¿Cómo tratar el esguince de rodilla?

Las lesiones de rodilla pueden ser un dolor de cabeza importante si no se las trata con seriedad. Los esguinces en esta articulación son comunes en varias disciplinas. ¿Cómo tratarlos?
¿Cómo tratar el esguince de rodilla?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 27 diciembre, 2020.

Última actualización: 27 diciembre, 2020

Tratar el esguince de rodilla es un procedimiento similar al que se sigue con cualquier otro esguince. Eso sí, deberemos seguirlo al pie de la letra para evitar cronificaciones.

A continuación, vamos a ver una breve descripción de lo que es un esguince de rodilla. Después, analizaremos la mejor manera de tratar esta patología que se da con cierta frecuencia en el ámbito deportivo.

¿Qué es un esguince?

Un esguince se produce cuando se lesiona un ligamento del cuerpo. La función de los ligamentos es proporcionar estabilidad a las articulaciones, y también actúan como limitador de movimientos, de modo que evitan que las estructuras se salgan de su rango anatómico. Así, ayudan a estabilizar y a prevenir lesiones.

El mecanismo lesional de un esguince es un movimiento que causa que el ligamento se estire demasiado. Es decir, se da por un movimiento tan rápido o brusco que el ligamento no es capaz de contener la articulación. Cuando el ligamento reacciona y vuelve a su lugar, el daño ya está hecho.

Incluso hay ocasiones en las que un esguince puede conllevar la rotura del ligamento. En estos casos, la fuerza aplicada es tan fuerte que las fibras del ligamento se rompen.

Dado que tenemos ligamentos en todas las articulaciones del cuerpo, también pueden aparecer esguinces en cualquier parte. Vamos a centrarnos en los ligamentos de la rodilla.

La tendinitis de la pata de ganso es normal en corredores.

Tratamiento general del esguince de rodilla

Como con otros esguinces, debemos empezar a tratar el esguince de rodilla cuanto antes. Si podemos, en cuanto sufrimos la lesión, lo mejor que podemos hacer es limitar su alcance. Para ello, habrá que aplicar frío local y comprimir y elevar la zona. De esta manera, limitamos el hematoma resultante y contenemos la inflamación.

Durante las primeras 48 horas, además de estas medidas, también tendremos que guardar reposo. A diferencia de los músculos, el ligamento es una estructura que necesita reposar para recuperarse. Es decir, no por empezar a trabajar antes vamos a mejorar más rápido. Por lo tanto, debemos respetar el tiempo indicado para el grado de lesión que hayamos sufrido.

Tras estas primeras 48 horas, ya cambiamos el frío por el calor. Asimismo, podemos acudir a un fisioterapeuta, quien nos aplicará ultrasonidos u otros medios físicos a su disposición.

Una vez que la lesión nos permita volver a trabajar, empezaremos con ejercicios para la propiocepción, es decir, ejercicios que trabajen el equilibrio. Como explica una publicación de la revista Fisioterapia, estos ejercicios solicitan en gran medida la activación de los ligamentos. También será importante el fortalecimiento muscular, que habrá quedado tocado tras la lesión y el periodo de reposo.

A partir de aquí, como indica un estudio publicado por la revista EMC – Kinesiterapia – Medicina Física, será posible e importante volver a la vida normal poco a poco, sobre todo si practicamos algún deporte. En este sentido, debemos aumentar la carga de manera gradual y practicar los gestos en ambientes controlados repetidamente antes de realizarlos en competición.

Claves para recuperarse de un esguince de rodilla

Resumiendo todo lo comentado con anterioridad, lo que buscamos durante el tratamiento de un esguince de rodilla es:

  • Asegurar que el ligamento esté totalmente recuperado.
  • Reentrenar al ligamento lesionado para que tenga la resistencia y velocidad de reacción necesarias.
  • Tener la musculatura fuerte para que pueda soportar grandes esfuerzos sin depender demasiado del ligamento.
Los ejercicios de Mckenzie deben hacerse con la guía de un profesional.

Los cuatro ligamentos

Por otra parte, es oportuno recordar que en la rodilla tenemos cuatro ligamentos: el ligamento cruzado anterior, cruzado posterior, colateral interno y colateral externo. En general, el tratamiento será similar para los cuatro.

La diferencia será el lugar de aplicación del frío en estadios iniciales y el tipo de ejercicios en estadios finales. Mientras que para los ligamentos cruzados acabaremos incidiendo en mayor medida en los arranques y frenadas, para los colaterales trabajaremos más los movimientos de zigzag.

Una recuperación completa

Lo bueno de esta lesión es que, luego de tratar el esguince de rodilla, con toda probabilidad obtendremos una recuperación completa. En el caso de esguinces de grado 3, las posibilidades de tener secuelas serán mayores, ya que el daño es tal que necesitan una intervención quirúrgica.

Sin embargo, incluso en estos casos una recuperación total es plausible. Solo deberás armarte de paciencia y seguir las recomendaciones y los tiempos fehacientemente.

Este último punto es clave, sea cual sea el grado del esguince. Aunque nos guste mucho un deporte, esperar a estar totalmente recuperados es esencial. De lo contrario, podemos acabar cronificando la lesión, lo que significaría que nos causaría molestias durante mucho tiempo. Si esto ocurre, nos limitará en mayor medida que si simplemente hubiéramos esperado unos pocos días.

Te podría interesar...
¿Cómo es la recuperación de un esguince?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo es la recuperación de un esguince?

La recuperación de un esguince tardará más o menos dependiendo de la gravedad, pero hay pasos de rehabilitación que tendrán lugar sí o sí.



  • L. López, I. Rodríguez y A. Palacios. Prevención de esguinces de tobillo en jugadoras de baloncesto amateur mediante programas de propiocepción. Estudio piloto de casos-controles. Fisioterapia. Volume 37, Issue 5, September–October 2015, Pages 212-222
  • Lustig, E. Servien, S. Parratte et al. Lesiones ligamentosas recientes de la rodilla del adulto. EMC – Aparato Locomotor. Vol. 46, Issue 2, Pp 1-19 (2013)
  • Fabri, F. Lacaze, T. Marc et al. Rehabilitación de los esguinces de rodilla: tratamiento funcional. EMC – Kinesiterapia – Medicina Física. Vol. 29, Issue 3, Pp 1-23 (2008)