6 causas de los espasmos musculares

¿Has tenido calambres al hacer ejercicio o al dormir? Los espasmos pueden tener múltiples causas. A continuación, te explicaremos las más frecuentes para que sepas cómo evitarlas y prevenir este problema.
6 causas de los espasmos musculares
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 24 junio, 2021.

Última actualización: 24 junio, 2021

Cualquiera que sean sus causas, los espasmos musculares constituyen una patología que incapacita para practicar cualquier deporte, limita el movimiento y es dolorosa. ¿Por qué ocurre? ¿Se puede prevenir?

A continuación, responderemos a estas preguntas y más. Con esta información, podrás prevenir de mejor manera este problema, y así mejorar tu bienestar y rendimiento deportivo.

¿Qué son los espasmos musculares?

Los espasmos musculares ocurren cuando un músculo se contrae de forma súbita y constante. Es decir, cuando hay una contracción fuerte que no se relaja. Así, el músculo se mantiene tensionado y no lo podemos mover porque se encuentra en estado de acortamiento máximo.

Lo que debemos hacer en estos casos es tratar de estirarlo de forma manual. Si tenemos el bíceps en estado patológico, deberemos coger la muñeca y, estabilizando el hombro, estirar el brazo para que se alargue el músculo.

En muchos casos, será difícil que un espasmo se cure por sí solo, y podremos necesitar ayuda externa. Algunas personas los padecen con mucha frecuencia, a punto tal de que ya se realizan estudios acerca de la eficacia de medicinas alternativas, como una tesis presentada en la Universidad de Sevilla que destaca la posible utilidad de la marihuana en este sentido.

Causas de los espasmos musculares

Las causas de los espasmos musculares pueden ser muy variadas.

Más allá de lo anterior, ¿por qué ocurre un espasmo? ¿Qué causa que un músculo aparentemente sano entre en este estado patológico? Los estudios muestran que hay una gran variedad de causas, tal y como detalla una investigación que publicó la revista Medicine.

Las principales son las causas relacionadas con el deporte y aquellas que tienen un origen neurológico. A continuación, veremos en detalle las más importantes.

1. Inactividad

En primer lugar, una persona sedentaria será más propensa a sufrir espasmos o calambres en el día a día. En estos casos, los músculos tienen tal falta de realizar su función que cualquier contracción le supone un gran reto. Para evitarlo, debemos trabajar los músculos habitualmente para que estén acostumbrados a contraerse y relajarse.

2. Un exceso de ejercicio

Pasamos de un extremo al otro; al igual que si no estimulamos un músculo se puede comportar de manera patológica, el caso contrario también es malo. Si lo fatigamos en exceso realizando deporte, el daño causado lo puede llevar a comportarse de manera patológica.

Asimismo, un espasmo puede ser causado porque hemos consumido todas las reservas de sustancias necesarias para asegurar el ciclo contracción-relajación, pero hablaremos de esto más adelante.

3. Acortamiento

Otra de las causas de los espasmos musculares es la falta de flexibilidad o estiramiento. Si el músculo está acortado de por sí y no recibe estímulos de estiramiento en mucho tiempo, puede entrar en este estado patológico.

De nuevo, hay que recordar que los músculos trabajan con un ciclo de contracción-relajación. Al estirar, ayudamos a relajar los músculos, y si no lo hacemos, estarán en constante tensión, lo que los hace proclives a los calambres.

4. Mala alimentación

En esta causa, incluiremos 2 posibilidades:

  • La deshidratación o falta de agua. El agua es necesaria para todas las funciones corporales. La contracción muscular es una de estas funciones, y si las células no están bien hidratadas, serán más propensas a sufrir calambres.
  • La falta de electrolitos. El ciclo de contracción-relajación se produce gracias a la presencia de ciertas sustancias en la sangre, como el sodio o potasio. La falta de tales sustancias hará que no se pueda completar el ciclo satisfactoriamente, y esto conlleva la aparición de calambres.

5. Compresión nerviosa

Los músculos necesitan una buena conducción nerviosa para contraerse y relajarse. La libertad nerviosa se puede ver comprometida, por ejemplo, por una lesión en la médula espinal, o por un nervio pinzado. En estos casos, la señal de relajación puede no llegar bien al músculo, y se puede mantener contraído.

6. Causas desconocidas

Los espasmos musculares pueden presentarse incluso al dormir.

También se han dado casos de espasmos por causas desconocidas. Un ejemplo de esto son los clásicos calambres que nos dan mientras dormimos.

En estos casos, suelen estar asociados al haber realizado mucho deporte durante el día. Sin embargo, en otras oportunidades, la persona que los sufre no ha realizado deporte y el espasmo ocurre por causas desconocidas.

Un amplio rango de causas de espasmos musculares

Como vemos, las causas de los espasmos musculares son muy variadas. Mientras que algunos no se pueden evitar, sí que hay unos consejos que podemos tener en cuenta para prevenir su aparición en gran medida.

Por una parte, debemos realizar ejercicio físico, pero sin pasarnos. En otras palabras, hay que respetar los tiempos de descanso y no llevar los entrenamientos a una intensidad exagerada. Tenemos que conocer nuestros límites y adaptarnos a ellos.

En segundo lugar, hemos de asegurarnos de beber suficiente agua y de llevar una alimentación equilibrada. Finalmente, si vemos que tenemos calambres de manera más o menos frecuente y desconocemos la causa, deberemos ir al médico para realizarnos pruebas que puedan descartar un origen neurológico de los espasmos.

Te podría interesar...
¿Cómo se clasifican las lesiones musculares?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo se clasifican las lesiones musculares?

Para saber cómo se clasifican las lesiones musculares, actualmente utilizamos la MCS, una clasificación que se creó en el año 2013.



  • J. Cabanyes. Protocolo diagnóstico de las contracturas musculares. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Volume 11, Issue 75, April 2015, Pages 4528-4531
  • V. Romero. Efecto terapeútico del cannabis en espasmos musculares de los lesionados medulares. Tesis para la Universidad de Sevilla. 2002.