4 lesiones de columna más comunes en deportistas

En este artículo analizaremos cuáles son las lesiones de columna más frecuentes en deportistas.
4 lesiones de columna más comunes en deportistas
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 14 abril, 2022

Al igual que ocurre con otras partes del cuerpo, hay ciertas lesiones de columna que son más comunes entre deportistas. Al fin y al cabo, al practicar deporte estamos movilizando todo el cuerpo, y la columna es una zona expuesta que no está exenta de sufrir lesiones.

A continuación, vamos a ver cuáles son las lesiones más frecuentes.

Lesiones de columna más comunes en deportistas

La columna es una parte fundamental del cuerpo. Nos permite estar erguidos, proporciona estabilidad y protege una estructura tan importantes como es la médula espinal. A su vez, está compuesta por varios elementos, como las vértebras y los discos intervertebrales. Además, también hay una serie de ligamentos y músculos que la mantienen en su sitio y le ofrecen cierta ayuda y protección.

Analicemos cuáles son las lesiones que con mayor frecuencia van a sufrir las personas que practican deporte a menudo.

Mujer experimenta dolor por artrosis de columna y cadera.

Hernia discal

Empezamos con una patología que también es común entre las personas sedentarias, aunque por distintas razones.

En el caso del deportista, la compresión del disco se puede producir por las posturas que debe adoptar en su deporte. Estas posiciones mantenidas durante horas y horas, pueden acabar causando que los discos compriman el nervio que hay entre ellos.

En segundo lugar, los deportes en los que hay que coger grandes pesos también pueden producir este tipo de lesión. En este caso, se trabaja con los discos comprimidos durante varias horas al día, lo cual crea un desgaste creciente que puede desembocar en esta lesión.

Fracturas

Esta patología sí que es mucho más frecuente entre deportistas que entre personas sedentarias.

En este caso, la lesión se puede producir de dos maneras. Primero, debido a un golpe directo. Es decir, un rival o el balón impacta con una vértebra cuando no lo esperamos, y el golpe causa la fractura. En segundo lugar, también puede ser causado por una caída de espaldas, ya sea desde la posición de pie o, especialmente, tras un salto. Aquí, la fuerza del impacto contra el suelo con todo el peso corporal será la causante de la lesión.

Los estudios nos indican que hay técnicas quirúrgicas con buena tasa de éxito para reparar estas fracturas. Pero, nunca es agradable pasar por quirófano teniendo en cuenta la demora en la recuperación y los períodos de reposo prolongados.

Patologías musculares

Como hemos dicho, en la columna conviven un gran número de músculos junto al resto de estructuras. Así, estas también pueden resultar lesionadas y causar dolor con limitación en la movilidad del paciente.

En este caso, hablamos sobre todo de desgarros musculares y distensiones. Los desgarros pueden ocurrir principalmente por dos motivos como un esfuerzo súbito de alta intensidad, o esfuerzos de mucha potencia y repetitivos, especialmente si el músculo está fatigado de antemano.

En ambos casos, el músculo no es capaz de hacer frente a la tensión que se le exige, y se rompen algunas de sus fibras. Vale destacar que es una lesión bien conocida teniendo en cuenta que hay varios estudios que analizan su rehabilitación desde hace más de 20 años.

En el caso de la distensión, hablamos del caso contrario, es decir, de un estiramiento abrupto de la musculatura. En este caso, la integridad del músculo se ve comprometida, y no es capaz de volver inmediatamente a su estado natural.

Esguinces y desgarros de ligamentos

Por último, como hemos dicho al principio, también tenemos gran cantidad de ligamentos en la espalda. Estos son los encargados de limitar los movimientos que realizamos, para no hacer gestos que puedan dañar más estructuras. También proporcionan estabilidad y son los principales encargados de rectificar una posición potencialmente lesiva.

Pues bien, estas estructuras también son susceptibles de sufrir una lesión. Un esguince es cuando un ligamento se estira más allá de su capacidad natural. Por otra parte, un desgarro es directamente una rotura del tejido, que puede ser parcial o total.

Fisioterapeuta ayuda a paciente a afrontar emocionalmente una lesión.

Lesiones variadas

Como hemos visto, la cantidad de estructuras que tenemos en la columna hace que exista una gran variedad de lesiones que podemos sufrir. Las que hemos visto son las lesiones de columna más comunes en deportistas, pero no son las únicas.

Además, vemos que hay algunas que no se pueden evitar, como las fracturas producto de un golpe de un rival. Lo único que podemos hacer es trabajar específicamente la musculatura paravertebral.

Así, teniendo los músculos fuertes, aumentamos la protección de la que disponen las vértebras y los demás tejidos. También debemos aumentar la cantidad de ejercicio que realizamos progresivamente. Es decir, no querer convertirnos en estrellas de la noche a la mañana. Debemos aumentar tanto el tiempo que le dedicamos como la intensidad de las sesiones poco a poco.

Te podría interesar...
4 ejercicios de espalda para mayores de 40
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 ejercicios de espalda para mayores de 40

Los ejercicios de espalda para mayores de 40 pueden ser iguales a los que se implementan en otras edades. Pero deben adaptarse adecuadamente.



  • I. Escribá, D. Bonete, J. Mudarra et al. Tratamiento quirúrgico de las fracturas toracolumbares. osteosíntesis de la vértebra fracturada. Rev. ortop. traumatol. 44(6): 513-518, dic. 2000.
  • A. López. Bases científicas para el tratamiento del desgarro muscular. Rev Esp Cir Osteoart 1996; 31: 192-196.