¿Cómo ayuda el deporte a prevenir el alzhéimer?

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que tiene consecuencias devastadoras para la persona. Su aparición depende de muchos factores, pero se puede prevenir gracias al ejercicio físico.
¿Cómo ayuda el deporte a prevenir el alzhéimer?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 20 diciembre, 2020.

Última actualización: 20 diciembre, 2020

Uno de los retos fundamentales que afronta la ciencia actualmente es prevenir el alzhéimer. Las consecuencias de esta devastadora enfermedad y su aparición cada vez más prematura preocupan cada vez más a los profesionales sanitarios.

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa problemas en la memoria, pensamiento y comportamiento de la persona que la padece. Es el tipo de demencia más común: una publicación de la revista Neurología afirma que, en Europa, un 5 % de la población sufre de alzhéimer.

El deporte como método para prevenir el alzhéimer

Desgraciadamente, esta es una enfermedad que no tiene cura y cuyos síntomas se van agravando de forma progresiva hasta que la persona termina por no reconocer a su entorno. A pesar de esto, existen tratamientos que permiten ralentizar y prevenir el alzhéimer.

Es un hecho bien conocido que el ejercicio físico ayuda a mantener el cerebro sano. Además, también se ha demostrado que es eficaz para prevenir enfermedades degenerativas como el alzhéimer y el párkinson. A continuación, profundizamos en los beneficios del ejercicio para la salud del cerebro.

Aumenta el flujo de sangre en el cerebro

Uno de los principales cambios que se producen en el cerebro tras hacer ejercicio es un aumento en la oxigenación, consecuencia de un mayor aporte de sangre. Esto ayuda a mantener la salud de las neuronas, ya que proporciona un aporte extra de nutrientes a las células del cerebro.

Por sus efectos sobre el organismo, el deporte ayuda a prevenir el alzhéimer.

En personas que padecen alzhéimer, el aumento de la oxigenación es especialmente beneficioso. Esta enfermedad produce una disminución del riego sanguíneo y, por tanto, una mayor muerte de neuronas.

Por otro lado, el aumento de la oxigenación también ocasiona la creación de nuevos capilares. Con esto, se consigue un mayor flujo a más zonas del cerebro, de manera que disminuye la probabilidad de que se produzca una muerte de neuronas en un área concreta.

Estimula los procesos cognitivos

Practicar deporte es mucho más que mover los músculos y huesos. El deporte tiene un fuerte componente mental, en el que procesos cognitivos como la atención o la memoria tienen que estar activos y funcionando al máximo para rendir bien.

Según un estudio publicado por Experimental Gerontology, el ejercicio físico es una manera eficaz de mejorar los procesos cognitivos. Además, este efecto se produce independientemente de la edad de la persona, por lo que prevenir el alzhéimer es posible a cualquier edad.

Afecta de manera positiva a la plasticidad cerebral

El cerebro es sin dudas el órgano más plástico que existe. Esto quiere decir que este órgano capaz de crear nuevas redes y conexiones cuando las existentes fallan. La gran ventaja de la plasticidad cerebral es que es inagotable: no se detiene llegada una edad, sino que ocurre a lo largo de la vida.

Cabe mencionar el efecto que tiene la práctica deportiva sobre la secreción del factor de crecimiento IG-1. Esta sustancia es liberada por los músculos al realizar ejercicio y, al llegar al cerebro, tiene un efecto protector sobre las neuronas. Por lo tanto, cuanto más actividad tengan los músculos, mayor protección se le da al cerebro.

Aumenta la reserva cognitiva

La reserva cognitiva es la capacidad que tiene el cerebro de resistir daños sin presentar alteraciones. Es decir, cuanto mayor es la reserva cognitiva, mayor es también la capacidad de resistir los efectos del envejecimiento o las enfermedades neurodegenerativas.

Hombre mayor realizando ejercicios para prevenir la osteoartritis de rodilla.

Un estudio llevado a cabo por profesionales de la Universidad Ramón Llul afirma que el cerebro de las personas mayores activas conserva más cantidad de materia gris. Esto significa que un estilo de vida activo es un factor de protección muy importante no solo para prevenir el alzhéimer, sino también para frenar el daño típico producido por la edad.

Prevenir el alzhéimer está en tus manos

Es muy simplista establecer una relación causa-efecto entre sedentarismo y alzhéimer, ya que en el desarrollo de esta enfermedad intervienen factores biológicos, psicológicos y ambientales. Sin embargo, llevar un estilo de vida activo es un primer paso muy importante para combatir las consecuencias de esta enfermedad.

Practicar deporte es un pequeño gesto que aporta mucho. De acuerdo con una revisión publicada por la Revista Cubana de Salud Pública, la actividad física de intensidad vigorosa reduce el riesgo de padecer alzhéimer entre un 37 y un 50 %. Con estos datos, conviene empezar a cuidar el cerebro antes de que sea demasiado tarde.

Te podría interesar...
Envejecimiento y deporte: ¿cómo se relacionan?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Envejecimiento y deporte: ¿cómo se relacionan?

Existe una relación clara entre la práctica de deporte y envejecimiento. Seguir algunas recomendaciones os hará rejuvenecer interna y externamente.



  • Castro-Jiménez, L. E., y Galvis-Fajardo, C. A. (2018). Efecto de la actividad física sobre el deterioro cognitivo y la demencia. Revista cubana de salud pública, 44, e979.
  • Fortuño-Godes, J. (2017). Relación entre ejercicio físico y procesos cognitivos en las personas mayores. Agora para la educación física y el deporte, 19(1), 73-87.
  • Lucas, S. J., Ainslie, P. N., Murrell, C. J., Thomas, K. N., Franz, E. A., y Cotter, J. D. (2012). Effect of age on exercise-induced alterations in cognitive executive function: relationship to cerebral perfusion. Experimental gerontology, 47(8), 541-551.
  • Niu, H., Álvarez-Álvarez, I., Guillén-Grima, F., y Aguinaga-Ontoso, I. (2017). Prevalencia e incidencia de la enfermedad de Alzheimer en Europa: metaanálisis. Neurología, 32(8), 523-532.