¿Cómo ayuda la kinesiología con la recuperación de lesiones?

Para la detección de lesiones, este es uno de los métodos más utilizados. A partir de lo que descubra la kinesiología, una recuperación plena es mucho más factible. Conoce todo al respecto.
¿Cómo ayuda la kinesiología con la recuperación de lesiones?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 06 junio, 2021.

Última actualización: 06 junio, 2021

Pese a que pueda sonar como un concepto extraño y complicado, la kinesiología es una disciplina fácil de entender y muy provechosa para la salud. De hecho, probablemente hayamos realizado ejercicios y evaluaciones propios de la kinesiología incluso sin saberlo para identificar y recuperarnos de una lesión.

A continuación, vamos a ver de qué trata esta terapia y cómo nos puede ayudar si nos hemos lesionado y nos queremos recuperar totalmente. Como verás, la información que otorga es fundamental para la rehabilitación.

Conceptos básicos de la kinesiología

La kinesiología sostiene que el cuerpo y la mente están entrelazados, unidos. Por lo tanto, si una de las partes está afectada, la otra también lo estará, y viceversa.

Al acudir a una sesión de kinesiología, al paciente se le realiza un examen muscular y de movimiento. De esta forma, se averigua exactamente donde están los problemas y, por lo tanto, qué otras partes del cuerpo pueden haberse visto afectadas. Para analizar el cuerpo, el especialista se valdrá de 2 técnicas:

Test muscular indicador

Esta prueba consiste en colocar al músculo en contracción isométrica, es decir, sin acortar ni alargarlo. A continuación, se aplica presión sobre diferentes puntos de este y se evalúa la respuesta.

La técnica indica que si está íntegro y sano, no sucumbirá ante la presión y se mantendrá fuerte. Sin embargo, si se encuentra una zona en la que la presión hace que el músculo ceda o tenga un comportamiento anormal, se habrá encontrado una debilidad.

Desde aquí, se tira del hilo para averiguar dónde está la causa de dicha debilidad. Para ello, se tendrán en cuenta tanto los aspectos físicos como los mentales o emocionales.

Cada punto del cuerpo está conectado a la médula a través de nervios que también recorren otras partes del cuerpo como órganos o glándulas. Por lo tanto, si hay una falta de aporte sanguíneo en una parte determinada del cuerpo, se podría asumir que la zona corporal conectada a esta sufra también.

Fisioterapia rehabilitando una lesión de tobillo.

Test muscular Arm Reflex (AR)

Esta prueba consiste en acostar al paciente boca arriba en la camilla. En esta posición, se cogen ambas muñecas y se estiran suavemente los brazos por encima de la cabeza. Una vez estirados, el terapeuta comprobará si tienen la misma longitud, es decir, si las manos acaban a la misma altura, o si hay un desequilibrio.

A continuación, el terapeuta provocará estímulos sobre el cuerpo del paciente y volverá a comprobar la longitud de los brazos para ver si hay cambios. La teoría dice que, en un estado normal, deben tener la misma longitud y que la falta de simetría puede deberse a la contracción de algunas cadenas musculares. Estando el paciente acostado y relajado, estas contracciones no deberían existir, razón por la cual su existencia será considerada patológica.

Cómo ayuda en la rehabilitación

Estas dos técnicas, y varias más que utilizan los especialistas en este campo, van a ayudar a la rehabilitación justamente debido a su descripción. La kinesiología nos ayudará a saber si todavía existe un daño que haya que tratar y dónde se encuentra.

Puede ser que una dolencia en un órgano interno esté causando que llegue menos sangre a un determinado grupo muscular. Otra posibilidad es que se refleje dolor cuando se contraen dichos músculos, aunque el problema no esté en el músculo en sí.

Así, la gran ayuda de la kinesiología se encuentra en detectar el origen del problema si nos hemos atascado. Podemos estar ejercitando un músculo porque nos duele, pero no notar mejoría. En este caso, antes de frustrarnos, debemos tratar de buscar otras causas en las que no hayamos pensado, y aquí es cuando pueden ser útiles este tipo de terapias.

Profesional realizando una evaluación de kinesiología.

Kinesiología, una terapia complementaria

Como vemos, la kinesiología no es una terapia de rehabilitación en sí misma. Es más bien una terapia diagnóstica que proporcionará información sobre dónde se halla el problema. Conociendo el origen es la única manera de saber el tratamiento que se ha de aplicar.

Más allá de lo anterior, cabe mencionar que todavía existen discrepancias en el mundo de la investigación sobre la utilidad de esta técnica. Por ejemplo, un estudio publicado por la revista Complementary Medicine Research en 2008 indica que, hasta ese momento, la metodología para respaldar las bases de la kinesiología era “pobre”.

Sin embargo, también hay estudios que afirman su eficacia, como uno publicado por la Revista de Enfermería de España, seguramente estemos ante una técnica que funciona en algunos casos, pero tiene sus limitaciones.

Es decir, como con muchas otras técnicas, no podemos tomarla como una panacea que curará todos los males. Es simplemente una técnica accesoria a la que podemos acudir si vemos que tenemos un problema que no se soluciona. Ahí puede que la kinesiología nos aporte la solución.

Te podría interesar...
Osteopatía dinámica de pubis: bases de un programa preventivo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Osteopatía dinámica de pubis: bases de un programa preventivo

La osteopatía dinámica de pubis es una afección física que podemos prevenir con un programa de fortalecimiento muscular específico. Conoce de qué s...



  • F. Simeón y J. Monge. Kinesiology. Revista de Enfermería (Barcelona, Spain) 2005, 28(12):19-22
  • S. Hall, G. Lewith, S. Brien et al. A Review of the Literature in Applied and Specialised Kinesiology. Forsch Komplementärmed. 2008, 15:40–46