Rehabilitación del piso o suelo pélvico

Hay diversos métodos para rehabilitar un suelo pélvico patológico. Algunos de ellos son simples de ejecutar y otros, algo más complejos.
Rehabilitación del piso o suelo pélvico
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 22 agosto, 2021.

Última actualización: 22 agosto, 2021

La mayoría de las personas tienen el suelo pélvico olvidado hasta que tienen algún problema con él. Así, la rehabilitación del suelo pélvico cobra especial importancia, ya que hay muchas personas que tienen problemas por no cuidarse a tiempo.

A continuación, vamos a aprender un poco más sobre este conjunto de músculos y su vital función. También veremos qué opciones de rehabilitación tenemos.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico consiste en una serie de músculos que se encuentran alrededor de la vejiga, la vagina o el pene, y del ano. Sus funciones tienen que ver con el aparato urinario y reproductor, y su disfunción puede producir multitud de patologías relacionadas con estos sistemas.

Si los músculos están débiles, los órganos que soportan estarán colocados en posiciones ligeramente alteradas. Debido a ello, aparecerán patologías como incontinencia urinaria, disfunción sexual, dolor pélvico, prolapsos, entre otras.

Causas

Además de la simple falta de ejercicio, la debilidad muscular del suelo pélvico se puede desarrollar por las siguientes causas:

  • El embarazo: en este caso, la presencia del bebé hará presión sobre la musculatura del suelo pélvico. Además, a la mujer se le aconseja guardar cierto reposo, por lo que tampoco reciben ejercicio.
  • El parto: el suelo pélvico también sufre en el momento del parto. No solo se está estirando para dejar pasar al bebé, sino que además, el hacer fuerza para parir también causa gran presión sobre la musculatura.
  • Obesidad: el exceso de peso también incrementa la presión a la que está constantemente sometida la zona.
  • Estreñimiento: en este caso, como con el parto, el problema es que el paciente se pasará grandes cantidades de tiempo haciendo fuerza y creando presión sobre la zona.
  • Tos crónica: aquí el problema es similar al estreñimiento. El paciente está constantemente creando presión sobre la zona, y esta se acaba debilitando.

Rehabilitación del suelo pélvico

Los ejercicios de Kegel permiten fortalecer el suelo pélvico.

Lo primero que se hace cuando un paciente presenta síntomas de los descritos con anterioridad es un análisis de la musculatura involucrada. Para ello, el fisioterapeuta dispone de diferentes aparatos para medir la fuerza que realiza el paciente al contraer los músculos.

Si la paciente es una mujer, también puede constar simplemente de introducir un dedo en su vagina para notar la contracción directamente. Obviamente, el proceso se explica detalladamente antes y las pacientes deben dar su consentimiento.

Ejercicios

El primer paso de la rehabilitación del suelo pélvico suele ser aprender a realizar los ejercicios de Kegel, como indica una publicación de profesionales de la Universidad de Chimborazo. Su objetivo es que el paciente interiorice la existencia de los músculos afectados y realice contracciones voluntarias varias veces al día.

Estas contracciones se han de realizar de forma controlada, haciendo varias series al día y siempre con la vejiga vacía. De este modo, buscaremos obtener hipertrofia muscular, y así mejorar su función.

Otro objetivo de los ejercicios es que el paciente contraiga estos músculos de forma previa a realizar cualquier esfuerzo. Acciones como levantar un peso o estornudar suponen gran presión sobre la zona afectada. Al aprender a contraer los músculos antes de la presión, el paciente se asegura de que la zona está protegida.

Estimulación eléctrica

El fisioterapeuta también puede mejorar la función muscular a través de la estimulación eléctrica. En este caso, colocará electrodos en la zona donde se encuentre el músculo que quiera trabajar y mandará corrientes. Estas corrientes causarán su contracción, que a su vez el paciente puede aumentar añadiendo fuerza de manera voluntaria.

Ayudas externas

En el caso común de las mujeres que sufren de incontinencia urinaria o algún problema similar, también hay conos vaginales. Estos conos son de diferentes tamaños; la mujer se los inserta en la vagina y los mantiene dentro durante diferentes periodos del día.

Es posible usar dispositivos para la rehabilitación del suelo pélvico.

El objetivo es no permitir que se salgan, para lo cual la paciente tiene que hacer fuerza. Dependiendo del tamaño, tendrá que mantener más o menos presión.

Cirugía

Como indica la literatura científica, la cirugía se debe reservar para casos muy concretos y correctamente evaluados. Tras la cirugía, el paciente tendrá que realizar rehabilitación con las técnicas mencionadas anteriormente.

Rehabilitación de suelo pélvico, un campo complejo

Como decíamos al principio, la mayoría de la gente ni se da cuenta de la existencia de estos músculos en el día a día. Como consecuencia, no sabe de qué forma contraerlos ni que debe hacerlo, y estos se van debilitando.

Debido a ello, hay miles de personas que se beneficiarían de una buena rehabilitación del suelo pélvico. Dejar la vergüenza atrás y acudir a solucionar estos problemas es la única manera de mejorar la calidad de vida.

Te podría interesar...
Ejercicios para el suelo pélvico: 5 consejos para incluirlos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ejercicios para el suelo pélvico: 5 consejos para incluirlos

Los ejercicios para el suelo pélvico sirven para tratar problemas como la incontinencia urinaria. Antes de practicarlos, recuerda estas pautas.



  • S. Álvarez y K. Altamirano. Ejercicios de kegel para fortalecimiento del suelo pélvico en adultos mayores con incontinencia urinaria del hospital geriátrico Dr. Bolívar Arguello-Riobamba. Tesis para la Universidad Nacional de Chimborazo. 2018
  • G. Lacima y M. Espuña. Patología del suelo pélvico. Gastroenterología y Hepatología. Vol. 31, Núm. 9, Págs. 587-595. 2008