Supplement 2, 2002, Pages 34-42
  • J. Llor. Evidencia científica de la hidroterapia, balneoterapia, termoterapia, crioterapia y talasoterapia. Medicina naturista. Vol. 2, Nº 2, 2008, págs. 29-41
  • G. Rodríguez y R. Iglesias. Bases físicas de la hidroterapia. Fisioterapia. Volume 24, Supplement 2, 2002, Pages 14-21