Causas de dolor en el coxis sin golpe y cómo evitarlas

¿Tienes dolor en la zona glútea y quieres saber qué ha podido causarla? En este artículo puedes encontrar la respuesta a la coxigodimia.
Causas de dolor en el coxis sin golpe y cómo evitarlas
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 21 marzo, 2022

Debido a su localización y su estructura, hay varias causas de dolor en el coxis que pueden aparecer sin golpe. Solemos asociar el dolor de coxis a caer sentados, pero es una estructura delicada que puede verse afectada por varios factores.

A continuación, vamos a ver algunas de estas causas y abordaremos las posibles formas de prevenir su aparición.

Causas de dolor en el coxis sin golpe

El coxis es es hueso situado al final de la columna vertebral. Como tal, se encuentra en una zona delicada y  particularmente superficial. Así, la principal causa de este dolor suelen ser las caídas, ya que este hueso siempre será el primero en absorber el impacto cuando caemos sentados. Sin embargo, en este artículo vamos a analizar las causas que no están relacionadas con caídas e impactos directos.

El dolor en esta zona se denomina coxigodinia. Así, todas las causas que vamos a ver a continuación pueden causar dolor de coxis. Y desafortunadamente, estamos ante una patología que lleva mucho tiempo curar. Es decir, el dolor y las molestias resultantes se prolongarán en el tiempo, hagamos lo que hagamos.  Eso sí, los estudios dicen que los pacientes con coxigodinia se recuperan favorablemente.

Una de las consecuencias de la sarcopenia es el aumento del riesgo de sufrir caídas.

Presión

De manera similar a cuando nos caemos, al estar sentados también estamos causando presión sobre el coxis.

Acciones como estar sentados en la misma postura mucho tiempo, montar a caballo o similares, causan gran presión sobre el coxis. Como resultado, se puede crear un daño cuya gravedad dependerá del tiempo que haya durado el estímulo.

La primera manera de evitar su aparición por esta causa es simplemente cambiar de postura cada cierto tiempo. Al cambiar de postura, cambiamos el lugar donde se ejercen las presiones, aliviando así las zonas que antes estaban siendo afectadas.

En segundo lugar, debemos tratar de sentarnos sobre superficies blandas o acolchadas. Por último, también debemos procurar sentarnos correctamente. Cuando te sientes, debes notar que te sientas sobre dos huesos, uno en cada nalga. Pues bien, la forma correcta de sentarse es apoyarse por delante de esos dos huesos que son los isquiones.

Sin embargo, es común que nos apoyemos por detrás de ellos. Esto es malo para la columna lumbar, pero también pone más presión sobre la zona del coxis.

Estreñimiento

Esta es la primera de tres causas que tienen que ver con presionar el coxis desde dentro.

En este caso, la presencia prolongada de heces ocupan un sitio que de manera natural no deberían. Así, debido a la localización del intestino grueso, causan una presión sobre el coxis desde dentro, y puede acabar provocando dolor.

En este caso, la prevención pasa por darse cuenta de la incapacidad de ir al baño y hacer algo al respecto. Hay varios tipos de medicación que pueden solventar este problema.

Parto

En segundo lugar tenemos el parto. Aquí está todo mucho más claro, ya que la presencia del feto es la que causa la presión sobre el coxis.

Durante el embarazo, todas las estructuras de la abdominal de la mujer le hacen sitio al feto que se va desarrollando. Y cuando llega el momento del parto, los movimientos del bebé pueden afectar al coxis: le puede pegar patadas, hacer presión con sus nalgas o incluso con la cabeza, si está al revés. En cualquier caso, puede causar un daño residual al coxis. Es una consecuencia habitual, y se han estudiado las formas de mejorar las secuelas.

Mujer embarazada realizando ejercicios para aumentar su energía
El embarazo puede generar dólor de coxis.

Infecciones o tumores

En situaciones más negativas, también hay que aclarar que el dolor en el coxis puede ser causado por estas dos razones.

En cuanto a la primera, hablamos de infecciones en la región del coxis. Esta infección puede afectar directamente al hueso en sí y causar el dolor, o bien a un tejido adyacente. En el segundo caso, el tejido afectado se inflama, causando una presión que el paciente nota como dolor de coxis.

En cuanto a los tumores, al ser una lesión ocupante de espacio, pueden encontrarse en la zona de los intestinos. Es un caso similar a la infección, ya que el tumor ocupará un espacio, y el coxis recibirá la presión debido a la falta de sitio.

Como estas dos opciones son una posibilidad, si tienes dolor de coxis y no logras dar con la respuesta, siempre conviene hacerse un examen médico.

Una zona delicada

Como hemos visto, el principal mecanismo lesional del coxis es la presión. Ya sea interna o externa, este pequeño hueso tiene varias amenazas que puede acabar repercutiendo a la persona.

Como decimos, es un dolor que tarda en irse. Pero si tienes dolor en el coxis, ha sido sin golpe y no logras atribuirlo a ninguna causa, debes acudir al médico. Aunque sea para descartar las peores posibilidades.

Te podría interesar...
Estiramientos para el dolor de glúteos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Estiramientos para el dolor de glúteos

Encontrar el origen y tratamiento del dolor de glúteos puede ser un gran alivio para el organismo. Estos estiramientos pueden ayudar a calmar las m...



  • M. Sequeira y J. Guido. Dolor anal en el adulto mayor. Acta Médica del Centro. Vol. 5, Núm. 3. 2011.
  • A. Márquez, E. García y M. Aragúndez. El dolor de cóccix en la mujer tras el parto. Enfermería Clínica. Vol. 29, Núm. 4, Pág. 245-247. 2019.