El implante biodegradable que acelera la curación de lesiones

Investigadores españoles están trabajando para verificar la eficacia de un nuevo implante revolucionario para una recuperación más rápida. Te contamos de qué se trata a continuación.
El implante biodegradable que acelera la curación de lesiones
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 23 septiembre, 2021.

Última actualización: 23 septiembre, 2021

Conseguir un implante biodegradable que permita a los huesos curarse sin ser un riesgo para el organismo sería un gran avance para la medicina. Esta es una de las cuestiones que se está estudiando actualmente y sobre las que el mundo científico quiere trabajar.

Los materiales usados para los implantes actualmente representan un riesgo potencial para el paciente. Sin embargo, una nueva creación española podría solucionar estos problemas. A continuación, vamos a ver exactamente de qué trata este nuevo avance y por qué es tan importante.

La importancia del implante biodegradable

Hay pacientes que sufren una fractura importante o un hueso que se degenera a causa de otra patología. En estos casos, actualmente se ponen implantes metálicos denominados «andamios». Estos andamios sujetan al hueso en su sitio mientras se regenera y permanecen en el lugar una vez curada la lesión.

El hecho de tener metales como el titanio o acero inoxidable dentro del cuerpo no es en sí problemático, ya que son materiales compatibles. Sin embargo, sí que tiene 2 riesgos a medio plazo.

Por una parte, puede que el cuerpo identifique esta estructura como extraña y cree una costra a su alrededor del hueso. Esto supondría un problema para la sujeción del andamio, ya que no está directamente soportando el hueso.

En segundo lugar, las sustancias que componen el metal se pueden llegar a disolver y pasar a la sangre. Esto provoca una infección, un envenenamiento al paciente llamado «metalosis».

Estas 2 razones ejemplifican la necesidad de un implante biodegradable. Que tenga esta cualidad quiere decir que cumpla su función y el cuerpo lo pueda absorber y expulsar sin ser perjudicial para su salud. Para hacerse una idea de su importancia, este es un tema que se lleva estudiando desde los años ochenta, como refleja un estudio publicado por la Universidad Complutense de Madrid.

Un implante biodegradable sería un gran avance para la ciencia de la medicina.

La posibilidad de usar magnesio

Por todo esto, como explica un artículo publicado por National Geographic, un equipo de investigación español se puso manos a la obra para encontrar al material perfecto. Acabaron eligiendo el magnesio, que no solo cumple todas estas condiciones, sino que además es esencial para que el calcio llegue a los huesos.

De hecho, los estudios relacionan la deficiencia de magnesio con una larga lista de patologías, como detalla una investigación que publicó Ars Pharmaceutica. Ya se ha estudiado su viabilidad con el cuerpo humano, y se ha visto que lo asimila bien y no causa rechazo.

Así, estamos ante una propuesta potencialmente revolucionaria. De hecho, se está investigando su potencial creación mediante una impresora 3D. Esto rebajaría considerablemente los costes de producción y, por lo tanto, de venta final del producto.

En la actualidad, el diseño se encuentra en fase de estudio, con los investigadores realizando todo tipo de ensayos clínicos y planeando los futuros. Si se completan todos satisfactoriamente, ya estaríamos ante un producto que se podría comercializar.

Un futuro en 3 dimensiones

Si se consigue completar la fase de investigación y se comercializa el producto, estaríamos ante un nuevo hito de las impresiones 3D. Cuando apareció en escena, esta técnica parecía servir solo para imprimir aparatos electrónicos o que sería una moda pasajera. Sin embargo, se ha convertido en una herramienta indispensable, sobre todo para los investigadores. En este caso, estamos ante un gran avance en un campo tan esencial como es el de la salud.

Implantes biodegradables, un avance importantísimo

La fractura de tobillo a menudo requiere una cirugía para su tratamiento.

Todo lo anterior revela la importancia de este implante biodegradable. Hay que aclarar que las fracturas menos serias, que se fijan utilizando clavos o placas, no dan problemas y seguramente se seguirán reparando de la misma manera. Este implante se aplicaría solo en aquellos casos en los que haya que fijar los extremos del hueso roto y favorecer su regeneración.

Cuando este es el caso, poder poner un elemento que se sepa que el cuerpo no puede considerar dañino ni que tenga consecuencias negativas sería un avance importantísimo. Miles de personas se evitarían las secuelas a medio o largo plazo que ocasionan los implantes tradicionales de metal.

Por lo tanto, el efecto positivo más importante es que mejoraría la calidad de vida de estos pacientes de manera significativa. Además, también supondría un ahorro importante para los gobiernos que los utilicen. No solo se ahorrarían muchas visitas hospitalarias, sino que estos implantes biodegradables serían más baratos que los tradicionales.

No obstante, como siempre en ciencia, todavía hay que esperar para que se convierta en realidad. Los estudios son muy rigurosos y llevan su tiempo. Por lo menos, el camino ya se ha empezado a recorrer. El futuro de los implantes está en marcha.

Te podría interesar...
¿Cómo mejorar nuestras articulaciones y huesos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo mejorar nuestras articulaciones y huesos?

¿Qué puede hacer un deportista para mejorar y potenciar sus articulaciones y huesos? Estas son algunas pautas importantes para un máximo rendimient...